Category Archives: pokemon

¡Pokémon se va!

Written by ManOwaR

El otro día me dieron una mala noticia: Pokémon se va. Sí, se va, no lo echan. Después de 25 años de leal servicio a V, le han hecho una oferta de “salida voluntaria”. No sé el dinero que le habrán ofrecido por irse, pero debe de ser bastante. Y como tiene ya 61 años, pues él tan feliz con su prejubilación “sobrerremunerada”.

Aprovechando el proyecto de Outsourcing que quieren implantar en V, la salida de Pokémon será a final de este año (vamos, que su último día de curro será el último día antes de las vacaciones de Navidad), así que esta planta donde yo (de momento) trabajo se quedará sin director de IT. Confieso que tenía alguna esperanza de que me ofrecieran ese puesto a mi, y me consta que lo han sopesado, pero es que no queda muy bien que un tipo de 27 años que viste de vaqueros y zapatillas sea el director de nada excepto de maestro de la ponzoña, así que a seguir siendo el penúltimo mono que me toca. Política de empresa. Igual que la política de contratar un informático a través de una consultora pagando a ésta el triple de lo que el susodicho cobra. Políticas incomprensibles, y más teniendo en cuenta que como ya comenté anteriormente en este blog, para comprar un puñetero ratón USB sí que no hay dinero.

En fin, este no es el asunto que nos atañe en este post. Resulta que para cubrir el puesto de Pokémon, alguien tiene que haber, así que le han endiñado el brown compartido a los actuales directores de sistemas de las otras dos plantas de Madrid. Y como no tienen ni puñetera idea de lo que tienen que hacer, hoy se han venido para acá para que les pongamos al día.

La primera en llegar fue una mujer llamada Cellisca. Morena, ojos marrones, muy menuda, con una cara digna de un cuadro de Picasso. Entró al departamento sin dar los buenos días a nadie (ni a Pokémon ni a mi), provocando el murmullo característico de las Cotorras Autóctonas Españolas. Se sentó, agarró un cable de red y se puso a trastear en su portátil. Media hora después, se dignó a abrir la boca, y entonces me di cuenta de que habría sido mejor que permaneciera callada. Una voz gutural emana de su garganta a través de unos dientes roídos, una voz indescriptible que si no la miras es imposible saber si es de un hombre, una mujer o un orco. Me da la impresión que es la voz que debe tener una persona que lleva 40 años fumándose 3 paquetes diarios de Ducados. Por lo menos….

– Bueno, ¿empezamos? – Pokémon la mira sobresaltado. Yo me quedo callado esperando a que haga algo.
– Em… si, ¿por dónde quieres empezar?
– ¡Y yo qué sé! Vosotros diréis.- Cellisca me mira directamente a mi. Se nota que no le hace ni puta gracia el marrón que le ha caído. Pues mira maja, a mi tampoco.
– Pues si quieres te voy enviando el chorro de procedimientos que tenemos, para que les vayas echando un ojo.- intercedo.
– No, no. No quiero procedimientos, yo no voy a solucionar nada, para eso estáis los informáticos.- aaaaaahhhh claro, que ella es directora de informática y no es informática. M’encanta.
– Bueno vale, ¿entonces?- dice Pokémon.
– Pikachu, pásale los contratos de mantenimiento que tengamos activos. Yo te voy a pasar los mapas de la estructura de red, servidores y racks.
– Ok.- parece que con eso se da por satisfecha. Vaya elementa.

Al momento llega el director de sistemas de la otra planta, el que faltaba. De nombre Manito, es un señor menudo, moreno y con bigote. Mexicano pero de los del México profundo, entiendo, al escucharle hablar por primera vez. Vaya pedazo de acento. Este hombre es más amable, sí que da los buenos días y nos estrecha la mano a Pokémon y a mi. Agarra otro cable de red y se enchufa con su “laptop”. Le comento lo que estábamos a punto de enviar a Cellisca, y está de acuerdo en que se lo enviemos a él también, así que eso hago.

A media mañana, Cellisca vuelve a abrir el buche.

– Necesito que me digáis las contraseñas de administrador de los servidores.
– ¡Yo te lo paso! Que lo tengo todo en un fichero.- Pokémon se apresura a ponerse la medallita.

Acto seguido, Pikachu se dispone a localizar el fichero y tratar de abrirlo. Se trata de un Excel protegido por contraseña…

– ¡Mierda!
– ¿Qué te pasa Pikachu?
– Que esto no me acepta la contraseña.
– Será porque la estás poniendo mal.
– No sé, pero llevo un rato intentándolo y no me la acepta.
– Vamos, que no te acuerdas, ¿no?
– Pues no. ¿Sabes tú cuál es?
– ¿Cómo me voy a acordar yo de tu contraseña?
– No sé. ¿Y se puede hacer algo? Tu sabes hackear estas cosas ¿no?
– La madre que te p… anda envíame el fichero y miro a ver qué puedo hacer.

Pues ala, media mañana intentando crackear el ficherito de Excel. Manda huevos. Finalmente lo consigo y le paso las contraseñas a Cellisca y Manito.

– Oye, necesito que me configures la impresora del departamento para imprimirlas.- dice Grimgor Piel’hierro, digo… Cellisca.
– ¿Imprimirlas? ¿Las contraseñas?
– Sí claro.

Miro a Pokémon. Me hace un gesto con la mano, como diciendo “me la suda”. Pues bien, viva la seguridad y la confidencialidad de los datos.

Pues vale, le configuro la impresora. La muchacha lanza el fichero a imprimir y se va a la impresora a recoger el papel. Cuando vuelve…

– Oye, esto sale muy mal, creo que tiene poca tinta la impresora.
– Tóner.
– ¿El qué?
– Que usa tóner, no tinta. Es una impresora láser.
– Lo que sea, arréglalo.
– Si bwana.
– ¿Qué has dicho?- me mira con cara de indignación. Claro, no está acostumbrada a mi.
– Que si, bwana.- me levanto haciendo caso omiso a su mirada asesina y voy a ponerle un tóner nuevo a la impresora.
– Ale, ya está.
– Ok.- ¿gracias? ¿para qué?

Me está tocando mucho los huevos el asunto. Llegan los tipos estos, que ni conozco, y con toda su mala educación me tengo que convertir en su esclavo. O eso creen. Y encima Pokémon que está en una variante del dicho “para lo que me queda en el convento, me cago dentro” solo que terminando en “me la suda”.

En fin…

Al final del día aparece de improviso SanchoP, para una reunión en la que explica en qué va a consistir el Outsourcing de los huevos. Quieren poner un servicio telefónico de nivel 1 (helpdesk) y dos tipos de nivel 2 pululando por las tres plantas de Madrid. Al principio Pokémon es reacio, ya que eso demoraría bastante el tiempo de respuesta en incidencias críticas, pero finalmente cede porque “qué más da, si él se pira en nada”. Finalmente, llega la pregunta clave.

– ¿Y qué pasa si se jode un PC de declaración de producción de la fábrica?- pregunto.
– La gente de mantenimiento tendrá PCs de repuesto. Van, lo cambian y listo.- responde SanchoP.
– Ajam. ¿Y la gente de mantenimiento va a configurar las impresoras también?
– Sí, se les dará formación para ello.
– Yap, ¿y sabes que necesitan cuenta de administrador para ello, verdad?
– Si.
– Me refiero a cuenta de administrador de dominio, no administrador local.- SanchoP pone cara de sorpresa.
– ¿De dominio para qué?
– Porque una de dos: o el PC que tengan de repuesto no está en dominio y tendrán que meterlo en el mismo con el mismo nombre que el que van a sustituir, para lo cual hace falta un admin de dominio, o porque tendrán que reconfigurar el nombre de la máquina a la que está conectada la impresora en el servidor de Sentinel, para lo cual también hace falta una cuenta de administrador de dominio.- SanchoP pone cara de circunstancias.
– Bueno, bueno, pues se les puede crear una cuenta de administrador de dominio para ellos.
– Yap, y aun con esas, los de mantenimiento van a ser capaces de hacer lo que te he comentado, ¿verdad?
– Les daremos formación.
– Ok.- decido callarme la boca y que se den la ostia, aunque no puedo evitar dibujar una sonrisita en la cara. Si creen que un tipo de mantenimiento (de hecho como mínimo 3 tipos, uno por turno) va a ser capaz de hacer eso, incluso con formación, lo llevan claro. Creo que yo, informático, me voy a poner a reparar máquinas de las líneas de montaje, con un poquito de formación seguro que soy capaz, ¿eh?.

Así pues, la situación es la siguiente: a mi me van a dar la patada de aquí a pocos meses, y van a poner a tipos que no tienen ni puta idea a hacer mi trabajo. En unos días o pocas semanas, vendrán los dos técnicos de nivel 2 a que yo les de formación, pero sinceramente, paso de ser puta y encima poner la cama. No pienso ayudar a los tipos por los cuales me van a dar una patada en el culo a mi. Además, que mi contrato no dice nada de formación, y ya estoy hasta los huevos. Cuando me echen, a ver lo que tardan en llamarme. Y en ese entonces, vendrá a ayudarles Rita.

Se admiten apuestas.

Vaca…¿ciones?

Written by ManOwaR

Tras la semana de formación a Elpotro y uso intensivo del LART sobre él, por fin llegaron mis vacaciones. Como siempre, tuve que llevarme el “kit de supervivencia BOFH”, consistente en una mochila con mi portátil del curro + módem 3G + tamagochi de conexión VPN (es un pingajo que genera contraseñas de un solo uso).


El caso es que el lunes 15 de Agosto era festivo, por lo que había que hacer un apaño en el horario de copias de backup. En V, hacemos una copia incremental diaria de lunes a jueves y una copia total los viernes, en dos tareas diferentes. Tan solo había que pausar la copia diaria el viernes (para que el lunes no se iniciara la copia diaria y pisara la copia total que se había hecho el viernes) y el martes, volver a iniciarla. Fácil, ¿no? Pues no.


¡ Kuzuuuuuuueroooooo fuuuuuukeeei noo kooooeeeteeeee ! – llamada al móvil a las 8 de la mañana…


– ¿Hmmmfffffdigaaaa?
– Hola ManOwaR, soy Elpotro, ¿qué tal tus vacaciones?
– Bien hasta hace unos segundos. ¿Qué ha pasado?
– ¡Ah nada! Es que no sé si he hecho bien lo de las cintas de backup. ¿podrías revisarlo?
– La leche que te han dado colega, ¡que es solo darle al puto play en la tarea del backup diario!
Clac.


Sus muelas. Me llama mi primer día “oficial” de vacaciones, a las 8 de la mañana, y tiene los huevos de preguntarme qué tal las vacaciones…. En fin, me giro en la cama y a ver si vuelvo a dormirme después del sobresalto…


¡ Kuzuuuuuuueroooooo fuuuuuukeeei noo kooooeeeteeeee ! – me cago en sus…


– ¿Diga?
– Oye ManOwaR, que soy Elpotro otra vez, que se ha debido cortar.
– La madre que te…
– Al final ¿vas a mirarlo o no?
– Que no coño, que son las 8 de la mañana, déjame dormir.
Clac.


¡ Kuzuuuuuuueroooooo fuuuuuukeeei noo kooooeeeteeeee ! – insistente el tío.


– ¿Que paaaaaaaaaaaaaaasa?
– Hola, le llamamos de Orange, ¿es usted el titular de la línea?
– En realidad no, soy un Mastín montaña del Pirineo, es que mi amo se ha dejado el móvil en el salón y ¡¡ESTÁ DURMIENDO!!
Clac. Cooooooooño yaaaaaaaaaaaaaa…..


Con la tontería, las 8:30 de la mañana y me han quitado el sueño con las 3 llamadas de las narices, así que me levanto y me pongo a desayunar. Al terminar, a ver un ratito la tele. 


Qué bien se está de vacaciones, HOYGAN. Eso es lo que diría si no fuera porque el puto teléfono no deja de sonar…


¡ Kuzuuuuuuueroooooo fuuuuuukeeei noo kooooeeeteeeee !


– ¿Diga?
– ManOwaR, soy Elpotro otra vez.
– Yap. Espero que la fábrica esté ardiendo, porque te recuerdo que este número es solo para emergencias.
– Emmm… pues no, pero es que estoy intentando instalarle la impresora a la becaria de compras y no soy capaz.
– ¿Y eso te parece motivo para llamarme? Colega, búscate la vida, que estoy de vacaciones, coño.
– Pero es que la necesita para trabajar.
– Te lo repito: búscate la vida. Y mientras que le mande los documentos que sean al compañero de al lado y que se los imprima el compañero.
Clac.


Pesado de cojones el tío. Van tres llamadas, y eso en el primer día de vacaciones. Al final voy a tener que comprarme el lanzallamas ese que vi en amazon.com y prenderle fuego de verdad. 


¡ Kuzuuuuuuueroooooo fuuuuuukeeei noo kooooeeeteeeee ! – lo mato, lo mato….


– ¿Diga?
– ManOwaR, soy Elpotro.
– Ya sé quién eres, me lo llevas recordando toda la santa mañana.
– Macho perdona, pero es que no sé hacer muchas cosas.
– Ya me doy cuenta ya, pero lo de llamarme lo tienes dominado. ¿Qué te pasa ahora?
– Que me ha dicho Pokémon que tengo que dar permisos al director de calidad en la carpeta de compras.
– ¿Y tampoco sabes cómo hacer eso?
– Es que…
– Macho, vete al servidor de ficheros, unidad E, buscas el directorio de compras, botón derecho, pestaña seguridad, miras el grupo de seguridad que tiene permisos ahí, y luego desde directorio activo añades al usuario en cuestión a ese grupo de seguridad.
– Es que no sé cuál es el servidor de ficheros.
– Mppphhh… el 003.
– Vale, espera.- le escucho teclear.- nada, no conecta.
– ¿Que no conecta el qué?
– Intento conectarme por VNC al servidor 003 pero me dice que no puede resolver el nombre.
– La madre que te trajo. El nombre es ESPMADSSCC003. Lleva el mismo prefijo que todos los servidores de la sede, solo que terminado en 003.
– Ahhh… pues sigo sin poder entrar.
– Vale mira, déjalo que lo hago yo.
Clac.


Cojo el kit de BOFH y me conecto a la red de V. Abro consola de Directorio Activo y le deshabilito el usuario a Elpotro. Con el móvil de empresa, llamo al móvil de Pokémon.


– ¿Diga?
– Hola Pikachu, soy ManOwaR.
– Hombreeeeeeeeee, ¿qué tal esas vacaciones?
– Pues todavía no he podido empezarlas, porque en lo que va de mañana Elpotro no ha parado de llamarme, y solo son las 10.
– No jodas, ¿y eso?
– Porque es un pesado de cojones. Oye, que te llamaba para decirte que le he deshabilitado su usuario de dominio para que se entretenga. Dentro de un rato habilítaselo, ¿vale?
– Jajaja, qué cabronazo eres, vale vale no te preocupes.
– Y que voy a apagar el móvil de empresa. Si de verdad hay alguna emergencia, llámame a mi teléfono privado, que solo lo tienes tú.
– Venga vale. Pero oye, te voy a matar.
– ¿Por haberte mandado allí a un inútl, no?
– Exacto, jajaja. Venga, no te preocupes, disfruta de tus vacaciones.
– Lo intentaré. T’aluego.
– Adios.
Clac.


Dicho y hecho. Apago el móvil de empresa. El resto del día lo pasé de puta madre sacándome brillo al ombligo y sin que el teléfono estuviera dando por culo. Eso hasta las 6 de la tarde…


¡ Kuzuuuuuuueroooooo fuuuuuukeeei noo kooooeeeteeeee ! – es Pokémon.


– ¿Qué pasa Charmander?
– Hola ManOwaR, perdona que te moleste, pero es que tenemos un problema.
– Pues tú dirás.
– Es que me han llamado y me han dicho unos guiris que teníamos problemas con nuestro router, pero no sé con cual.
– ¿Ah sí? ¿Y tú has notado que tengamos problemas?
– Sí, no funciona CIM.
– Vale. ¿Y qué router te han dicho que falla?
– No le he entendido bien. El RTFM o algo así.- me aguanto la risa. Buah, no puedo.
– ¿Cómo que el RTFM? jajajajajaja.
– ¡Yo qué sé! Me hablaba en guiri, no le entendí muy bien.
– Bueno, vale – no pienso decirle lo que significa “RTFM“, prefiero reírme a su costa.- será el MPLS. Súbete al CPD anda, que te voy guiando, y vamos a resetearlo.
– Vale.- sube por las escaleras y abre la puerta del CPD.- ya estoy.
– Vale, ¿ves el armario de comunicaciones pequeño, que está debajo de la mesa donde están todas las pantallas?
– Sí, aquí hay un montón de cosas.
– Vale, hay dos tipos de aparatos: switches que ocupan todo el ancho del armario, y dos routers más pequeños que están el uno al lado del otro encima de una bandeja. Localízalos.
– Vale, creo que ya.
– ¿Son de color azul turquesa?
– No, son blancos.
– Eso son los fortigates (menos mal que pone FORTIGATE en grande, que si no…). Necesito que busques los otros, están un poco más arriba.
– Vale, ya. ¿Cómo los reseteo? No veo que tengan botón.
– Localiza el cable de corriente y quítaselo, esperas 10 segundos y lo vuelves a conectar.
– Vale, ya está.
– ¿Cómo que ya está? No han pasado 10 segundos.
– Joder, qué prisa tienes.
– ¬¬.
– Ahora sí, ya está.
– Vale, pues vete a ver si ya funciona CIM.
– Vale, luego te llamo.
– Si se soluciona no me llames, llámame solo si vuelve a haber problemas.
– Ok, gracias ManOwaR.
– Son 10.000.
– ¿Eh?
Clac.


Bueno vale, esta vez si me ha llamado por algo importante. Solo espero que realmente haya sido capaz de identificar el router RTFM, digooo…. MPLS 😛


Un par de días más tarde, decido encender el móvil de empresa, a ver si tenía algún mensaje de texto o en el buzón de voz. Pues sí… 16 mensajes en el buzón. Vaya tela. Escucho el primero….


– Hola ManOwaR, soy Elpotro. Tío, ¿dónde te metes? es que….


Siguiente mensaje.


– Hola, soy yo de nuevo… es que….


Clac. Borrar todos los mensajes del buzón de voz. Vaya telita con el HAMIJO. En ese momento…


¡ Kuzuuuuuuueroooooo fuuuuuukeeei noo kooooeeeteeeee ! – la madre del cordero…


– ¿Diga?
– ¡Hombre! ¡Por fin te encuentro! Soy Elpotro.
– Lo suponía. ¿Qué ocurre?
– Es que necesito instalarle la impresora a la becaria de compras.
– ¿Y esa es la emergencia que te hace estar llamándome todo el rato?
– Bueno… pues… si… es que la necesita.
– ¿Y si te digo cómo hacerlo dejarás de darme el coñazo?
– Si.
– Vale, pues ahora te mando un enlace por correo de cómo instalarla.
– Vale, ¡gracias!
Clac.


Inmediatamente redacto el correo para enviarle a Elpotro…

Hola, aquí tienes el enlace: ENLACE
Saludos.

Móvil apagado de nuevo, y hasta la próxima. 


(Prometo continuar en cuanto tenga un rato libre como hoy para poder escribir).

Pokémon 2.0

Written by ManOwaR

A estas alturas, ya todos sabréis más o menos cómo es Pokémon (el que no lo sepa que se relea este post).

Después de la “marcha” de Epi, la empresa necesitaba un nuevo director (o responsable) financiero, así que no tardaron en promocionar al Controller y anunciar su nombramiento como nuevo responsable del departamento. MaisOui es su nombre, un personaje de unos 30 ó 32 años, un tipo muy trabajador y proactivo, además de cachondo mental. La única pega que tiene es que es franchute, y Pokémon siempre aprovecha la mínima para meterse con él y viceversa. De hecho, lo primero que hizo fue mandarle un correo a Pokémon para anunciarle su nueva posición y un nuevo establecimiento de “reglas”, a lo que Pokémon respondió muy a su estilo (he emborronado nombres y emails por motivos evidentes).

Lo mejor de todo el “savoir faire” de Pikachu para contestar al correo de MaisOui:
1.- Escanearse el dedo y guardarlo en formato pdf en su equipo (se puede ver en la foto sus nudillos aplastados contra el cristal del escáner).
2.- Sacar una captura de pantalla del pdf.
3.- Editar la captura en paint para recortarla.
4.- Volver a sacar otra captura de la imagen ya recortada (por supuesto con su propio cursor del ratón).
5.- Pegar la imagen en el correo.

Esta es la tónica general entre ellos. Siempre de broma, pero siempre metiéndose el uno con el otro. La verdad es que no está mal echarse unas risas a su costa de vez en cuando.

Pero vamos al quid de la cuestión: el caso es que desde la última vez que hablé de Pokémon, éste se ha ido actualizando en lo que a las tecnologías de la información se refiere, y ha ido puliendo su personalidad (gracias a mi, todo hay que decirlo) hasta convertirse en un cabrón redomado. Sin embargo no deja de ser un personaje con unas carencias cerebrales bastante notables…

Ayer tuvimos un problema bastante gordo: se crujió el switch principal, por el que pasan todas las comunicaciones. Pikachu intentó entrar en el CPD, al cual se accede con una tarjeta, pero ésta no funcionaba (lógico, dado que el sistema de control de presencia funciona con un servidor conectado al switch estropeado), así que volvió a intentar abrir la puerta con un destornillador.

– Pikachu, ¿se puede saber qué haces?
– Pues intentar abrir la puerta, que no funciona la tarjeta.
– ¿No aprendiste nada de la última vez?
– ¿Qué pasó la última vez?
– La bronca que te echaron.
 – Pues no.
– ¿Y el dolor de costillas y cabeza?
– Ahhhh… cierto…- está clarísimo: la letra con sangre entra. A los lusers hay que grabarles las cosas con dolor físico para que las recuerden.
– Pues anda, déjalo ya y vamos para abajo a ver qué podemos hacer.

Desde mi sitio logré conectarme al switch por telnet y reiniciarlo. Una vez hecho, ya comenzó a funcionar todo excepto el servidor de impresión y las pistolas de radiofrecuencia. Comprobando la configuración del switch me di cuenta de que la VLAN de las bocas donde estaba conectado el servidor de impresión había cambiado, así que volví a ponerlas en su sitio y tras reiniciar el servidor comenzó a funcionar normalmente. El problema vino con las pistolas de RF, que no había manera de hacerlas funcionar. El caso es que cogían bien la Wifi, pero no conectaban con el servidor de CIM. Tras unas cuantas comprobaciones, me di cuenta que el acceso lo estaban bloqueando los dos Fortigates que había instalado el mes pasado para securizar la Wifi, por lo que me tocó volver a configurarlos. Y claro, mientras tanto, Pikachu dando por el culo…

– Qué, ¿ya sabes lo que le pasa?
– Sí, ya estoy solucionándolo.
– Pues date prisa macho que están que trinan en expediciones.
– Me doy toda la prisa que puedo Charmander.
– No, si te lo digo porque están parados, no pueden trabajar.
– Diles que enciendan su ordenador y abran una consola al servidor, que desde ahí sí funciona.
– Pero ellos quieren las pistolas.
– Y yo quiero un Mercedes, pero tengo un Renault, no te jode. Si tienen camiones parados esperando que vayan tirando con el ordenador mientras arreglo esto.
– Bueno yo se lo digo.
– Vale.

Pokémon llama a expediciones, y yo pongo la oreja.

– Oye, ¿Julián?
– Que dice ManOwaR que uséis el ordenador mientras arregla las pistolas.
– Si, con la consola al servidor.
– Bueno tú verás tío.
– Vale, adios.

– Que dicen que no, que tienen que usar las pistolas.
– ¿Por qué?
– Porque son más cómodas.
– Y dale, ¿estos tíos son gilipollas o qué?
– Yo qué sé.
– Voy a llamarle yo.
– Nah no te molestes, si no me hacen caso a mi…
– Ya, pero es que tú les has dicho “que dice ManOwaR”, en lugar de darles una orden directamente, “usa el ordenador”.
– Bueno, ¿y qué?
– Nada hijo, nada. Verás cómo se hace.

Llamo por teléfono a expediciones.

– ¿Diga?
– Hola, soy ManOwaR. ¿Por qué no queréis usar el ordenador?
– Porque es un coñazo, y tarda mucho en arrancar.
– ¿Y? Mi trabajo también es un coñazo, pero tengo que hacerlo.
– Pero a mi tu trabajo me la pela, tio.
– De acuerdo, pero no debería pelártela el tuyo.
– El mío no me la pela, es que sin pistola yo no puedo trabajar, es culpa del departamento de Informática.- ya estamos… con que con esas tenemos, ¿eh?
– De eso nada, el departamento de informática te ha proporcionado un ordenador con el que hacer tu trabajo, vayas más rápido o más lento, pero puedes hacerlo, y por lo tanto si tienes camiones parados a la espera de que les expidas la mercancía es tu entera responsabilidad, porque no te sale de los huevos utilizar el ordenador que el departamento de informática ha puesto a tu disposición.
– Bueno bueno, a mi no me hables así, ¿eh?
– Pues no me hagas perder el tiempo. Ale, con Chuck.
Clac.

Hasta los huevos de lusers contestones, HOYGAN. Y Pikachu sonriente jugando al solitario. También estoy hasta los huevos de tener que comerme marrones que le corresponden a él… esta se la devuelvo.

Sigo trasteando con los Fortigates y por fin logro que funcionen de nuevo las pistolas de radiofrecuencia, pero el caso es que a los 15 minutos, de nuevo dejan de funcionar. Reviso la configuración del switch y está como al principio, como si no hubiera modificado nada. Vuelvo a ponerlo todo bien y de nuevo funciona todo chachi piruli, pero a la media hora otra vez la misma historia. Está bastante claro que este switch no guarda la configuración como debe, o que por algún motivo vuelve a cargar la antigua cada rato. Por suerte tenemos un contrato de mantenimiento con una empresa, mediante el cual nos tienen que cambiar un switch estropeado en menos de 2 horas, así que hago uso de él. Les llamo y tras enviarles el fichero de configuración del switch, me dicen que en 45 minutos tengo allí a un tipo con un switch nuevo y con nuestra configuración precargada. Perfecto. (¡coño! Una empresa que parece funcionar bien).

Media hora más tarde, se pone a llover. Pero llover de que caían gotas como chapelas vascas que hacían hasta daño. Los canalones no daban a basto para evacuar el agua.

 ¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu !

– Sistemas…
– ¡ManOwaaaaaaaaaaaaaRRRRR!.- escucho a Payoponi como si me estuviera llamando desde dentro de una batidora.
– ¡Queeeeeeeee!
– ¡Que ha venido un señor a verte que dice que trae un suich o algo asíiiiiiiiiii!
– ¡Valeeeeeeee!
Clac.

– Pikachu.- sale de su sopor. Ahora estaba jugando al Carta Blanca.
– ¿Eh? ¿Qué pasa?
– Que han venido ya los de la empresa esta a cambiar el switch.
– Vale.- ese “vale” ha sido como un “me la suda” o “y a mi qué me cuentas”. Se va a cagar…
– Que vayas a buscarle y le lleves al CPD, que yo tengo que preparar todo para el corte de comunicaciones para cambiar el switch.
– ¿Y por qué no vas tú?
– Te lo acabo de decir. Pero oye, que si quieres prepararlo tú voy yo a buscarle.
– Vale, vale, ya voy.

Pokémon sale del departamento hacia la puerta, y se le ponen los huevos de corbata al ver la que está cayendo. Mientras tanto yo me pongo mi traje de ninja y voy detrás de él en silencio, para darle un empujoncito y que salga fuera en el momento adecuado, atrancar la puerta, y desaparecer. Subo corriendo al CPD y veo por la ventana como un Pokémon empapado hasta los huesos acompaña al técnico, el cual lleva un impermeable. Bajo de nuevo y voy hacia la puerta de entrada para recibirles.

– Hola, soy ManOwaR.
– Hola, qué tal.- le estrecho la mano al hombre. Mientras, Pikachu está sacudiéndose el agua. Está totalmente empapado. Pongo los brazos en jarra y me dirijo a él.

– Pero hombre Pokémon, ¿no has visto que está cayendo la de Chuck se apellida Norris? ¿Cómo se te ocurre salir sin paraguas?

Pokémon se me queda mirando con las pupilas llenas de intenciones homicidas. Me parece ver una lagrimilla recorrer su rostro. O no, igual es agua… JAJAJAJAJAJAJA..

Bífido el Troll (Primera parte)

Written by ManOwaR

Resulta que como ya estamos en Mayo y se acerca el verano, Pokémon me mandó un email para que le dijera qué vacaciones quería cogerme. Pero siendo dos en el departamento, no podemos solaparnos las vacaciones, y Pokémon es el jefe…

– Pikachu, sobre el correo que me has mandado de las vacaciones…
– ¿Sí? – gira la cabeza y me sonríe.
– ¿Cuáles te has cogido tú?
– La última quincena de Julio y la primera de Agosto.
– Joder macho, encima que te coges todos los puentes, te pillas también las mejores fechas en verano, podrías dejar algo para los demás.
– Se siente. Hazte jefe.- creo que esto debería tomármelo al pie de la letra, y pasa por que el anterior jefe “se vaya”…

– Ya, qué listo. Pues nada, ahora te respondo con las vacaciones “que me has dejado”.
– Vale.

Será joputa. Pero ¿cuántas vacaciones tiene este tío? Se coge todos los putos puentes y encima le queda un mes entero en verano. No me lo puedo creer…En fin, la cuestión es que durante mis vacaciones, igual que el año pasado, Pokémon pedirá al Equipo A un prostituto que haga mis labores durante mi ausencia. Y claro, el prostituto tiene que venir y yo tengo que darle formación. Y empiezo a estar hasta los huevos de dar formaciones, mira tú por dónde.

Y justo cuando yo tenía todas estas cosas en mi cabeza, aparece Epi en escena con un chaval que debe tener unos 18 añitos recién cumplidos cogido del hombro.

– … y este es el departamento de informática. Pokémon, ManOwaR, este es mi sobrino, Bífido.- qué típico, ¿no? El jefe que se lleva a su sobrinito a enseñarle la empresa…
– Buenas.- saludamos al unísono.
– Bífido está estudiando informática, y me le he traído para acá para que esté con vosotros y os eche una mano.- más típico todavía. El jefe que ENCHUFA a su sobrinito querido.
– ¿Está aquí por gusto para aprender, o le has metido en nómina?- yo quiero comprobarlo.
– ¿Qué más da?
– Da porque si el chaval está aquí por gusto seré amable con él, pero si está en nómina será puteado igual que soy puteado yo.- le hago un guiño a Pikachu. Epi tuerce el gesto.
– Pues no está en nómina, y más te vale tratarle bien.
– Hmmm yap, vale.- paso de discutir. Iba a preguntarle “¿o si no qué?”, pero ya he tenido bastante con que nos diga a la cara que ha enchufado a su sobrino.- ¿Y cuánto tiempo va a estar?
– Un par de semanas más o menos.
– Vale.
– Bueno pues aquí os lo dejo, tratadlo bien ¿eh?

En fin, Epi que se pira, y a mi que me ha tocado aguantar y dar formación al sobrinito del jefe. El chaval tiene una pinta de kinkillero que no puede con ella. Pelo cepillo que se levanta del cráneo 10 centímetros por la parte de arriba pero va rapado por los lados y por detrás, pendientes en la oreja y en la ceja, cordón de oro más grande que una morcilla de Burgos, anillos de oro en casi todos los dedos, y una cara de velocidad que espanta. Vamos, lo que viene siendo un cani en toda regla, de los de la España Cañí.

– Bueno primo, ¿y yo qué hago?- ¿me ha llamado primo?
– Pues de momento siéntate aquí a mi vera, que en un rato te preparo un ordenador.
– ¿Y me puedes poner el mesenyer?- miro a Pokémon con cara de “la que nos ha caído”.
– Si hombre sí, yo te lo instalo.- igual no me da la coña si se lo pongo..

Termino las cosas que estaba haciendo y me pongo a instalarle un ordenador “auditado” enfrente de mi. Auditado por si las moscas, aunque por mucha informática que esté estudiando el chaval no tiene pinta de saber mucho más allá de usar el “mesenyer”. Mientras se lo preparo, el chaval está recostado (casi tumbado) en una silla con los pies encima de la mesa, mientras se vicia al Snake de su Nokia 5800 Xpressmusic.

– Oye, que ya lo tienes.
– ¡¡Aivaaaa!! Gracias macho.
– Tu usuario es bifida.lengua y tu contraseña 12345678.
– Eh, ¿cómo sabes mi contraseña del mesenyer?- WTF? no me jodas que su contraseña es “12345678”.
– No hombre, son tu usuario y contraseña para entrar en el ordenador.
– Ah coño, qué susto me has dao macho, que con los jaquers frikis nunca se sabe.- tú si que eres un “juanker”.
– Sí, nunca se sabe quién te espía mientras te masturbas. En fin, te echo una mano para entrar.- meto su usuario y contraseña, porque me da en la nariz que si no me va a llamar en seguida porque no podrá entrar…. ala, ahí tienes tu mesenyer.
– Va, gracias sosio.- le ha faltado decir GRASIAS DE HANTEBRASO. Vaya con el niño…

En fin, yo me pongo con mis cosas mientras él se pone a hablar con la Yeni y el Fer en una amena conversación de mesenyer, hasta que de pronto comienza a sonar música de “Los Chichos” a través de su móvil.

– ¡¡Ehhhhhhhhhhh qué pasa loco!!! – a voz en grito.- pos na aquí en la empresa de mi tío que m’a enchufao con los informáticos.
– Buah ya ves, menudos frikis, hermano.- levanto la vista. Él me ve, se gira y se levanta de la silla.
– Espérate macho que aquí no puedo hablar.- y se va fuera. Yo aprovecho la coyuntura para meterle cuatro cosillas en su “mesenyer” en remoto. Y de paso un salvapantallas de penes voladores superchulo.

– Menudo elemento el sobrinito.- Pokémon tiene cara de indignación.
– Y eso que tú no tienes que “enseñarle”. A ver por dónde cojo al animalico.
– Pasa de él. Que se divierta con el ordenador y ya está.
– Po vale.

Órdenes del jefe son órdenes del jefe, así que yo a lo mío, y lo mío en este momento es subirme al CPD a instalar dos Fortigates físicamente, así que para allá que voy. Una vez arriba, no me había dado tiempo ni a desembalarlos cuando me suena el móvil.

– ¿Diga?
– ¡Eres un cabronazo!
– ¿Yoooooooooo? ¿Por qué?
– ¡Porque me has dejado solo con el chaval este que no hay quien le aguante!¡Ahora le ha dado por poner la música de mierda de su móvil a toda pastilla!
– Pues macho, dile algo tú, que para eso eres el jefe.
– Tu eres un cabronazo.
– Seré un cabronazo, pero estoy montando los Fortigates, así que necesito un rato de tranquilidad.

– Pues te mando el chaval para arriba.

– ¿Qué parte de “tranquilidad” no has entendido?
– ¡Jaja! Yo también puedo ser un cabronazo.
Clac. Tú lo que eres es un hijo puta ¬¬. Pues nada, a los 5 minutos (se lo ha tomado con calma eso de subir el chaval) tengo a Bífido dando por culo en el CPD.

– ¿Y eso qué es?
– ¿Y eso para qué sirve?

Uno por uno le tengo que explicar qué son y para qué sirven todos los trastos del CPD. Y los Fortigates sin montar…yo no tengo tiempo para esto, coño…

Pero eso no es lo peor. Resulta que además de preguntar qué es y para qué sirve cada cosa, no hace ni puto caso (ni cuando le repito hasta la saciedad “no toques nada”). El chaval se queda embobado mirando las lucecitas de los dos routers parpadeando a toda leche durante unos minutos, tiempo que yo aprovecho para terminar de desembalar los Fortigates y colocarlos en el rack. Cuando me meto por detrás para empezar a distribuir el cableado, él se viene detrás.

– ¡Ala chaval cuanto cable!
– Es lo que tiene.
– ¿Y sabes para qué son todos?
– No, por eso cada cable lleva su etiqueta.
– Aaaahhhh…

Vuelvo a la parte frontal del rack para conectarle el cablecito USB y acceder a la consola de configuración de los aparatos cuando Bífido salta de nuevo…

– ¿Oye primo y si apago esto qué pasa?- señalando al router SHDSL de backup.
– Que dejas sin Internet a toda la planta.- menos a Pokémon y a mi…
– ¡Ostia qué guapo!.- clac, va y lo apaga.
– ¿Pero qué cojones haces?
– ¡Jaja! Putear a todo el mundo, para eso somos jaquers ¿no?
– Tú lo que eres es tonto del culo, anda sal de ahí.- me meto por detrás del rack y vuelvo a encender el router. Bífido se va para la parte de delante.
– ¿Y si tiro de este cable?.- clac, tira del cable de fibra que alimenta el switch del departamento financiero.
– Me cago en el puto troll de los cojones.
– ¿Qué “dice” hermano?

Agarro al chaval de la parte trasera del cinturón y de la colleja, lo levanto en vilo (es finito el chaval, no pesará más de 60Kg) y le echo fuera del CPD por la fuerza. Atranco la puerta, vuelvo a conectar el switch de financiero, y llamo a Pokémon.

– Pikachu, he tenido que echar del CPD a Bífido.
– ¿Por qué?
– Porque primero ha desconectado el router de la SHDSL, y cuando he ido a conectarlo de nuevo le ha dado por desenchufar el cable de fibra que alimenta el switch de financiero. ¿No se te ha quejado la gente?
– Ah, ya decía yo que andaban los usufructuarios de por aquí dando voces.- la leche que le han dado, es que pasa de todo el menda…
– Pues eso. Mira a ver si le llevas de las orejas a Epi anda, porque una cosa es que el chaval sea medio lelo o que no se entere de las cosas, y otras que esté puteándonos y jodiendo el trabajo.
– Vaaale.
Clac. Dios, qué puta fauna hay en esta empresa…

Ya con Bífido fuera del CPD por fin puedo conectar los Fortigates y ponerlos a funcionar. Ya solo me queda configurarle las políticas y etcétera, pero eso lo puedo hacer en remoto, así que me tomo un descansito, cigarrito time. Y en el fumódromo me encuentro a Pokémon…

– Hola Charmander.
– Hola ManOwaR. Macho el tío este es gilipollas.
– Dime algo que no sepa.
– No, en serio. ¿Sabes qué ha pasado cuando me lo he llevado al despacho de Epi?
– ¿El qué?
– Que se ha puesto a berrear por el camino, diciendo a grito pelado que esto era brutalidad policial.
– ¿Policial? xD
– Como te lo cuento. Y luego encima le ha dicho a Epi que le has pegado.
– Ganas no me han faltado, pero no le he pegado. Solo le eché por la fuerza del CPD antes de que rompiera algo más.
– ¿Por la fuerza?
– Sí, agarré a la lagartija del cinturón y lo saqué del CPD en vilo.
– Ah bueno. Bah, que le den.
– ¿Dónde está ahora?
– Llorándole a Epi.
– Juas. ¿Y qué hacemos con el chaval?
– Pues a ver si Epi nos lo quita de encima. Y si no, nos lo quitamos nosotros.
– Vale.

Cuando volvemos para adentro vemos al chaval hablando con su tito Epi, sentado sobre su mesa, a voz en grito.

– ¡Pero a ver tío que yo no soy un friki de esos!
– ¿Pero no estabas estudiando informática?
– Buah, me metí ahí porque me obligó mi vieja.
– Pues si estás aquí es porque tu madre me pidió el favor. Además, así te sacas un dinerillo, ¿no?
– Me la suda el dinero tío, yo no quiero estar aquí.
– Venga va Bífido, que solo serán dos semanas.
– ¡Que no hombre que no! ¡Que yo me largo de aquí!
– No señor, tú te quedas. Y vas a hacer lo que te digan Pokémon y ManOwaR.
– Si hombre, a un viejo y a un friki voy a estar yo haciendo caso. Que les den.
– Pues ese viejo y ese friki te pueden ayudar a tener un trabajo el día de mañana.
– Bueh, qué cabezón, Dios…- no tiene respeto ni por su tío.
– Mira, vas a hacer tu trabajo y lo vas a hacer bien, o si no hablo con tu madre para que te metan en un correccional, así que tú verás, ¿vale?
– Va tío no te pongas así joé.
– Me pongo de la única manera en la que razonas.
– Vale vale ya me voy a hacer lo que me manden…

Pokémon y yo ponemos pies en polvorosa al darnos cuenta de que en breve saldrá del despacho de Epi. Bien, parece que lo del correccional le afecta bastante, echaré mano de eso si es necesario. Cuando Bífido vuelve al departamento, Pokémon y yo ya estamos en nuestros respectivos ordenadores haciendo como que trabajamos, sin prestarle demasiada atención al muchacho. Él me lanza una mirada asesina (creo que está molesto por mi forma de echarle del CPD), pero se le pasa en seguida cuando ve el bonito salvapantallas que le puse antes.

– ¡Aivaaaaaa to locooooo!- el chaval lo está flipando.- ¡que tengo cipotes voladores en mi ordenador tuuuu!
– ¿Te gustan?- respondo.

El chaval vuelve a mirarme de mala leche después de darse cuenta que le he preguntado si le gustan los penes. Mueve el ratón y se encuentra el ordenador bloqueado.

– ¡Eh tú!
– ¡Pues anda que tú!
– Eh loco que tengo el ordenador bloqueado.
– Claro, se bloquea solo.
– Te equivocas, me lo has bloqueado tú, que me tienes manía.- este es anormal perdido.
– Cierto, te tengo manía, pero no te lo he bloqueado yo, se bloquea él solo cuando no lo estás usando en un rato.
– Bueno me la suda, desbloquéamelo.
– Hazlo tu mismo, te di tu usuario y contraseña hace un rato.
– Pues no me acuerdo.
– Es la misma que la de tu mesenyer.
– ¡Eh! ¿Ves? ¡Al final me has jaqueado el mesenyer! ¡Pues voy a la guardia civil a denunciarte, hombre!
– Corre.

Me vuelve a soltar otra de sus clásicas miradas asesinas, mete su contraseña del “mesenyer” en Windows, y se desbloquea el equipo. De pronto su cara cambia y se pone pálido al darse cuenta de que le ha enviado una confesión de homosexualidad a todos sus contactos.

Seguiremos informando. MUAHAHAHAHAHAHA…

Entradas relacionadas:

La línea ADSL
Aprender a las malas
Mi PFY Personal


No me puedo coger ni un día libre…

Written by ManOwaR

Soy un cabrón. Sí, lo reconozco. Me gusta solucionarles problemas a los lusers y luego decir que se ha solucionado solo y que yo no he tocado nada para dejarles mal. De esta manera, si les vuelve a pasar no vendrán a mi en seguida, esperando que se les vuelva a solucionar solo, y de paso les toco un poquito los cojones. Por ejemplo:

El otro día hubo un problema con unas declaraciones de producción que se quedaron colgadas. El programa decía que se habían declarado 11 motores pero en el sistema solo aparecían 5. Bien, lo que hicimos fue pasar 3 kilos de esas declaraciones y empezar de nuevo. El problema era que para el usuario en concreto que estaban utilizando cuando hicieron esas declaraciones de producción, cuando intentaba declarar la misma referencia, le decía que ya había declarado 11 motores y que tenía que empezar desde el 12. Yo, previsor de mi, y sin que nadie me dijera nada, lo que hice fue irme a las tablas y borrar “a pelo” esas declaraciones, de manera que volviera a contar desde cero.

¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu !

– Sistemas…
– Hola ManOwaR, soy PicaRoca.- es el key user de flujos físicos.
– Tú dirás.
– ¿Recuerdas el problema que tuvimos con CIM con la declaración que se quedó pillada?
– Sí, ¿ha vuelto a pasar?
– No, es que ahora cada vez que entran con ese mismo usuario e intentan declarar la misma referencia, le empieza a contar desde el motor 12.
– Ahm. Déjame verr…- hago sonido como que tecleo. En realidad estoy retocando una review.- pues yo lo veo bien tío, empieza a contar desde el primer motor.
– No jodas, es imposible.
– ¿Un cafelito si te lo demuestro?
– Venga, voy a comprobarlo.

A los 5 minutos viene a buscarme para invitarme a un café. Otro ejemplo…

¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu !

– Sistemas…
– Hola ManOwaR, soy Y’eso, ¿cómo estás cariño?
– Más muerto que vivo, gracias por preguntar. ¿Qué te pasa?
– ¡Ay! ¡Jajaja! ¡Cómo eres!
– De estatura mediana, pelo castaño, ojos marrones… más bien del montón.
– ¡Jajajajaja! ¡Que no hombre!
– Sí, soy un hombre, Y’eso.- me encanta vacilarla… es que no se entera de nada la tía.
– Yaaa, ya lo sé.
– Bueno va, dime para qué me has llamado.
– ¡Ah sí! ¡Pues que tengo un problema en el ordenador y’eso!
– ¿Qué problema? Especifica.
– Que no puedo imprimir nada por la impresora del departamento.- me conecto al services.msc de su máquina y reinicio el servicio de la cola de impresión.
– ¿No? Qué raro. A ver, que me conecto a tu equipo…. ya está. Imprime algo para ver si sale o no.
– ¡Vale, voy!- lanza a imprimir un fichero de Excel  y sale a la primera.
– Pues oye, esto ha salido. Acércate a la impresora y mira, anda.
– ¡Voy!.- a los 30 segundos…- ¡ManOwaR! ¡Ahora sí que se ha impreso! Vaya tela, te juro que hace un momento no imprimía nada de nada.
– Me lo imagino.
– ¿Cómo lo has arreglado?
– Yo no he hecho nada. Es que los ordenadores se sienten intimidados por mi presencia y deciden funcionar antes de que les destripe.
– ¡Ah! ¡Cómo mola! ¡Pues oye un día te tengo que invitar a mi casa y’eso!- mierda, no debía haberle dicho eso.- que tengo un problema con mi ordenador…
– Otro día. Venga, hasta luego Y’eso.
– Vale. ¡Ciao guapo!
Clac. Oighs, me ha llamado cariño y guapo. Cómo se nota que ni me conoce ni me ve mucho el pelo…

Bien, con estos dos claros ejemplos queda clara mi práctica habitual en la empresa. Cuando yo estoy ahí, todo funciona de maravilla, y los lusers se piensan que las cosas se arreglan por arte de magia (o por mi presencia intimidatoria). El problema viene cuando me cojo un día libre (o similar), que no funciona nada, no hay magia, y mi presencia intimidatoria está demasiado lejos para surtir efecto…

Resulta que me cojo un lunes libre para irme de viaje. El mismo lunes estoy en el coche, en un viaje de 6 horas y media (a 110, ¡gracias ZP!), volviendo para casa. Y que el teléfono no dejaba de sonar, oye…

¡ Kuzuuuuuuueroooooo fuuuuuukeeei noo kooooeeeteeeee !- ahora llevo el opening del anime de High School of the Dead (Zombies FTW!).

– ¿Diga?
– ManOwaR, soy Pikachu. ¿Te pillo liado?
– Conduciendo. Sé breve, que voy con el manos libres.
– Ahm vale, perdona, es que tenemos un problema.
– Ya me imaginaba que no me llamabas para preguntarme qué tal me va mi día libre. Dispara.
– Que no funciona ninguna de las impresoras de transferencia térmica.
– ¿Ninguna?
– No.
– Pues pégale un reinicio al servidor de impresión.- paso de complicarme la vida.
– Vale, ¿cuál es?
– ¿No sabes cuál es?
– Pues no.
– Joder. El que termina en 63.
– Vale. ¿Lo apago de botón?
– A ser posible, preferiría que no.
– Vale vale. Venga gracias, si tengo problemas te vuelvo a llamar.
– Sé que lo harás ¬¬.
Clac.

A los 5 minutos…

¡ Kuzuuuuuuueroooooo fuuuuuukeeei noo kooooeeeteeeee !

– Dime Pokémon. – aunque me llama desde número oculto, sé que es él.
– Hola ManOwaR.- el sonido de los ventiladores de los servidores del CPD apenas me permite escucharle con el manos libres puesto.
– No sabes el usuario y la contraseña, ¿verdad?
– Pues no. ¿Te los sabes de memoria?
– Por desgracia. El usuario es vadmin y la contraseña P@ssw0rd.
– Ok, gracias. Pues voy a reiniciar.
– Fale.
Clac.

Prosigo mi viaje, y cuando ya vamos por la octava llamada en las tres primeras horas de viaje, tengo que parar para tomar un poquito el aire y esperar a que se me deshinchen los huevos, que ya no podía separar más las piernas en el asiento del coche para hacerles sitio. Peeeeeeeero… no hay 8 sin 9 (¿no era 2 sin 3? No, para Pokémon no…).

¡ Kuzuuuuuuueroooooo fuuuuuukeeei noo kooooeeeteeeee !

– ¿Qué te pasa ahora?
– Que no funciona el…
– ¡Reinicia!- le interumpo.
– ¿El qué reinicio?
– Lo que Chuck quiera que no funcione, me la pela, ¡pero deja de llamarme ya!
– Bueno bueno, no te pongas así, que tampoco es para tanto.- lo mato, lo mato, lo matoooooooooo…. respiro hondo y trato de tranquilizarme.
Clac. A la mierda. Que reinicie lo que le salga de las pelotas, ¡coooooño yaaaa! Pero, ¿a que no lo adivináis? En efecto, no hay 9 sin 10 para Pokémon.

¡ Kuzuuuuuuueroooooo fuuuuuukeeei noo kooooeeeteeeee !

– ¿Qué paaaaaaaaaaaaaaaasaaaaaa?.
– Que no estoy seguro de que hayan funcionado bien las copias de seguridad.
– Pero coño Pikachu, ¡que la copia se hace a las 8 de la tarde!
– Aaahhhh…. ¿y cómo puedo ver que se hizo bien la del viernes?

[Modo hijoputa ON]

– Sigues en el CPD, ¿no?
– Si.
– ¿Dónde exactamente?
– Pues delante del robot de copias.
– Perfecto.- juguemos.- Atiende y haz exactamente lo que te diga, ¿vale?
– Vale.
– Para ver la copia del viernes, desde la posición en la que estás, necesito que des exactamente tres pasos hacia atrás. Pero pasos ni muy grandes ni muy cortos, ¿eh?
– Vale, ya lo estoy haciendo. ¿Ahora qué?- me encanta que no cuestione para qué coño quiero que de 3 pasos hacia atrás.
– Bien, ahora vas a tener que mirar hacia el techo al mismo tiempo que das otro paso más hacia atrás. Pero lo tienes que hacer justo cuando yo te diga y muy rápido, ¿vale?
– ¿Por qué?
– Porque si no, no vas a poder verlo.
– Vale, pues tú dirás.
– ¡Ahora!

¡¡CATAPLOOOOMMMM!! Se escucha un fuerte golpe seco, y un montón de cacharros cayéndose al suelo desde la estantería a la que Pokémon le acaba de meter un cabezazo.

– ¡¡¡AAAUUUUUU!!!
Clac. Apago el teléfono.

¡¡¡JAJAJAJAJAJAJAJJAJA!!!

Entradas relacionadas:

Comienzo de año
Pokémon


¿Pokémon el BOFH? ¡Más bien LOFH!

Written by ManOwaR

Hemos tenido una semana tranquila en el departamento de IT que, para variar, no nos ha venido mal. Yo he podido avanzar en la implementación de un nuevo sistema de webCIM, he actualizado la versión de la consola del antivirus, he podido revisar los PCs que estaban dando fallo de actualización en WSUS, etc… en fin, he sido productivo, sin descuidar el abrillantamiento de mis genitales siempre que he podido, claro.

Pero claro, si cuando eres el director de sistemas y cuando estamos hasta arriba de curro, te dedicas a viciarte al solitario, pues cuando tenemos una semana tranquila, te aburres como una ostra. Y esto es lo que le ha sucedido a Pokémon durante esta semana. Así que como no tenía nada mejor que hacer, se puso a dar por culo con gilipolleces.

– ¡Joder!
– ¿Qué pasa Pikachu?
– El tonto este de Calidad, que no deja de pedirnos gilipolleces.
– ¿Qué le pasa?
– Pues que me ha llamado para pedirme un teclado nuevo para la sala QRQC, que dice que no se apaña con el del portátil.
– Bueno, pues dale un teclado, ¿no? Tenemos de sobra.
– Ya, pero es que me da por culo que estén molestándome a mi para estas tonterías.- se acerca a mi y me dice en voz baja.- que para eso tenemos a Dislexia, ¿no?
– ¡Oh! ¡Eso es inaceptable! ¡Molestar al director de IT con estas gilipolleces!¡Habráse visto!- le sigo el juego. Me divierto.
– ¡Me da igual! Ojalá supiera cómo putearle un poco. Oye, tú que sabes un montón, ¿sabes cómo podemos putear a este tío? – se me enciende la bombilla. ¡Al ataqueeerrrr!
– Si claro. Podemos putearle de muchas maneras.
– ¿Qué se te ocurre?
– Pues podemos borrarle los accesos directos de su escritorio, por ejemplo.- la “broma” más sencilla y común.
– ¿Puedes hacer eso?
– Claro, mira. Primero busca el nombre del PC del tipo este en el inventario.
– Vale, espera…. es el CALIDAD013.
– Conéctate a ese PC por debajo de la red.
– ¿Y cómo hago eso?
– Cierto, se me había olvidado que eras retard en esto de la informática.
– ¿Eso qué es?
– Hmmm novato, significa que no tienes experiencia. En fin, mira, dale inicio, ejecutar, y escribes \\CALIDAD013\c$
– ¿Las barras normales o las invertidas?
– La barra que está debajo del escape.
– Ya ta.
– Ahora navega hacia documents & settings, el nombre del usuario en cuestión, y desktop.
– ¡Anda, cómo mola esto!
– Ese es el escritorio del tío este. Ahora puedes hacer lo que quieras con sus iconitos. Yo te recomiendo crearte un directorio en tu ordenador y movértelos allí para dejarlos castigados. Y cuando quieras, si eso, se los devuelves.
– ¡Vale! ¡Se va a cagar!

Y tan feliz. El problema es que cuando un tipo como Pokémon descubre que puede putear de manera anónima a los lusers, pierde el tiento y la mesura, y se pasó el resto del día invirtiendo su preciado tiempo de director de IT a putear, según creo, a todos los lusers que le han dado por culo a lo largo de sus 25 años en V. El volúmen de llamadas se incrementó cosa mala, y el 99% era de gente que decía que le habían desaparecido sus iconos del escritorio. Menos mal que Pikachu es un tipo organizado, y lo que hizo fue crearse un directorio en su propio escritorio llamado “Castigados”, y dentro ponía el nombre del luser en cuestión y todo. Así, me fue fácil ir restaurándole los iconitos a los lusers que me llamaban, excepto dos o tres que de verdad se lo merecían por tocahuevos, y les dije que tenía que tirar de cinta de backup, una mera excusa para no hacérselo inmediatamente.

El caso es que al día siguiente, Pikachu se cansó de mover iconos de escritorio, y quiso llegar al siguiente paso.
– Oye ManOwaR, ¿sabes más formas de putear a los lusers a distancia?
– Por saber sé, pero no estoy seguro de si debo enseñarte, que menudo día de curro me diste ayer con la gracia de los iconitos.
– Va venga, enseñame.
– Vale, pero como vuelva a resultar en más trabajo para mi, te voy a pasar todas las llamadas, que conste.
– Acepto, venga enséñame.- está como un crío xD
– Vale, esta es más sofisticada, y a la vez más simple. Solo tienes que conectarte por VNC a los ordenadores de los lusers, y mientras están trabajando, pulsas alguna combinación de teclas que le putee.
– ¿Combinación de teclas?
– Si, por ejemplo, si pulsas la tecla de Windows y la M, le minimizas todo y le llevas al escritorio.
– ¿A ver?- lo hace en su ordenador.- ¡Anda! ¡Qué chulo! ¿Y hay alguna más?
– Claro, Windows mas L, le bloqueas el equipo, por ejemplo.
– Chachi. ¿Más?
– ¿No tienes suficiente?
– ¡Nunca!- empiezo a pensar que si de verdad este tío se hubiera molestado en aprender informática cuando tuvo oportunidad, ahora sería un BOFH de lo cabrones, cabrones…
– Pues por ejemplo, si pulsas CTRL + ALT + los cursores, le giras la pantalla.
– ¿A ver? – una vez más, primero lo tiene que probar en su equipo.
– ¡Juajuajuajua! ¡Voy a estar un rato entretenido! A ver a veeer… ¿qué nombre tiene el PC del Yayo?
– Que Chuck nos ampare….

Y otro día de llamaditas de lusers que dicen que el ordenador les hace cosas extrañas. No sé cómo no escarmenté el primer día y volvi a enseñarle cosas nuevas a Pokémon. El caso es que yo le pasaba las llamadas a él, pero mientras atendía al luser en cuestión, sonaba el otro teléfono y me tocaba a mi. Vaya tela…

Al tercer día, seguía sin estar satisfecho, así que anduvo casi dos horas rogándome casi de rodillas que le enseñara algo nuevo. Después de aguantar y aguantar, cedí (soy débil…) una vez más, pero esta vez de manera diferente.

– Mira para esto tienes que ir al puesto del usuario.- así me deja en paz.
– Vale, no importa.
– Hay muchos lusers que salen a fumar y dejan su ordenador sin bloquear. Estos lusers son tu objetivo.
– Continua.
– Se trata de que te pongas en su ordenador, vayas al escritorio, y les saques un pantallazo. Lo guardas con paint o lo que sea, y se lo pones de fondo de escritorio.
– Vale, así cuando muevan un icono, seguirá apareciendo el mismo debajo por la imagen, ¿no?
– Sí, pero no es eso lo mejor. Después de ponérselo como fondo de escritorio, se trata de que les bloquees el equipo, y que les muevas la pantallita de “pulse ctrl + alt + surp para desbloquear” a una esquina para que no se vea.
– ¿Y eso para qué?
– Porque el luser no verá que está el equipo bloqueado, y como verá sus iconos en el fondo de pantalla, intentará hacer clic en ellos, pero claro, no le funcionarán.
– Aaaahhh ya entiendo, ¡mola!
– Asegúrate de que lo grabas en vídeo por lo menos…
– Vale vale. ¡Gracias!

Uy uy uy…. mi idea era que después de que el luser cayera en la trampa de Pokémon, éste se riera un poquito en su cara, y luego le ayudara a dejarlo todo como estaba. Pero nada más lejos de la realidad… el cabronazo se reía escondido, y ahí le dejaba con el marrón. Bueno, más que con el marrón, con el teléfono, porque lo primero que hacían era cogerlo para marcar mi número…

Vale, tres veces es suficiente. Esto me pasa por hacerle caso a Pokémon, por lástima más que por otra cosa. Pero él si es un verdadero Operador Bastardo del Infierno sin sentimientos, un auténtico BOFH. No por lo de operador, sino por lo de Bastardo (o cabronazo más bien). Bueno, podría considerárselo, si tuviera unos conocimientos mínimos de informática, pero va a ser que no…

Pokémon llegó a su sitio, y la primera se la llevó en la frente…

– Oye ManOwaR…
– ¿Qué?
– No sé qué le pasa a mi ordenador, que le doy a los iconos del escritorio, ¡y no hace nada!

¡¡JAJAJAJAJAJAJAJA!!!

Le soluciono su “problema”, y se lleva la segunda.

– Oye ManOwaR…
– ¿Qué te pasa?.- ya me aguanto la risita.
– Mi ordenador hace cosas raras. Estoy “trabajando” (AKA jugando al solitario), y de repente se me minimiza todo y me saca al escritorio. Eso cuando no se me gira el monitor, ¡el solo! Creo que tengo virus…

¡¡¡JUASJUASJUASJUASJUAS!!!

Pero sí, amigos, sí. Aunque parezca imposible, volvió a caer una tercera vez, en la tercera cosa que le enseñé…

– ManOwaR…
– ¿Qué?
– Me han desaparecido los iconos de mi escritorio. Esto sí que tiene que ser un virus, macho…- según me lo está contando, mirando hacia mi, le devuelvo los iconos a su sitio.
– ¿A ver?- Me asomo a su pantalla- si los tienes ahí.
– ¿Eing? Si hace un momento no estaban…- cuando vuelve a mirar hacia mi, vuelvo a quitárselos.- ¡Mira! ¡Otra vez han desaparecido!
– Deja de tomarme el pelo Pikachu- le devuelvo los iconos.- que los tienes ahí mismo.

Pokémon ya no dice nada, y decide que es mucho mejor apagar su ordenador y largarse a fumar un cigarro.

xDDDDDDDDDDDDDDDDD

Vale, definitivamente Pokémon no es un BOFH, sino más bien un LOFH (Luser Operator From Hell), y además tonto del culo, que cae en sus propias “bromas”. Vaaaaaaaaaaaya telaaaaa……….

Entradas relacionadas:

Pokémon.

¿Cómo? ¡Me quieren echar!

Written by ManOwaR

El otro día vino un tipo a la oficina. Cuando llegué y pregunté “¿y ese tío quién es?, me comentaron que se trata del mánager general de compras del grupo, y está trabajando en conjunto con Y’eso para empezar un programa de reducción de costes para hacer que nuestra planta sea más rentable. Chachi.

El señor en cuestión es un hombre de unos 50 y muchos años, gafas de pasta, pelo blanco, y una carrera de hormigas blancas que recorren su mentón y bigote. Si no me llego a fijar bien, hubiera pensado que en vez de una perilla, era que el tipo había estado comiendo yogur sin cuchara ni manos y no se había limpiado. Encorbatado, enzapatoitalianado y entrajeado. Muy elegante. Su voz ronca denota falsa inteligencia. ¿Que por qué lo sé? Por lo que sucedió la primera vez que se dirigió a mi.

Estaba yo en mi sitio liado, para variar, con un servidor que da la lata. Por el rabillo del ojo veo como el menda se acerca hacia mi sitio con paso firme y la cabeza erguida. Yo sigo a lo mío.

– Oye.- se dirige a mi sin ningún respeto. Pokémon y Dislexia se me quedan mirando, esperando que salte con alguna. No voy a darles esa satisfacción, al menos de momento.
– Oigo.- espeto sin mostrar el menor interés, y sin levantar la mirada de mi monitor.
– ¿Eres el informático?- pregunta con voz inquisitiva.
– Soy uno de ellos.- mi vista sigue en el monitor, pero estoy atento a sus movimientos por el rabillo del ojo. El tipo se mueve nervioso mientras espera de pie una respuesta más concisa.
– Me ha dicho Y’eso que eres el informático.- insiste.
– ¿Ha venido usted a entrevistarme?- ahora sí levanto la mirada directamente hacia él, y éste da un paso hacia atrás. Esta respuesta sí que no se la esperaba. Es un tipo que está acostumbrado a que todo el mundo haga la bisagra con él. Pero yo no soy todo el mundo. Ni tengo por qué saber quién es, qué cojones. Ni se ha molestado en presentarse.
– No, no no.- su tono dubitativo es agradable, me encanta el miedo en la voz de los lusers.- es que tenemos un problema en el ordenador de Y’eso y necesitamos que lo arregles.
– ¿Qué problema hay?
– Que le faltan fórmulas en Excel. Además lo tiene en inglés y no me apaño.
– Que esté en inglés vale, pero ¿que le faltan fórmulas?
– Sí.
– ¿Por ejemplo?
– Por ejemplo, si quiero usar el condicional “SI”, lo pongo en inglés, pero no funciona, no está esa fórmula.
– Ahmm… ¿y qué es lo que pones en inglés?
– “YES”.- responde muy seguro de sí mismo. La cara de Pokémon es de “este tío sabe un montón, tiene un problema de verdad y esta vez ManOwaR va a tener que ir a arreglárselo”. Esa cara cambia en el momento en el que respondo.
– ¿Usted habla perfecto inglés, verdad?
– ¡Por supuesto!- se apresura a afirmar.
– Entonces sabrá usted, señor desconocido.- el hombre traga saliva al darse cuenta de que ni siquiera se ha presentado.- que en inglés, al contrario de en español, “yes” es una afirmación, y no un condicional. El condicional es “IF”.- se lo explico con todo el respeto que soy capaz.- ergo el problema no es que falten fórmulas.- mi mirada está diciendo “el problema no es del ordenador, es tuyo”, y parece que el tipo lo capta a la primera, dado que parece más interesado en sus zapatos italianos que en mi.
– Aaaahhhh…- esto es todo lo que es capaz de responder el anónimo bilingüe.
– Venga, que te lo voy a poner en cristiano.

Me levanto y voy directamente al ordenador de Y’eso. Le configuro el Office en castellano y a correr.

– Ale, ya puede usted utilizar el “SI”.

Parece que nuevamente, nos han mandado un cantamañanas para “solucionar” los problemas financieros de esta planta. Una persona que no tiene ni puta idea pero que ha sabido lamerle bien el culo a la persona adecuada para tener el puesto que regenta. Estoy harto de este tipo de gente, de verdad. Con la de gente competente que hay en el paro…

Esa misma mañana, cuando bajé de cambiar las cintas de backup del CPD, pasé por al lado del despacho de Epi, y me quedé parado al reconocer la voz del protagonista de esta historia hablando con Epi. La puerta estaba cerrada, así que no entendí muy bien de qué hablaban, pero alcancé a escuchar con claridad las palabras “informático”, “gilipollas” y “demasiado dinero”. Si resulta que este tío, dada la posición que tiene, ha dicho que soy un gilipollas y que le cuesto demasiado dinero a V, podría verme en un serio problema. Ntch, si es queeee…. al final voy a tener que instalar micros en los despachos de los peces gordos para enterarme bien de este tipo de cosas.

Resulta que el anónimo bilingüe se llama Toledaño, Toledaño Enelorto. Y es la propia Y’eso la que me lo ha dicho mientras me fumaba un cigarro, y mientras me advertía de que tuviera cuidado porque ese tío iba a por mi y quería que me echaran, y ella me tiene muchísimo aprecio y no quiere que me vaya. La pobre chica estaba casi llorando. Jo… qué tierno. Si tuviera sentimientos me habría enternecido.Una lástima que los #BOFHERS no tengamos alma. Bueno, a veces es una ventaja…. no, casi SIEMPRE es una ventaja dado el tipo de trabajo que tenemos, qué cojones. Pues nada, algo tendré que hacer.

Yo soy un tipo que no suelo planear casi nada. Me baso en la improvisación. Soy bastante bueno improvisando, creo. Así que dejé que transcurriera la mañana a ver qué acontecimientos se me venían encima. Un tipo como ese tenía que terminar jodiéndola por sí mismo sí o también, así que me limité a “auditar” todo lo que entraba y salía del ordenador de Y’eso, que era el que estaba utilizando Toledaño. Y en un momento dado, un email salió dirigido hacia Epi y el Yayo con un detallado informe de costes de la planta, en el que definía literalmente como “cáncer” al equipo de informáticos. Me sentí tentado de editar el informe antes de dejarlo llegar a su destinatario, de manera que ese cáncer se refiriera al coste que tenía que asumir la planta por tener a semejante engendro ahí, pero decidí que sería mejor dejar las cosas como estaban y ver qué pasaba.

Y mientras esperaba, decidí que sería buena idea cambiar la reserva del hotel de Toledaño, de un 4 estrellas con servicio de habitaciones y todo, a la pensión de la Paqui de aquí al lado, que no sé si tendrá estrellas, pero te ponen un cocido que resucita a los muertos. Por su bien más que nada, a ver si con el cocido se le reactiva la parte del cerebro que parece que no le funciona porque por lo visto se le ha podrido o algo así. Y además es más barato, por aquello de la reducción de costes y tal.

Ese mismo día por la tarde, me llegó una convocatoria de reunión para el día siguiente, con el departamento de IT, con Epi, el Yayo y Toledaño. Un maléfico plan empezó a tomar forma en mi cabecita…

Como buen Alcahueto que soy, sé que los directores no toman café de la máquina. Tienen una máquinita en una sala de reuniones, a la que van toooodos los días a hacerse su café de calidad, ya que los directivos no pueden beber la bazofia que sale de la máquina de los obreros, claro. No me fue difícil hacerme con la llave de esa sala, y echar un poquito de purgante que compré en la farmacia el día antes en el agua para el café que se hagan a primera hora de la mañana.

Cuando llegué a la reunión, ya estaban todos sentados (vaya, llegué el último y eso que entré en la sala 3 minutos antes de la cita). Toledaño tenía un aspecto un poco raro, muy distinto al del día anterior… era como si las chinches no le hubieran dejado dormir bien. Vaaaaya… Epi y el Yayo estaban un poquito pálidos también. Un portátil conectado al proyector de la sala esperaba encendido en el único sitio vacío de la sala.

La reunión comenzó con Epi explicando los costes que implicaba mantener el actual departamento de IT, con frecuentes comentarios de Toledaño añadiendo la frase “hay que reducir / eliminar este coste”. Pokémon aguanta con cara de mala leche, y yo haciendo como que la cosa no iba conmigo (y de hecho no iba conmigo, estos temas para los jefes, que yo de momento solo soy puta).

Llega un momento en la reunión en la que Toledaño se levanta, da un puñetazo en la mesa, y grita “¡Se tiene que ir a la calle!”. En ese momento saco la katana y salto encima de la mesa. Con un hábil giro la inserto en su estómago y la levanto con fuerza hacia arriba, desgarrando carne, hueso y vísceras, quedando éstas últimas desparramadas encima de la mesa ante la atónita mirada de todos. Acto seguido salto sobre su cuerpo inerte, le saco el corazón y lo levanto con un gesto de victoria.

Un codazo en el costado me despierta. Pokémon me mira molesto por haberme quedado medio dormido con mis fantasías en mitad de la reunión. ¡Ups! Parece que Epi ha terminado su discursito de tres cuartos de hora.

– ¿Y ahora qué?.- le susurro a Pokémon.
– Ahora estamos jodidos.- me responde con el mismo tono de voz, añadiendo carita de pena.
– Yo soy solo un externo, tienes que decir tú algo.- traducción: “este marrón te lo comes tú”.- Pokémon asiente y se pone en pie.

– ¡¡Pikachu, te elijo a ti!!

Comienza su discursito diciendo todo lo positivo que hemos hecho en el departamento en lo que va de año, y los proyectos que tenemos planteados ya para los meses venideros. Epi parece bastante convencido, pero el gesto de la cara está torcido. Me doy cuenta de que se está agarrando el estómago. En mitad de la oratoria de Pokémon, susurra un agónico “disculpadme”, y se marcha corriendo de la sala de reuniones. Parece ser que el purgante está haciendo su efecto, puesto que Toledaño tiene pinta de seguir el mismo camino dentro de poco. Pokémon sigue a lo suyo exponiendo los pros de tener un departamento de IT especializado ante la atenta mirada del Yayo. Toledaño por el contrario, está demasiado ocupado intentando que no le salga el vómito por la nariz, hasta que no lo soporta más…

– ¡¡¡PUUUAAAAJJJJGGGGHHHHh!!! – echa el desayuno, la cena de la noche anterior y parte de la comida en la papelera más cercana. En ese momento, si tuviera un puro en la boca, mi cara resultaría conocida para muchas personas de mi generación…

No por nada, lo del purgante era solo por joder. El Yayo decide aplazar la reunión, y una hora más tarde volvemos a juntarnos todos. El señor Toledaño Enelorto comienza con una frase tajante:

– Hay que eliminar el departamento de IT.- todos nos quedamos con cara de “LOL?”. ¿Me río o le meto?
– ¡Pero cómo vas a eliminar el departamento de IT! ¿Sabes lo que dices?- interviene Pokémon.
– Sí. Lo llevarán desde la planta de Zaragoza.- parece que Pokémon se ha quedado sin palabras. Toledaño nos mira a ambos con cara de satisfacción, pensando que ha ganado la guerra.
– ¿Algo que decir?- espeta mirándome directamente a mi.
– Sí, que buena suerte. Ah, y que no tiene usted ni idea, eso también.- contesto.
– ¿Cómo que no tengo ni idea? ¡Un respeto a tus superiores!
– A veeeer, haya paz.- me aclaro la garganta, menuda peste a pota que hay en la sala.- lo primero, usted no es mi superior, es Pikachu, y ni eso, porque soy externo, pero eso no viene al caso. Después, y dejando de lado que os haya deseado buena suerte en todo irónico, lo de que no tiene usted ni idea lo dije sin añadir “puta” delante de “idea”, así que lo dije con respeto, y con motivo.

Toledaño iba a saltar con alguna otra cosa, pero Epi le hace un gesto con la mano para dejar que yo continúe hablando.

– ¿Qué motivo?.- pregunta Epi.
– Muy sencillo. Los informáticos de Zaragoza podrán conectarse a los PCs de los lusers de manera remota, hasta ahí bien. Pero ya me explicará cómo van a hacer para controlar que el aire acondicionado del CPD no se joda, para encender o apagar a mano un servidor colgado, para llevar e instalar tóners nuevos a una impresora, y un largo etcétera.- Epi asiente, y Pokémon respira un poco más aliviado.- En resúmen, que se necesita a gente presencialmente aquí, o lo que os váis a ahorrar con nuestros sueldos os lo vais a gastar en las indemnizaciones por despido y en viajes desde Zaragoza y los correspondientes gastos de hoteles + dietas que ocasionarán para que los informáticos vengan cada vez que les haga falta.
– ¡¡Toooma ya!!- Dislexia, que había estado refugiado en un rinconcito de la mesa pasando desapercibido, no ha podido contenerse, aunque después de soltar eso se tapa la boca con las dos manos y se hunde en la silla de nuevo.

Puedo ver como una gota de sudor recorre la frente despejada de Toledaño Enelorto. Epi y el Yayo parecen convencidos, pero prefiero dar una puntilla.

– ¿A que no se había parado usted a pensar en eso? ¿Sabe cuánto dinero le costaría a V el despedir a Pokémon, que lleva en esta empresa más de 30 años? ¿A que no?.- me quedo mirando a Toledaño durante unos segundos esperando una respuesta que sé que nunca llegará.- pues por eso he dicho que no tiene usted ni idea, y ahora sí me permito el añadir, “ni puta idea”.- me siento y espero reacciones. Igual no tenía que haber añadido eso último, pero no lo pude evitar.

– ¡Pero tú si te vas a ir a la puta calle!- escupe de pronto Toledaño. Típica reacción de impotencia de alguien que tiene demasiado poder como para haberse equivocado en algo. Pero por mucho poder que se tenga, quien es gilipollas, es gilipollas…
– Eso tampoco lo ha pensado antes de decirlo, ¿verdad señor Enelorto?- me mira sorprendido.
– ¡Si que lo he pensado! ¡Por supuesto que lo he pensado! ¡Y tú te vas a quedar de patitas en la calle por mis cojones!
– Ufff… pues me temo que se va a convertir usted en un castrati. Le recuerdo que soy externo, y que si se rescinde el contrato entre V y mi empresa, a mi simplemente me asignarán a otra. No me voy a quedar en la calle, usted no tiene poder para eso.

El tipo se empieza a poner rojo. Disfruto del momento, pero disfruto aún más cuando Epi decide intervenir.

– Y además, que no, Toledaño, que no vamos a echar a ManOwaR de aquí. Es el único que conoce los equipos, servidores y sobretodo a los lusers. De los últimos 10 informáticos que han pasado por aquí ha sido el único que no se ha ido por voluntad propia a los 2 meses, y no me voy a arriesgar a meter aquí a alguien que no tiene ni idea.
– Pero…
– Lo siento, es mi decisión final, y no hay más que hablar.- Toledaño cae sobre su asiento, como fulminado por un rayo. ¡Jodó!- La reunión ha terminado.

Vale, ahora sí que puedo decirlo: ¡ME ENCANTA QUE LOS PLANES SALGAN BIEN! ¡AUNQUE NO SEAN PLANEADOS!

Al final de la jornada, estaba yo tan tranquilamente currando en mi sitio, cuando veo que Epi y Pokémon están despidiéndose de Toledaño en la puerta del despacho de Epi. El tipo me mira y se acerca, e inclinando el cuerpo me dice en voz baja…

– Esto no va a quedar así, chavalín.

A lo que yo respondo en el mismo tono y con mi mejor sonrisa…

– ¿A que tampoco se ha parado a pensar en las consecuencias antes de decir eso?

El tipo se marcha con cara de mala leche, y yo antes de irme a casa hago una llamadita al hostal de la Paqui, que su hijo es amiguete de toda la vida, dándole algunas instrucciones sobre qué ingredientes añadir a la cena de esta noche….

¡¡¡BWAJAJAJAJAJAJAJAA!!!

A veces la revancha llega ella solita…

Written by ManOwaR

Esta mañana, estaba yo trabajando todavía en la bendita migración del servidor de ficheros que falló este fin de semana (y que por cierto me va a tocar hacer el segundo intento el fin de semana que viene), cuando vemos aparecer al Yayo a toda prisa, con la respiración agitada y una gota de sudor en la frente y todo.

– ¡Pokémon! ¡Pokémon!
– ¿Qué pasa Yayo?
– ¡Que tenemos todas las líneas de producción paradas! – desde luego que cenizos que son, mira que es difícil parar todas las líneas de producción, ha debido ser una catástrofe.
– ¿Y eso por qué? ¿Qué ha pasado? – Pikachu aprieta el culo. El Yayo le intimida dada su posición de Director General.
– ¡Me han dicho que no pueden declarar la producción, y tienen más de 60 palets amontonados esperando para ser declarados y no los pueden expedir!
– Joder, ¿60 palets? ¿Y lo dicen ahora? Anda ManOwaR, échale un vistazo al sistema.
– Ya lo estaba haciendo. Esto está funcionando estupendamente, pero eso sí, no recibe transacciones desde anoche. Yayo, ¿quién te ha dado el aviso?
– ¿Para qué quieres saberlo?.- Pokémon me mira con una mirada de complicidad. Él también quiere venganza contra aquel que le ha dado el aviso al Yayo en lugar de directamente a nosotros.
– No, para que cuando lo arreglemos.- Pokémon es un hacha.- avisarle directamente al que ha dado el aviso.
– Ah vale, pues ha sido Fulano Tontolano.
– Ok, lo arreglamos en seguida.
– Vale gracias, jo, da gusto con este departamento de IT.

El Yayo se marcha. En ese rato yo me conecté al sistema con el emulador y vi que funcionaba perfectamente.

– Oye Pikachu, esto funciona bien macho.
– Pues vamos a hablar con Fulano Tontolano para que nos diga qué no funciona exactamente.
– Vamos. Dislexia, te quedas solo.- ni me contesta, está demasiado concentrado con el buscaminas en modo experto.

Llegamos a la fábrica y localizamos al tal Fulano.

– Bueno, ¿qué es lo que no funciona?
– Las pistolas de radiofrecuencia, no podemos declarar la producción.
– Vale, ¿y no os pusimos puestos fijos con escáners manuales para hacerlo también?
– ¡Pero eso es muy incómodo, y un coñazo!
– Un coñazo es tener que aguantar gilipolleces como la que acabas de decir. ¿Te das cuenta de que tienes la fábrica parada porque no te sale de los cojones utilizar una herramienta que os hemos puesto, y para la que os hemos dado formación?.- ahí Charmander poniendo autoridad al tema.

Voy a poneros en situación: en V hay un sistema mediante el cual, a través de unas pistolas de radiofrecuencia que se conectan a la red vía Wifi, pueden declarar producción, mover palets de almacén (en el sistema, no físicamente, se entiende), y un montón de cosas más. Tenemos un emulador de la aplicación de las pistolas, con unos escáners (unos automáticos, otros manuales, ya deberíais conocer la historia de estos escáners si sois asiduos a este blog) que hace exactamente lo mismo, solo que en lugar de ser pistolas inalámbricas, son puestos fijos. También hay, como último recurso, otros emuladores instalados en los ordenadores que permiten hacer lo mismo, solo que tienes que meter la etiqueta a mano. En total, 3 métodos diferentes para hacer lo mismo.

– ¡Pues no es mi culpa si el sistema no funciona!
– El sistema va de puta madre.- ahora me toca intervenir a mi.- lo que sucede es que tienes los huevos cuadrados por parar la fábrica antes que tener que currar un poquito más escaneando las etiquetas en un PC móvil en lugar de con una cómoda pistola de radiofrecuencia.
– Pues, pues…
– Por no hablar de que tienes la mala hostia de avisar al Director General en lugar de a los informáticos.- eso le dolió muchísimo a Pokémon.
– Pero, pero…
– Por no hablar de que habéis tenido los santos huevos de esperar a que haya 60 palets acumulados antes de decir nada.- lo estoy disfrutando, lo siento.- anda lárgate y ponte a declarar la producción con el escáner móvil mientras arreglamos las pistolas.

Fulano Tontolano agacha la cabeza y se marcha arrastrando los pies. No sé qué tendrá ese tío contra el departamento de IT, pero está claro que nos la ha intentado jugar. Y aunque le haya salido el tiro por la culata, eso no quedará así, no señor…

Me cojo una pistola y me voy donde está el router Wifi. Ahí funciona perfectamente. Según me alejo, en seguida pierde la cobertura. Me voy a uno de los repetidores de Wifi, y veo que alguien lo ha desenchufado. Lo enchufo y en seguida cojo cobertura con la pistola. Voy al segundo y último repetidor y me encuentro la misma situación.

De vuelta a mi sitio, le cuento el percal a Pokémon.

– ¡Se va a cagar ese gilipollas! ¡Vente conmigo!.- salimos disparados hacia el despacho del Yayo. Después de que Pokémon le explica al Yayo lo sucedido, éste se queda inquieto por el porqué.

– ¿Así que alguien ha saboteado los repetidores, no?
– Así es.
– Ok, voy a avisar a mantenimiento para que los metan en un cajetín bajo llave.
– Eso estaría bien..- Pokémon respira aliviado.
– ¿Y qué pasa con el tal Fulano Tontolano?- pero yo quiero más, ¡¡quiero maaasss juuuahahahhahahah!!
– ¿Qué quieres decir?
– Que está claro que ha sido él el que la ha liado de esta soberana manera. Y sinceramente Yayo, no me gusta que nadie intente venir a joderme y que salga impune.- el gesto del Yayo era de mosqueo, así que “delego” en él el “castigo”….
– Ya lo había pensado. Se va a pasar los próximos días declarando todos los palets pendientes, él solo, y con el emulador en el PC.
– Suponía algo así… ¿puedo ir yo a decírselo?
– Hmm vale me harías un favor, que estoy muy ocupado.
– ¡Vale!

Me voy corriendo a la fábrica y doy con Fulano.

– ¡Fulano! ¡Fulano Tontolano!
– ¿Qué pasa?
– Ya hemos arreglado el pequeño “incidente” que HAS causado.- enfatizo la palabra “has” para que se de cuenta de que sé que ha sido él. Él se mueve nervioso en su silla.
– ¿Ah sí? ¿Qué bien, no? ¿Entonces ya podemos trabajar?
– No me toques los huevos, que trabajar podías hacerlo igual sin pistolas. Pero sí, ya se pueden usar las pistolas, aunque tú no las vas a usar más de momento.
– ¿Por qué no?
– Órdenes del Yayo. ¡Ah! Y me ha dicho también que te encargues tú solito de declarar la producción de tooooodos los palets pendientes. Aunque tengas que echar horas.
– ¿Cómo? Joder, me voy a tirar la vida para hacerlo sin pistolas. Menos mal que está el escáner móvil…
– Hmm nop, de hecho el Yayo ha insistido en que lo hagas a manubrio con un PC. Pero tú tranquilo, que tienes uno a apenas 20 metros de donde tenéis amontonados los palets.
– ¿Cómo?
– Lo que oyes.- estoy disfrutando. Su cara ha cambiado de nerviosismo a preocupación, de preocupación a incredulidad, y de ésta a flipping in the rox. Por último, su expresión es la de un tío al que le acaban de echar 20 años encima de golpe.
– ¡No me lo creo! ¡Voy a hablar con el Yayo! – me mira con una cara como diciendo “es imposible, te lo estás inventando para devolvérmela”.
– Ve, ve…

Y para allá que se va, con paso decidido y firme. Y yo detrás. Veo como entra en el despacho del Yayo, y me quedo a una distancia prudencial. Al poco de entrar, un alarido estremece toda la planta de oficinas…

– ¡¡¡¡¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!

MUAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAA!!!

Entradas relacionadas:

¡No funcionan las pistolas!
BOFH Revenge: La odisea del Bocinas

Historias cortas BOFH: El canuto

Written by ManOwaR

He tenido dos semanas de locos. Muchísimo trabajo y no he dado a basto. Eso aparte de tener que aguantar lusers incompetentes tratando de entorpecer mi trabajo. Menos mal que finalmente, hoy viernes la cosa ha estado más tranquila. El trabajo “gordo” está terminado, y solo quedan tonterías por hacer, así que he decidido tomármelo “libre” y hacer lo menos posible. Que me lo he ganado, oye, que hoy hago mi 12º día consecutivo trabajando (sí, me tocó pringar el sábado y domingo pasados por un problemón en los servidores de CIM plus).

El caso es que andaba yo haciendo el canelo con unas etiquetas que habían salido mal de una impresora. Les quité el precinto y las enrrollé sobre sí mismas, formando un canutillo.

– ¿Qué haces?- a Pokémon le intriga que esté jugando con unas etiquetas en lugar de con algún aparato electrónico y un destornillador como acostumbro.
– Pues nada, un canutillo.
– ¿Para qué?
– Pues mira, te metes una bolita de papel en la boca, la ablandas con la saliva, la metes en el canuto y al soplar sale disparada.
– Ah coño, ¿tú qué te has pensado? Yo era un experto tirando con el canuto en mis tiempos.
– Ahmmm..- miro a Pokémon con una mirada desafiante. Él por supuesto se da cuenta y acepta el desafío.
– ¡Pásame unas pocas etiquetas de esas, que me voy a hacer yo uno y verás!

Le paso las etiquetas, y en seguida las tiene enrrolladitas y con su canuto preparado. Se prepara un arsenal de bolitas de papel sobre su mesa, listas para ser disparadas sin piedad.

– Bueno, ¿a qué le disparamos?
– ¿A qué? ¿Por qué no a quién?- Pokémon se me queda mirando con cara de sorpresa, como si fuéramos a matar a alguien a canutazos. Yo evidentemente lo he dicho de broma.
– Nah, nah, que luego se mosquean. Venga, vámonos a una sala de reuniones, que hay pizarras, y dibujamos una diana.
– Vale.

Y para la sala de reuniones que vamos. Dibujamos una diana con diferentes puntuaciones, y pactamos que cada uno hará 10 disparos a una distancia de unos 7 metros. Finalmente, pokémon me gana, por poco, pero me gana. Le doy la mano y le felicito. Y después de este ratito divertido y gamberro recordando la época del colegio, volvemos para nuestros sitios.

Me deshago del canuto y me pongo a trabajar. Nos llega una alerta urgente de un problema en un servidor e inmediatamente me pongo a currar para solucionarlo. Y como no, Murphy lo sabe, así que suena mi teléfono.

– Pikachu, píllalo tú anda.
– Vale. – lo coge.- ¿qué pasa?

No llego a oir lo que le dice el otro, pero sí lo que contesta Pokémon después…

– ¡Pues te jodes, no haberla bloqueado!
Clac. Y cuelga.

Inmediatamente, se pone a preparar más bolitas. Yo pensé que había tirado su canuto a la basura como hice yo, pero no… A los dos minutos aparece Rompetechos hecho una fiera por la puerta.

– ¡Ya me estás desbloqueando el usuario que para eso te pagan!
– ¡No me sale de los cojones!.

De pronto, se oye un sonido agudo… “Zzzzup!!” y una bola de papel se incrusta entre las cejas de Rompetechos. Éste se queda paralizado, no se lo esperaba, y antes de darle tiempo a reaccionar, una segunda bola le golpea en la ceja izquierda.

– ¡Me cago en..!- una tercera le da en la barbilla.
– ¡Joder! ¿pero qué haces?- una cuarta bola le impacta en plena nariz. Joder qué puntería tiene el cabronazo, y eso que se estaba moviendo el otro.

Pero lamentablemente, Pokémon no tuvo tiempo suficiente para fabricarse más munición. Rompetechos al darse cuenta, comenzó su marcha a paso firme hacia la posición de Pokémon. Éste, como suele ocurrir, evolucionó. Su pelo y sus cejas comenzaron a ponerse amarillo limón, mientras que sus ojos se tornaron en un color verde turquesa.

– ¡¡Ooonnnn daaaaa viiiii taaaaaalll… YAAAAAA!!

En 0,0002 segundos, el canuto de Super Pokémon impactó de lleno en plena frente de Rompetechos con una fuerza tal que éste cayó de espaldas, con los pies por delante (os aseguro que el canuto hecho con 5 etiquetas de 15×9 cm pesa lo suyo).

Mientras escribo estas líneas, Rompetechos está en el servicio médico con un chichón que no veas. Y Pokémon en el despacho del Yayo. A veces mi trabajo es una puñetera mierda, estresante y capaz de sacar de quicio al más cuerdo, pero momentos como este hacen que merezca la pena aguantar todo. ¡Cómo me lo paso! xDDDDDDDDD

El Inventario Físico™, o cómo echarle morro al asunto.

Written by ManOwaR

En Noviembre, como todos los años, se hace un inventario físico anual en la planta. Y encima se hace manual, con unas tarjetitas que rellenan a boli, y que luego se las dan a las chicas de contabilidad para que las “contabilicen” metiendo las cantidades en un Excel. Una vez cuadradas todas las cantidades en los Excel de las de contabilidad, se compraran los datos con en stock teórico que hay en SAP, y se saca la diferencia. Facil, ¿verdad? Además, para amenizar el trabajo, se hace en sábado, por no interferir con la producción.

Yo por mi parte me negué a ir. Ya estuve el año pasado y anduve 14 horas perdiendo el tiempo para que me pagaran 40 miserables euros y ni un bocata nos compraron. Así que me quedé en casita. Pero claro, en los días anteriores, que había que prepararlo todo, querían que el informático estuviera dejándoselo todo masticadito.

– A ver Chucky, si es muy fácil, atiende: en la parte de arriba solo tienes que poner si se trata de un palet, un lote incompleto, o si son piezas sueltas, ¿vale?
– Vale, eso lo tengo entendido.
– Bien, pues debajo solo tienes que poner el tipo de material que es, número de cajas si las hay, piezas por caja, y el total de piezas.
– ¿Y cómo sé yo todo eso?
– Porque cada palet tiene su etiqueta donde lo pone, solo tienes que copiar, y comprobar que lo que dice la etiqueta es verdad, mira si el palet está entero. En los incompletos más de lo mismo, y si son piezas sueltas, pues las cuentas.
– Ahm, vale. ¿Y este recuadro de abajo p’a qué es?
– Ahí es donde firmas.
– ¿Tengo que firmar?
– Síp.
– ¿En todas las tarjetas?
– Síp.
– Joder, qué ganas de tocar los huevos.
– Ya te digo. Bueno, ¿te ha quedado claro cómo rellenar las tarjetitas?
– Sí hombre sí.
– Claro, como solo es la 20ª vez que te lo explico, se te ha quedado pronto. Pues ale majete, ahora te toca explicárselo tú a los operarios.
– Marchando.

Ya verás tú la que va a liar. Pero bueno, es el jefe de supervisores, él sabrá. Yo la formación ya se la he dado, y no es tan complicado, coño, que hasta un luser con medio dedo de frente se enteraría cuando se lo has explicado 4 ó 5 veces. Sin exagerar.

Mi cometido en el inventario se limitaba a sacar una foto del stock el viernes a última hora y bloquear el acceso a SAP a todo el mundo para que nadie pudiera modificar nada. Y es lo que hice. Pero como no podía ser de otra manera, el sábado a primera hora, y cuando digo primera hora me refiero a las 7 de la mañana, me suena el móvil.

– ¿Dighamehhfff?
– ManOwaR, soy Pokémon.
– Joder Pikachu, ¿qué hora es?
– Las 7. ¿Te he despertado?
– Evidentemente. ¿Qué pasa?
– Que no puedo entrar en SAP.
– ….
– ¿ManOwaR?

Clac. Apago el móvil. Manda cojones que me despierte el sábado a las 7 de la mañana porque no puede entrar en SAP. NADIE tiene que entrar en SAP durante el inventario. Lo que no sé es por qué no apagué el móvil cuando me fui a la cama, sabía que esto IBA a pasar.

Ya a eso de las 11 me levanto y vuelvo a encender el teléfono. Hala, 4 llamadas perdidas, todas de Pokémon. Le llamo…

– ¿Diga?
– Hola Charmander. Acabo de ver tus llamadas perdidas. ¿Qué pasaba?
– Ah nada, que no podía entrar en SAP. ¿Dónde te habías metido?
– Estaba en las minas de Moria matando trasgos y ayudando a Gandalf el Gris a luchar contra el Balrog (sí, tengo sueños frikis).
– ¿Cómo?
– Nada, que me quedé sin… batería.
– Ah, bueno. Pero ya da igual.
– No si ya lo suponía. Bueno, ¿todo bien entonces?
– Sí, si, ningún problema.
– ¿Entonces puedo apagar el teléfono, no?
– No, no, déjatelo enceidido por si acaso.
– Eso también lo suponía. Hale pues, hasta luego.

Clac. Manda huevos el carro de leña. A eso de las 11 de la noche, vuelve a sonarme el teléfono.

– ¿Diga?
– ManOwaR soy Pokémon.
– ¿Qué pasa?
– Que los datos del inventario no cuadran con los de la foto que sacamos de SAP.
– Claro, por eso se hace el inventario, para cuadrar estos stocks.
– Ya, pero es que según los datos que tenemos, perdemos más de 2 millones de Leuros en stock, y va a ser que no.
– ¿LoL?
– Eso mismo. ¿Qué ha podido pasar?
– Me conecto desde casa y te llamo, voy a echar una ojeada.
– Vale.

Me conecto por VPN y entro en SAP. Compruebo los logs y nadie ha tocado nada. Desbloqueo ya a los lusers y vuelvo a activar los jobs que había pausado. Miro las fotos, y los stocks están perfectamente. Vuelvo a sacar fotos en ese momento, y comparo las fotos que saqué el viernes y las que acababa de sacar: exactamente iguales. La parte informática está toda correcta, pero me huelo que la parte “humanoide” no… Llamo a Pokémon…

– ¿Diga?
– Pikachu, soy yo.
– ¿Quién es yo?
– Tu madre, ¿quién voy a ser? ¿vas a venir a cenar o que? ¡que mira que hora es y se te va a enfriar el cocido!
– Tú no eres mi madre.
– Va, deja de hacer el tonto Charmander, que son las 11 y pico de la noche y estaba a punto de irme de juerga cuando me llamaste.
– Ah coño, eres ManOwaR.
– ¬¬
– Bueno, ¿has visto algo?
– Sí, he visto que informáticamente hablando, todo está bien.
– ¿Entonces?
– Entonces vamos a buscar la raíz del problema desde abajo del todo. Busca a Chucky y comprobad las tarjetas de inventario.
– Vale, ahora te llamo.
– No, no me llames que me voy a…
Clac.

¡Será cabrón! Buah, me da igual, yo me voy de bareta…

A eso de las 3 de la madrugada, vuelve a sonarme el móvil. Y sí, es Pokémon. A este tío le da igual llamarme a las 7 de la mañana o a las 3 de la madrugada.

– ¿Qué pasa?
– ManOwaR, ya sé dónde está el error.
– Ahm, bien por tí.
– Hemos revisado todas las tarjetas de inventario, y resulta que las han rellenado mal. Han puesto la referencia del artículo en la cantidad, y por eso salen todos los datos mal.
– Enhorabuena. ¿Y por qué me llamas para decírmelo?
– Nada, para que lo supieras.
– Ahm, vale. Pues buenas noches.
– Buenas noches, hasta el lunes.
Clac.

Y ahora mi venganza…espero tres cuartos de hora mas o menos, calculando la hora en la que Pokémon ya habrá llegado a su casa y esté acostado o a punto de acostarse, y le llamo al móvil.

– ¿Diga?
– Hola Bulbasaur, soy ManOwaR.
– Ah, ¿qué pasa?
– Nada, solo para que supieras que el Lunes no voy a ir a trabajar.
– ¿Por qué?
– Todavía no lo sé, te llamaba solo para que lo supieras.

Clac.Jojojojojojo!!

.