Caos - Blog de un BOFH CualquieraBlog de un BOFH Cualquiera

Caos

Written by ManOwaR

Si habéis visto “La Jungla 4.0” o “La jungla de cristal 4” entenderéis el teorema del caos. Eso o sois matemáticos de profesión. A lo que vamos… ¿qué pasaría si, a día de hoy, nos quedáramos sin electricidad? Podríamos sobrevivir el tiempo que duraran las baterías de los móviles y los portátiles. Pero, ¿y cuando se acaban? La comida de los frigoríficos se estropearía, no habría agua corriente, no habría teléfono. Todas nuestras necesidades básicas se verían seriamente afectadas. ¿Y qué pasaría entonces? El caos, la anarquía. Cada cual tendría que buscar la forma de sobrevivir o perecer en el intento. Aparecerían profetas anunciando el fin del mundo, o enfermos mentales vestidos de demonio con carteles de “El fin está cerca” por la calle. Las tiendas serían saqueadas por hambrientos o previsores en busca de alimentos con los que subsistir. Habría asesinatos por proteger una lata de fabada asturiana. Las fuerzas de la ley intentarían controlar la situación en la medida de lo posible, pero llegaría el momento en el que ellos mismos tuvieran que luchar por sobrevivir.

Esto es lo que ocurriría más o menos si el teorema del caos se hiciera realidad en el mundo en el que vivimos. Pero, ¿y los lusers? ¿Qué sucedería si esto le pasara a los lusers? Digo más… ¿qué pasaría si esta situación se diera con los lusers de V? Ayer fue un pequeño fin del mundo en V.

Llegué a V como siempre a las 8. Encendí mi ordenador y me puse a revisar alertas y el correo. Monitoricé las tareas nocturnas. Todo bien. A las 8:10 llegó Pokémon, que como siempre había ido lo primero a fumarse un cigarro. Yo a lo mío.

A las 8:25 entra por la puerta Steve Urkel, el proyecto de BOFH maligno que vino a V hace poco.

– Bu-buenos días Pokémon. Hola ManOwaR.
– Nosdías Steve.

Urkel se acerca a su ordenador y pulsa el botón. De pronto, se apaga la luz, y se oyen las típicas voces de “¡¡¡ooooohhhhh!!!”. Miro a mi alrededor; mi ordenador y el de Pokémon siguen encendidos (el de Urkel ni llegó a encenderse). Bien, el SAI gigantesco que tenemos en el CPD ha hecho su trabajo.

– Pokémon, voy arriba.
– Vale.- sigue jugando al solitario por VNC, se la pela que no haya luz.
– Urkel, vente conmigo, que te voy a enseñar como funciona el SAI.
– Ya sé cómo funciona un SAI.
– No uno de dos toneladas. Su-be.- apunto con el dedo hacia la puerta con tono autoritario. Agacha la cabeza, resignado porque su ordenador no estaba conectado al SAI, y viene detrás de mi.

Cuando salimos por la puerta del departamento, los lusers están como locos. Sus ordenadores siguen encendidos, pero como no hay luz, todos están haciendo el canelo.

– ¡ManOwaR! ¿Qué le ha pasado a la luz? – claro, porque la luz eléctrica tiene que ver con la informática. Razonamiento luseriano. De camino al CPD llamo con el móvil de empresa a los de mantenimiento para que miren qué pasa. Entramos en el CPD. El SAI está pitando. Dice que le quedan 101 minutos de batería. Bien.

Al poco me llama Manolo el de mantenimiento para decirme que el problema no es nuestro, debe ser una avería en la calle. Me asomo por la ventana y veo que están 3 personas de mantenimiento en la calle. Vale, debe ser general, igual va para largo. Le enseño a Urkel qué servidores hay que apagar. Los dos AS/400 que ya solo se usan para consulta, el servidor de aplicaciones que monté el otro día y que de momento no tiene nada, los servidores de backup de dominio y CIM+, el del antivirus y el del WSUS. Bien, el consumo ha bajado y ahora el SAI dice que quedan 120 minutos.

El SAI que tenemos es un monstruo de 2000 kilos que es capaz de abastecer a los 13 servidores y los 90 ordenadores con sus respectivos monitores conectados a él durante hora y media, teóricamente. Nos bajamos para abajo. Voy avisando a los lusers de que esto puede ir para largo, y de que si se van del PC apaguen el monitor. Me voy a mi sitio y apago mi ordenador completamente, no quiero saber nada. Dejo a Urkel con Pokémon y me voy a por un café… mierda la máquina no funciona, qué listo soy. Pues nada me voy al bar de enfrente, y de paso pregunto a la gente de fuera qué está pasando.

Cuando salgo del bar veo que siguen ahí los de mantenimiento, con Epi, dos tíos con mono de Iberdrola, y un señor trajeado. Me acerco a curiosear como que no quiere la cosa…

– Que le digo que no podemos hacer nada.- el que parece el jefe de los de Iberdrola le habla a Epi.
– ¿Pero cómo no van a poder hacer nada? Esto es de locos.
– Oiga, a mi me dijeron que cortara los cables de la zona 9 y eso he hecho. Y si no me dicen lo contrario no puedo hacer nada más.- Epi se echa las manos a la cabeza.
– Está usted tomando nota, ¿no?- Epi se dirige al señor trajeado.
– Sí, sí, no se preocupe.

Paso de largo y me vuelvo para dentro. Subo al CPD, quedan 62 minutos, va bien la cosa. De pronto, el SAI empieza a pitar de forma escandalosa… una gota de sudor frío me recorre la espalda. Miro el display y pone que quedan 2 minutos.

– ¡¡¡Me cago en…!!!

Apago los servidores de forma controlada todo lo rápido que puedo, pero no me da tiempo a hacerlo con todos antes de que el temido “buuuuufffffffffff” termine el trabajo. Todo off. Juas. Espero que no se haya crujido nada. Llamo a Pokémon y le cuento lo ocurrido, y me responde que piensa que la empresa que lleva el mantenimiento del SAI son super profesionales y muy guapos, y que les va a regalar un jamón por navidad o algo así.

Al instante me llama un Indio escupiendo inglés de vallekas. Me dice que nuestro sistema ha caído. Le doy las gracias por la información.

Bajo para abajo. Los lusers están todos reunidos en el área de logística. Creo que hablan de piquetes. Yo paso de largo antes de que detecten mi presencia y me voy al despacho de Epi, donde éste está con Mr. Potato, Pokémon y el señor trajeado. Me entero que resulta que iba a demoler un edificio de aquí al lado, y los de Iberdrola tenían orden de cortar el suministro eléctrico. Pero se equivocaron de cable. Y se equivocaron con cizalla, para evitar arrepentimientos oye. Epi está que echa humo, y no es para menos. Me voy del despacho a buscar un rincón oscuro donde descansar, pero un luser me intercepta.

– ¡ManOwaR! ¿Qué pasa con los ordenadores?
– Que lamentablemente necesitan electricidad para funcionar.
– ¿Y por qué no funcionan? – otro razonamiento típico luseriano.
– ¿Tú qué crees?
– ¡No lo sé! ¡Solo sé que no puedo trabajar! ¡Y tenía que enviar unos albaranes urgentemente!
– No sé por qué me molesto en intentar que deduzcas algo. A ver merluzo, si no hay electricidad, los ordenadores no funcionan.
– ¡Pues Mister Potato tiene su ordenador encendido!
– Porque es un portátil, y tiene batería.
– ¡Pues dame un portátil!
– Si hombre, y te conectas a internet con el router apagado.
– Vale.
– ¿Y si te regalo una peonza y te vas a jugar al parque?
– ¿Eing?
– Creo que te llaman por ahí.
– ¿Dónde?

Aprovecho su estupidez para escaquearme, pero otro luser me intercepta. Tintín, el mánager de compras.

– Oye ManOwaR.
– Miedo me das.
– No mira, ¿no podemos alquilar una máquina de esas que generan electricidad con gasolina? Como las que ponen en las fiestas de los pueblos.
– Si encuentras una que genere 12.000 voltios me avisas.
– ¿Pero se puede?
– ¿Dije 12.000? Quería decir 24.000 voltios.
– Osea que no se puede.
– Por intentar no perdemos nada. De hecho si me dejas en paz inténtalo todo lo que quieras.
– Vale.

Corro. Como si me fuera la vida en ello. Al ir a subir las escaleras hacia el CPD me encuentro a tres lusers intentando meter la mano en la máquina de snacks. Mal va la cosa, mal… yo hago caso omiso y me escabullo.

A los 15 minutos de entrar en el CPD, un sonido de algo MUY pesado cayendo al suelo rompe mi tranquilidad. Abro con miedo la puerta y me asomo. Una brisa fría me golpea la cara. Escaleras abajo se oye el silencio. Sí, se oye el silencio. Ese tipo de silencio sospechoso que te hace pensar que está siendo “provocado”, de alguien intentando no hacer ruido. Me armo de valor y bajo las escaleras. Una bolsita de “Maltesers” está en un escalón. La recojo. Cuando alzo la mirada, veo a tres lusers como hienas rapiñando lo que pueden de la máquina de snacks volcada. De pronto, uno gira la cabeza y sus pupilas llenas de intenciones homicidas se encuentran con mi temblorosa mirada. Acto seguido, los otros dos hacen lo mismo.

– Mierda, me han visto…- abro la bolsa de Maltesers y se la lanzo al aire. Afortunadamente los tres se lanzan a por ella como perros de presa y me dan el tiempo suficiente para escapar por la puerta de emergencia. Bajo las escaleras y voy hacia la entrada principal, dispuesto a ir a por el coche y marcharme a casa, lejos de esta casa del terror. Sin embargo mi gran corazón me traicionó (si es que en el fondo solo soy BOFH con un ordenador delante…). Una dama, rubia con ojos azules y un cuerpo de muñeca Barbie, sujetando un bocata de lomo con queso, se defiende como puede con un palo ante dos lusers frente a la entrada principal. La muchacha me ve, aún en sus cabales, y me pone ojitos de cordero degollado. Joder, cualquiera se resiste ante esa mirada. Salgo corriendo hacia ella, y aprovechando el despiste de los dos lusers, arrea con el palo a uno en la cabeza, dejándole KO automáticamente.

– ¡Tírales el bocata!- le grité, pero claro, la chica es alemana y no comprendió mis intenciones. Yo lo dije para que lo lanzara y el luser restante fuera a por él como los de la máquina con los Maltesers, pero ella lo entendió mal. El bocata de lomo con queso hizo un impacto crítico en la oreja del luser, causándole 9999 puntos de daño y aturdimiento durante 3 turnos. Al final la cosa no salió tan mal, ya que nos permitió escapar de esa locura.

A las 10:50 volvió la luz, y fue como una medicina. Los lusers salieron de su estazo luserzombieril y volvieron corriendo a sus puestos de trabajo. Yo subí al CPD y enchufé los servidores de nuevo. Todos arrancaron bien… excepto el de CIM+. La base de datos de Oracle se había corrompido por un mal apagado del sistema. Me suena el móvil.

– ¿Diga?
– ManOwaR, soy Flinstone.
– Tú dirás.
– No funcionan las pistolas de código de barras y no podemos hacer expediciones.
– Estoy en ello.
– ¿Cuánto te va a llevar?
– Depende de lo que tardes en colgar.
– Pero, ¿lo vas a arreglar?
– Que sí, coño, déjame trabajar tranquilo.
– ¿Pero para cuándo lo tendrás arreglado? Que tengo aquí 3 trailer esperando.
– Retard.
– Ok, gracias.
– ¿lol?

Clac. Ya ni me sorprendo. Una hora me llevó arreglar la puta base de datos corrupta. A eso de las 12 bajo de nuevo y enciendo mi ordenador. Parece que todo ha vuelto más o menos a la normalidad, excepto por la máquina de snacks volcada y saqueada, y un par de lusers con chichones. No veo a Pokémon ni Urkel por ninguna parte. Llamo a Pokémon al móvil.

– Bulbasaur, ¿dónde coño estás?
– En el CPD.
– ¿Y se está bien ahí?
– Quería un poco de tranquilidad. Aunque hace un poco de calor aquí.
– No me jodas, mira el termostato, ¿cuántos grados hay?
– 34.
– ¡Me cago en la leche! ¿Está encendido el aire acondicionado?
– Pero si estamos en Abril, ¿para qué quieres aire acondicionado?
– Porque tienes 34 putos grados en la sala de servidores, animal. Enciéndelo.
– Le he dado pero no sale aire frío.
– Llama a mantenimiento y que vayan echando ostias para allá.
– Vaaale vaaale, joder qué prisas el niño.

Clac. Algún día le daré su merecido. Pero hoy estoy demasiado ocupado. Compruebo que las pistolas están funcionando y que todo está en su sitio.

Al final del día me enteré que el tío trajeado era un notario. Epi le va a pasar factura de todos los desperfectos a Iberdrola. Espero que también me paguen un psicólogo, porque después de hoy, lo voy a necesitar.

PD: No sé dónde cojones se metió Urkel en todo el día. Pero como el lunes vuelva le voy a medir la espalda con un cable ethernet categoría 6.

8 comments on “Caos

  1. Resumen: Has tenido un gran día eh? Y no te hicieron cambiar bombillas o poner la radio luego? Santa paciencia… Eso si, tu relato me ha dado unas ganas locas de jugar una partidita de rol! 😛

  2. Que grande, con el relato me dan ganas de volver a leerme el libro de “zombis:guia de supervivencia”, es un libro bastante friki y te ries un rato con los consejos y respuestas de que hacer o no hacer ante un zombi. Alomejor te sirve ante los lusers xD.

    Sigue asi!

  3. Yo también me he leído ese libro, jejeje…

  4. Me parto, me parto.

    Joooo!! con lo que yo me había reido con la serie de TV de Steve Uukel y sus gafas, pantalones y tirantes y ahora le estoy cogiendo una mania al tontonazo este que te han puesto de becario.

    Ya puedes darle caña, que si te relajas pronto te dará las ordentes a ti.

    -cocacolero-

  5. Ya sabes, a partir de ahora ten siempre un rifle o una escopeta de doble cañón en tu mesa de trabajo, por si las moscas… xD

    Sigue así tío.

  6. Jodó vaya dia…. y te lo querías perder!!!!

    Entre los “sindicalistas” secuestradores y los “luserzombies deborasnacks” lo teneis todo en V… vaya tropa!!! Oye, no nos has contado nada de como terminó la cosa con la “supernena alemana”… no hubo nada de nada despúes de ese encuentro heróico mañanero???

    Sigue así…

  7. La alemana?? Nah, jejeje… es como una “Barbie luser”, no va conmigo 😛

    Gracias por los comentarios, animan a seguir escribiendo 🙂

    Saludos.

  8. Quillo, son vatios, no voltios. Con 24 kilovoltios no tendrías cojones a acercarte a menos de 100 metros del CPD 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que no perteneces a Skynet *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.