Category Archives: v

De vuelta a las andadas (2/2)

Written by ManOwaR

Al día siguiente tuve que volver a V. Qué penica, con lo agustillo que estaba yo en la central haciendo de puto becario con los excels. Fui directamente para allá sin pasar por las oficinas. Que manda huevos que en pleno año 2012 en el que en las empresas cada vez se está poniendo más de moda las entrevistas por Skype me hagan ir a las oficinas centrales a pasar revista. Y con el fin del mundo tan cerca…

(más…)

Please follow and like us:

De vuelta a las andadas (1/2)

Written by ManOwaR
Llegó el día, era inevitable. Un martes cualquiera en mi mundo de excels e incidencias que llegan por correo. El nuevo teléfono de Faust suena, y éste camina nervioso mientras habla con alguien. Veinte minutos de conversación después cuelga y viene hacia mi sitio.
Please follow and like us:

Adios V… ¿adios?

Written by ManOwaR

A falta de 19 días para el día D, al llegar a la planta me he encontrado con que finalmente convencieron a Nurgle para que no se fuera. No obstante, el chaval ha dado tres semanas de plazo para que se busquen a otro, y me consta que lo están haciendo. El pobre chico sigue estresado a más no poder, pero al menos ya se toma las cosas de otra manera, ya que él también tiene fecha de caducidad al igual que yo (aunque por otros motivos).

El caso es que dos días más tarde nos mandan a otros dos técnicos de sistemas, con sendos currículums llenos de certificaciones oficiales y amplia experiencia profesional. Uno de ellos incluso habla 3 idiomas. O eso pone. Este día Nurgle estaba en otra planta, así que le tocó al menda ir a recibirlos.

Al llegar veo a una pareja lo más dispar que se pueda uno imaginar; a la izquierda veo a un tipo que debe rondar los 2 metros de altura, con una barba bien arreglada y todo trajeado. El tipo de la derecha, más ancho que alto, viste una camiseta azul de la alianza (World of Warcraft), vaqueros y zapatillas. Su barba es la de un imberbe que no se ha afeitado en las últimas semanas, es decir, pelánganos sueltos aquí y allá, pero no más de 3 ó 4 juntos en el mismo sitio.

– Buenaaaaaaaaaaaaaaaaas.
– Esto, hola, ¿eres ManOwaR?- me responde el alto.
– Sí, ese soy yo, ¿y vosotros?
– Yo soy Toli, es diminutivo de Antolín.- dice al alto mientras me estrecha la mano. Como si Antolín no fuera ya un diminutivo lo suficientemente humillante. Y yo que pensaba que el diminutivo de Antonio era Toni, fíjate…
– Yo me llamo Paco, pero todos me llaman Hummer.- su rechoncho compañero hace la réplica y me estrecha la mano mientras sonríe al haberse dado cuenta de que he reconocido su camiseta. Lo que no sabe es que el tiempo en el que yo jugué al WOW siempre he sido Horda, la facción contraria…
– Pues bienvenidos seais. Venid conmigo, vamos a ver primero a la directora de RRHH para presentaros y que os de el equipo de seguridad.- y con un poco de suerte que os eche como hizo el primer día de Nurgle.

Tras pasar a ver a la dire de RRHH y comprobar que sus papeles estaban en regla (mala suerte), les dan el calzado de seguridad y las batas de científico y me les llevo a dar la vuelta de rigor por toda la fábrica para que los chavales se vayan situando. Que ya estoy hasta las narices de las vueltecitas de rigor, digo yo que podrían ir las de RRHH o algo, ¿no? Pero en fin, es un papel que tengo asumido desde hace mucho tiempo…

Al final del día, terminamos la ruta en el departamento de informática. Los chavales han venido con las manos vacías, ni portátil ni nada, así que les pongo en el sobremesa que configuré para Nurgle en su día para que vayan echándole un vistazo a la documentación.

Al día siguiente Nurgle está en la planta, así que, como son de “su” empresa, le toca a él el papel de darles formación. Me divierto al ver cómo les explica de manera errónea casi todo… claro, en estos tres meses el chaval todavía no ha tenido tiempo de hacerse con la planta y no da pie con bola. Pobre…

– Y entonces metes la cinta de backup y ya se hace solo.- Nurgle está explicándoles a los chavales nuevos cómo se hacen los backups…
– Nurgle, ¿no se te olvida nada?- intervengo al darme cuenta de que no les ha comentado que deben borrar la cinta de backup, ya que de lo contrario, el programa de backup ve que no hay sitio suficiente en la cinta y te pide que metas una cinta con espacio. Y no hace el backup, vamos.
– No, qué va.
– ¿Seguro seguro?
– Que no leche, ya está. Si el backup es sencillísimo.- el tío no coge mi tono de indirecta. Si le estoy diciendo esto es porque se le olvida algo…
– Pues vale.- allá él.

Cuando volvemos al departamento de informática me quedo en el fumódromo a echarme un pitillo, y Nurgle viene conmigo.

– Oye, ManOwaR.
– Dime.
– Te pediría que por favor no intervengas en la formación de estos chicos.
– ¿Y eso?
– Porque quiero hacerlo yo. Ya estoy sobradamente preparado y me conozco la fábrica al dedillo, así que lo quiero hacer yo.
– Pues vale, todo tuyo.- qué ostia se va a dar. En fin…

Hasta el lunes siguiente no vuelven a aparecer los susodichos. Quedan 12 días para el día D y están más verdes que la lechuga. Pero oye, que Nurgle está sobradamente preparado para ponerles al día antes de que se marche.

Yo por mi parte sigo a lo mío. Al día siguiente, la tesorera me pide ayuda porque tiene problemas con el fichero de nóminas y veo como, accidentalmente, se lo carga, así que le insto para que llame al teléfono del helpdesk para pedir que le recuperen el fichero que, repito, accidentalmente ha borrado. Pasa más de una hora hasta que se ponen en contacto con Nurgle para que recupere el fichero (qué eficientes que son), así que este llama a Tolín y Hummer para que suban con él al CPD a enseñarles cómo recuperar el ficherito en cuestión. Yo subo con ellos para supervisar el desastre.

– Vale pues entras en el servidor, abres la consola de backup, y en el menú de la izquierda le das a Restore.- Nurgle comienza su explicación mientras los otros dos atienden. Bueno, Tolín atiende, Hummer está más entretenido haciendo excavaciones petrolíferas en sus fosas nasales.
– Entonces hay dos opciones; una es “restore by tree”, buscas el fichero y el programa te dice qué cinta tienes que meter, o puedes darle a “restore by session” y lo que haces es buscar el fichero en una cinta en específico.

Nurgle busca el fichero primero en la opción de restore by session para especificar la cinta del día anterior. Eso está bien; el problema es que el fichero no está en la cinta de ayer, ya que no borraron la cinta. Se masca la tragedia.

– Estooo…- me mira como buscando una explicación.- bueno pues vamos a elegir la opción de restore by tree, así seguro que no hay fallo.- comienza a desplegar el árbol de directorios para llegar hasta el ficherito. Cuando lo encuentra y le da a restaurar, el programa le pide que meta la cinta del viernes pasado… la última vez que se hizo copia de ese fichero correctamente. Claro, el viernes estaba yo solo y el cambio de cinta lo hizo el menda…
– Pues no entiendo porqué no puedo restaurarlo a ayer. Es un misterio.- ¿misterio? Colleja te daba…

Finalmente se va a buscar la cinta del viernes pasado y restaura correctamente el fichero. Acto seguido va a hablar con la tesorera para decírselo.

– Hola.
– Hola, ¿ya tengo el fichero de nóminas?
– Sí, míralo a ver.- la tesorera navega por las carpetitas hasta que da con él.
– ¡Aquí está!- lo abre y se queda con los ojos como platos.-¡Pero este no es!
– ¿Cómo que no?.- responde Nurgle nervioso.
– Aquí no está todo el trabajo que hice ayer. ¡Tendré que empezar de nuevo! ¡Esto no me vale!
– Pues… es el que hay, no se puede hacer nada.
– ¿Cómo que no se puede hacer nada?.- la tesorera me mira buscando en mis ojos una solución. Yo me giro y sigo a lo mío.
– Este es el fichero que hay en las cintas.
– En las cintas tendría que estar el fichero de ayer. ¿O es que no se hacen copias todos los días?
– Bueno, sí, pero la de ayer no se hizo bien y se ha perdido.
– ¿Cómo que no se hizo bien?- la vena de su cuello parece a punto de estallar. Me alejo un poco por si salpica.
– Pues eso, que no se hizo bien. El fichero que hay es el que tienes ahí.- Nurgle comienza a cabrearse.
– ¡Pues no señor! ¡Yo necesito el de ayer! Si no, ayer es como si no hubiera venido a trabajar.
– Te repito que es lo que hay, no se puede hacer más.- Nurgle comienza a volver a su sitio.
– Menuda mierda de servicio informático que hay ahora, ¡no me jodas!
– ¡Pues quéjate, coño! ¡A mi qué me cuentas!- Nurgle estalla, mientras todo el departamento se le queda mirando en silencio.
– Oye niñato, a mi no me hables así, ¿eh?. Ahora mismo voy a hablar con recursos humanos para poner una queja.- se levanta y se va.

La que se ha liado… y los dos pipiolos de pie, viéndolo todo. ¿Es que nadie piensa en los niños?

Esta situación se repite numerosas veces, hasta que por fin buscan en mi una solución. Nurgle tiene que agachar la cabeza y tragarse su orgullo cuando les explico que el problema es porque simplemente olvidaron (todas las veces) borrar la cinta. Y les pego el procedimiento. Enrollado. En la espalda.

Pasan los días hasta que por fin llega el día D. El día de mi partida de V. Me doy cuenta de que ya han dado de baja mis usuarios de todas partes. Pero bueno, yo entro en el PC igualmente ante la atónita mirada de Nurgle. Igual pensaba que darme de baja en directorio activo y demás me iba a impedir nada. Pobre chico, lo que le queda por aprender… Tan sencillo como conocer el administrador local de las máquinas. En fin, yo solo quería mandarle un correíto a todo cristo despidiéndome y avisando de que había traído zampa para hacer un ágape y así despedirme en persona de los que quisieran asistir.

Llevo unos cuantos saladitos, bollos, una empenada, cocacola, whisky y grog. Emotiva despedida, cuánto me van a echar de menos, me regalan una tarjetita y un reloj, y adios muy buenas. Por su parte, MaisOui me llama para hablar conmigo en su despacho. Después de decirme lo contentos que han quedado conmigo y de entregarme una carta de recomendación (escrita por iniciativa propia, tela…) vienen sus ruegos, que estas cosas no son gratis.

– Oye, supongo que ahora te quitarán el teléfono de empresa, ¿no?
– Supones bien.
– ¿Te importaría darme tu número personal? Por si las moscas…

Estaba claro que me lo iba a pedir. Cuestión de instinto. Le doy mi número y le marcho a Recursos Humanos a entregar mi tarjeta de acceso y mis llaves. La dire me deja caer que no me vaya muy lejos. Vaya morro que tienen los tíos, me dan la patada pero quieren que me quede esperando a que me llamen. Pues lo llevan clarinete, HOYGA.

Después de hablar con mi mánager del Equipo A, acordamos que me voy a coger vacaciones hasta que me encuentren una nueva asignación donde mandarme (o si no me encuentran nada que me manden a la cola del paro). No obstante, tres días después de mi marcha de V, recibo la primera llamada de MaisOui.

– Hola ManOwaR, ¿qué tal te pillo?
– Hola MaisOui, pues nada, aquí en casa liado. ¿Ha pasado algo?
– Pues mira, a ver si podías hacernos el favor… la fábrica está parada y nadie sabe qué pasa.
– Pero hombre, yo no puedo ir a trabajar allí a no ser que me lo digan los del Equipo A…
– Ya he intentado hablar con tus jefes pero no me cogen el teléfono, y esto es urgente. Podemos pagarte como si fueras freelance…- esto me gusta más.
– Vale. Voy para allá.

Al llegar, efectivamente me encuentro con que están fabricando motores pero como no los pueden declarar, los amontonan en los pasillos y los camiones no pueden ser cargados. Y hay más de 40 pallets llenos a rebosar en los pasillos. Chachi. Me encuentro a Nurgle por el pasillo.

– Eh Nurgle, ¿qué ha pasado aquí?
– Que no salen etiquetas por ninguna impresora y no sabemos qué hacer. Ya he reiniciado el servidor doce veces y nada.
– ¿Doce?
– Sí, llevo ya día y medio liado con esto y no doy con la solución.
– Anda, vámonos al CPD a echarle un vistazo.

Subimos y accedo al servidor de impresión. Todas las impresoras están bloqueadas y en error, con cientos de trabajos parados en cola. Hago un facepalm. Entro en el programa de gestión del spool de CIM y veo que el servicio está parado. El puto servicio de impresión está parado. ¿Por qué? Porque alguien lo ha parado, evidentemente. Vuelvo a hacer otro facepalm y levanto el servicio. Cojo el teléfono y llamo a la fábrica para que comprueben. Me confirman que las impresoras están sacando etiquetas como locas.

– Ale, solucionado.
– Pero, ¿qué has hecho?
– Arrancar el servicio de impresión, el cual alguien había parado. ¿Fuiste tú?
– Em…- se queda pensativo.- es posible.
– ¿Por qué lo hiciste?
– Estaba intentando dar de alta una nueva etiqueta, y según el procedimiento había que bajar el servicio y volver a arrancarlo para que tuvieran efecto los cambios.
– Vale, y como siempre lees a medias, lo paras pero luego no lo arrancas, ¿no?
– Es posible.
– ¿Sabes todo el dinero que pierde V con un solo día de producción parada?
– No. ¿Mucho?
– Muchísimo. Y ahora muchísimo mas lo que me van a pagar a mi por haberlo solucionado. En fin…

Después de ir a ver a MaisOui para decirle que ya estaba todo arreglado y de darle mi número de cuenta para que me ingresen mis honorarios, me responde que podría plantearme trabajar como freelance para ellos. Vamos, que pretende que esté disponible para arreglar las cagadas que hagan los tipos estos.

Y digo yo: ¿no habría sido mejor, más barato y más sensato haberme contratado a mí directamente cuando Pokémon se jubiló? Ahora están pagando el helpdesk y a los técnicos de campo, mas un tercio del suelo de Manito y de Cellisca, y encima tienen un peor servicio del que les habría dado yo solo. Pero no, siempre tirando por el camino complicado… así va España.

Please follow and like us:

Solo los recios y los fuertes sobreviven (FINAL)

Written by ManOwaR

Siguieron pasando los días. Nurgle estuvo dos días sin venir a causa de una gastroenteritis de caballo (¿por qué habrá sido?), y Bitter estaba desaparecido de la faz de la tierra. Según el cuadrante tendría que haber venido varios días de la semana y no apareció, nadie dio explicaciones, y yo ni me molesté en preguntar.

El día 1 de Marzo me convocaron a una reunión con Manito, Cellisca y MaisOui. En esta me dieron la orden de que en lo que restaba de mes no atendiera a ningún luser y que me dedicara única y exclusivamente a hacer documentación. Por si estaba poco puteado con la situación, ahí, para que me amargue más. Pero bueno, hay que ser estoico y es lo que toca, así que obediente de mi me dediqué a sacarme brillo a la bolsa escrotal, aunque más aburrido no podía estar. Eso sí, me convocaban a reuniones para ver el estado de la documentación todos los puñeteros días. Y Cellisca mandándome emails y emails pidiéndome cosas, información, preguntando por qué está esto así o asá, etc.

Uno de los emails de Cellisca fue bastante curioso. Digo curioso porque es el típico correo en el que pone en copia a todos los gerifaltes de la empresa para intentar poner en evidencia al BOFH. Y a estas alturas de la vida uno ya tiene los huevos demasiado pelados como para hacer tonterías dejando cabos sueltos….

En el correo en cuestión me increpaba que había un servidor FTP instalado en el servidor de ficheros, que no es un estándar de la compañía, un peligro potencial, que hay que quitarlo cuanto antes, que exige una explicación y blablabla… bla. Mi respuesta, por supuesto con copia a los mismos gerifaltes que había puesto ella fue que ese servidor FTP se instaló por orden de SanchoP y que es necesario para poder recibir los albaranes de cierto cliente, el cual supone el 70% de las ventas de la fábrica. Que hable con SanchoP y él podrá ampliarle información.

Por su parte, Cellisca me contestó (solo a mi) “Ok, no lo recordaba“. Jodida malfollada… Por suerte uno de los gerifaltes se dignó a contestar a todos poniendo “Cellisca, estas no son formas, ya hablaremos”. A ver si con suerte en lugar de darle un tirón de orejas le meten un cirio por el culo o algo…

Siguen pasando los días, y por fin me entero de qué ha sido de Bitter: VamosDeListos ha considerado que “no ha superado el periodo de prueba” y ha decidido mandarle al paro. Chachi. Ahora solo está Nurgle, al menos hasta que encuentren a un prostituto para Bitter, y el pobre chaval está que no da para más con las 3 plantas para él solo. Me mira con ojitos de cordero degollado, pero oye, que a mi me han dicho que no atienda a los lusers y que me dedique a documentar y eso hago.

Entonces, la vena BOFH viene a mi. Vamos a tirar un poquito más de la cuerda.

En una de las reuniones con Manito, Cellisca y MaisOui decido hacerles una proposición indecente…

– Bueno, pues ya hemos terminado por hoy.
– Un momento MaisOui, tengo una proposición que haceros.- se vuelve a sentar en su sillón y me mira con interés.
– Dime.
– Mira, siendo sincero, lo que hago aquí lo puedo hacer desde mi casa, y la verdad es que estaría más agusto trabajando desde allí sin que los lusers sigan viniendo a mi sitio a pedirme cosas. Que ya me he cansado de responderles que llamen al puñetero teléfono del helpdesk.

Cellisca pone cara de fliparlo. Pensé que una persona no podía ser más fea, pero me equivocaba: con la cara arrugada con una expresión de “ni de coña” es más fea todavía. Yo continúo con mi argumentación.

– De esta manera además será una prueba de fuego. Dentro de 3 semanas yo ya no estaré aquí, y de esta manera podéis probar a ver qué tal funcionáis sin mi, pero con la garantía de que estaré atendiendo el teléfono y en caso necesario puedo plantarme aquí en media hora.- Manito asiente.
– Yo estoy de acuerdo, de hecho me parece una gran idea. Qué mejor manera de comprobar que el servicio funciona como debe, y además con garantía.- interviene.

Cellisca sigue con la cara del Fari comiendo limones y negando con la cabeza.

– No, eso no puede ser, tienes que estar aquí.- ahí, argumentando como siempre. MaisOui tampoco parece muy por la labor de permitirme que curre desde casa.
– Bueno, ya lo hablaremos, ¿vale?
– ¡No hay nada de qué hablar! Vienes a trabajar y punto.- Cellisca trata de ser tajante.
– ¿Por qué motivo?- increpo.
– Porque si estás en tu casa no vas a hacer la documentación.
– Vamos a ver. Llevo aquí casi 3 años y creo que NADIE puede cuestionar mi trabajo. Cada vez que se me ha llamado fuera de horario, sea fin de semana o festivo he respondido adecuadamente. Además, he de recordarte que vuestro contrato por mi con el Equipo A es de 16 horas semanales mas un pool de horas de disponibilidad para incidencias de Criticidad 1. (sí, el contrato del Equipo A con V es bastante raro, pero lo que cuento es real). El estar aquí haciendo 40 horas creo que demuestra más que suficientemente mi compromiso con V, ¿no te parece?

Ahora se queda boquiabierta viendo la que se le viene encima. Ea. Que si quiere me ciño al contrato y a tomar por culo.

– Bueno, esta tarde tengo una reunión con el comité de dirección, ManOwaR. Mañana te digo algo, ¿ok?- MaisOui ahora parece más dispuesto a darme lo que pido.

Al día siguiente, MaisOui vino a verme para decirme que aceptaban mi petición para “trabajar” desde casa.

Excelente.

Ya en casa, Nurgle no paraba de llamarme para pedirme ayuda porque había problemas y no sabía responderle. Yo me limitaba a decirle “mírate la documentación” o “ahora te hago un procedimiento y te lo subo a la documentación”. Que para eso estoy, ¿no? El caso es que el chaval seguía insistiendo e insistiendo, cada vez más apurado y hasta los huevos.
El primer día que estoy en casa y ya recibo una llamada de MaisOui, de las de Criticidad 1 (por si alguien no lo sabe, esa criticidad es la de “Apocalipsis”… fábrica parada como mínimo).
– ¿Diga?
– Hola ManOwaR, soy MaisOui.
– Díme.
– Tienes que venir. La fábrica está parada y hoy Nurgle está en otra planta.
– Ok, me visto y voy.- qué remedio.
Cuando llego a la fábrica, efectivamente está la producción parada. Me dicen que no pueden declarar producción, así que me voy a mi PC y miro el servidor de CIM. Los Kernels están funcionando bien, aparentemente, aunque intento conectarme al servidor desde la consola de CIM y me dice connection error en los Kernels 2 y 3. El 1 sí que está funcionando bien.

Derivo todos los terminales al Kernel 1 para que al menos puedan trabajar y aviso de que a media mañana tendré que reiniciar el servidor. Y eso hago, llegada la hora del aviso, hago kill a todos los procesos de CIM, tiro la BD de Oracle y reinicio la máquina. Al volver a arrancarla seguimos igual. Qué mal rollo…

Reviso todas las configuraciones y están correctas. Y entonces me viene una de esas corazonadas que nos dan a veces a los informáticos. Tiro de nuevo todos los procesos pero no la BD de Oracle y los vuelvo a levantar. Ea, ahora sí funciona. Nunca en la vida me han fallado estas corazonadas sin explicación.
Informo a todo Cristo que ya está funcionando el sistema y le digo a MaisOui que me voy para casa.
Al día siguiente la misma historia. Más llamadas de Nurgle, que esta vez sí que está en la planta, y mismas respuestas por mi parte. Me estoy hinchando a hacer documentación, pero es el precio que hay que pagar por “trabajar” mientras veo una peli y estoy en chándal y zapatillas de casa. Entonces llama Cellisca.
– ¿Diga?
– Hola ManOwaR, tienes que venir a la fábrica ahora mismo.
– Lo siento pero ya tengo ADSL en casa y no quiero cambiarme de compañía.
– ¡¿Cómo?! Que soy Cellisca.- aaahhhh vaaaale. Era su majestad. Es que como no me dijo quién era pensé que me estaban ofreciendo alguna campaña de captación para el ADSL.
– Ahm, pues hola.
– Hola. Que tienes que venir a la fábrica a trabajar ahora mismo.
– ¿Qué se ha roto?
– No se ha roto nada, pero tienes que venir.
Clac. Y me cuelga. Pues iré cuando me salga de los huevos.
40 minutos más tarde me vuelve a llamar Cellisca.
– ¿Diga?
– ManOwaR, ¿dónde estás?
– En mi casa, ¿por?
– ¿¡No te he dicho que vinieras a la fábrica!?
– Em, si algo de eso dijiste. Pero como me dijiste que no había roto nada y luego se cortó la llamada pensé que ya no era necesario. ¿Se ha vuelto a romper algo?
Dios, como estoy disfrutando trolleándola.
– No se ha roto nada pero necesitamos que vengas, por favor.
– ¿Y me puedes decir para qué?
– Porque Nurgle se ha ído y no hay nadie.
– Coño, ¿y eso?
– Luego te cuento, pero ven por favor.
– Vaaaale, ya voy.
LOLOLOLOLOL
Cuando llego a la fábrica me encuentro a Cellisca en el despacho de MaisOui. Llamo a la puerta y entro.
– Buenaaaas. ¿Se puede?
– Pasa, pasa ManOwaR.
– ¿Qué ha pasado?
– Pues que lo siento mucho pero no puedes trabajar desde casa.
– ¿Y eso?
– Pues porque Bitter se fue el otro día y Nurgle se ha ido hoy.
– ¿Por qué?
– No sé, decía que estaba harto y que no podía con todo?
– Pues vaya.- intento esconder una sonrisa de satisfacción.- vaya cosa. Si tampoco es para tanto, yo llevo bastante tiempo aquí yo solo y no tengo problema.
– Por eso necesitamos que de momento vuelvas a hacer el trabajo que hacías antes. Y con respecto a las horas, ya he hablado con tu mánager y ya está arreglado entre nosotros, supongo que te llamará para decirte que lo que queda de contrato se hará a 40 horas.
– Ahmm… pero sigo con fecha de caducidad, ¿no?
– De momento sí.
– Pues vale.
Cellisca está cabizbaja, pero de pronto levanta la mirada e interviene.
– Jo, sigo sin poder creerme que en una semana se nos hayan ido los dos técnicos. ¡Y encima Nurgle dice que se iba porque no podía con todo!
– Solo los recios y los fuertes sobreviven, Cellisca, solo los recios… solo los fuertes…
MUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAAHA!!!!*
*Epic!
Please follow and like us:

Solo los recios y los fuertes sobreviven (Parte III)

Written by ManOwaR

[En el anterior capítulo…]

– Una pregunta… tu eres ingeniero, ¿verdad?
– Por supuesto.- se le hincha el pecho de puro orgullo.
– Pues ingéniatelas, machote.

Pasaron los días, y cada vez los dos técnicos estaban más cabreados y agobiados. Agobiados porque si ya es un follón el entrar de nuevo en una planta y hacerte con todos sus sistemas, imaginad hacerlo con 3 plantas distintas, cada una con sus sistemas particulares y sus peculiaridades. Por no hablar de su fauna de lusers. Y cabreados porque los de VamosDeListos les están tomando el pelo. Primero les dicen que únicamente van a tratar la microinformática, pero poco a poco cada vez se van bajando más los pantalones y aceptando todas las competencias que los de V les meten. Y claro todo eso desemboca en los técnicos de campo.

De hecho, Bitter está a punto de estallar. El otro día vino todo enfurruñado a la oficina y se pasó el día sin hablar con nadie. Luego me enteré que su mánager le había llamado a las 3 de la madrugada solo para comprobar que cogía el teléfono… flipante. La verdad es que me dan bastante lástima estos dos chavales… a estas alturas (llevan ya casi mes y medio aquí) todavía no sé qué conocimientos técnicos tienen, ya que excepto la “puesta al día” que les dí el primer día que vinieron los dos, no he visto nada con ellos… se pasan el día rellenando documentación.

No obstante, aunque me den lástima, yo no puedo dejar de tirar de la cuerda si quiero hacerme valer. Esto tiene que terminar reventando en algún momento, y yo no voy a hacer nada para retrasar ese momento, así que yo me dedico a lo mío. Sigo haciendo mi trabajo como si siguiera estando solo, aunque todos los marrones que puedo esquivar, los esquivo.

Con respecto al servidor de CIM, sigue haciéndome favores, y se congela de ciento en viento. Los luserbosses han programado reuniones semanales para intentar buscarle una solución. Esto me jode sobremanera. Ahora que me voy, todo el mundo aprieta el culo y quiere arreglar un problema que arrastramos desde hace más de un año, y para el cual yo ya propuse varias soluciones que implicaban cierto desembolso de dinero, y la respuesta fue que no se gastaban un duro, que siguiéramos tal cual estábamos (con mi programa que levanta los Kernels automáticamente). Ahora no les importa gastarse lo que se tengan que gastar con tal de dejarlo arreglado antes de que yo me vaya…

En la reunión…

– Así que la empresa que montó el CIM nos dice que lo que tenemos que hacer es actualizar el nivel de parche. – Cellisca está exponiendo a todos los directores de la planta las posibles soluciones.
– Pero no podemos hacer eso en el servidor de producción y arriesgarnos a dejar a toda la planta parada. Hay que hacerlo en un servidor de test.
– ¿Qué propones?- MaisOui atiende con interés.
– Montar un servidor de test, meterle el CIM con el último parche y probar. Podemos montar un puesto en la fábrica conectado en exclusiva al servidor de test para hacer todas las pruebas que haga falta, ver si se cae el Kernel, etc.
– Estoy de acuerdo.- interviene Cellisca.- además que seguramente cambien todos los menús que tenemos personalizados y todo lo demás. Hay que probar antes de meterlo en producción.- evidentemente.
– ¿Y cómo lo hacemos?.
– Ahora que tenemos montada toda la estructura de VMWare podemos montar un servidor de test en uno virtual y de esta manera no hace falta comprar un servidor físico, así que solo tendríamos que comprar las pistolas de radiofrecuencia.- respondo.

Todo el mundo parece de acuerdo en hacerlo de la manera que propongo, así que dan por finalizada la reunión. De vuelta al departamento, Cellisca me intercepta.
– Oye ManOwaR, no me ha gustado nada eso que has dicho.
– ¿El qué?
– Lo de montar CIM de test en una máquina virtual.
– ¿Y eso por qué?
– Porque a las máquinas virtuales hay que darles uso.
– Y eso mismo haremos. Si montamos un CIM de test en una máquina virtual es para usarlo.
– Ya, ¿pero después de terminar los test que hacemos con ella?

Me la quedo mirando con cara de estar flipando en colores. No sé si me está tomando el pelo o es que es tonta de remate. Cojones, que es la directora de IT de dos plantas, debería saber un poquito de qué va el tema…

– Pues después borramos la máquina virtual, o podemos dejarla como backup.
– ¿Como backup?
– Claro, podemos montar una base de datos en standby que se replique con la de CIM. Por si la base de datos de Oracle del CIM de producción decide morir. – me mira con cara de incredulidad.
– No me parece bien.
– ¿Por qué no?
– Porque no.

Y con las mismas acelera el paso para dejarme atrás. Cellisca es el típico ejemplo de persona que llega a jefe sin tener ni puta idea, pero que se lo tiene tan creído que su palabra tiene que ser la ley. Y así nos va. NO porque yo lo digo… como los padres a los críos cuando se han quedado sin argumentos….

Trato de tranquilizarme para no sacar el lanzallamas y freírla viva, así que me voy fuera a echarme un pitillo. Decido que, tal y como dije en el último capítulo, voy a hacer honor al nombre BOFH…

Llego al departamento y me siento en mi sitio sin decir nada. Suena mi teléfono (coño, desde que pusieron el helpdesk no había sonado mucho últimamente…).

– ¿Diga?
– Hola ManOwaR, soy Fulano Tontolano.- hombreeee… ¿os acordáis de él?
– Dime, ¿qué te pasa?
– Que he bloqueado mi cuenta.
– Ahm… ¿y no sabes que hay un nº telefónico para llamar a un helpdesk? Ya no tienes que llamarme a mi.
– Sí, pero es que tardan la vida en resolverte el problema y la mayoría de las veces ni lo resuelven, por eso te llamo a ti.- qué listo.
– Vale, dime tu cuenta de usuario.
– fulanot.- me cepillo su cuenta de dominio, ahí a la vieja usanza.
– Vale, ya está.
– Ok, gracias.. ¡eh! ¡espera un momento! ¡ahora me dice que no existe!- muahahahaha.
Clac. Aiggss… me retuerzo del gustillo. Qué bueno es liberar la ira al estilo BOFH. No es lo mismo que la sangre, pero ayuda.

El miércoles de la semana pasada me levanté con un trancazo de cuidado. Fui a trabajar, pero visto que me estaba subiendo la fiebre y que no podía ni respirar de los mocos, me fui para casa a media mañana, con el permiso de su majestad Cellisca. El miércoles estaba Nurgle allí, y aunque me llamó un par de veces, no tuvo una mañana complicada, dado que cuando me fui ya dejé todos los temas pendientes solucionados.

El caso es que el jueves seguía estando hecho una piltrafa, así que llamé a Cellisca para avisarle de que no iba a ir a trabajar. Durante esa mañana me llaman…

– ¿Diga?
– Hola ManOwaR, soy Nurgle.
– Hola, ¿qué pasa?
– Tío tengo un problema. Se le ha jodido el ordenador a un tío de logística y no sé qué hacer.
– Pues mira a ver qué le pasa primero a ver si puedes arreglarlo.
– Es que no doy con la solución.
– Bueno pues dale uno de préstamo y ya lo miraré yo.
– ¿Dónde están los de préstamo?
– En el armario que tienes a tu espalda.
– ¿Y la llave?
– Yo tengo una copia, y la otra Manito.
– Es que Manito también se ha puesto malo.
– Entonces estás jodido. Bueno, haz lo que puedas, que se ponga en el PC de un compañero que no haya ido o algo.
– Ok, gracias.

Al rato vuelve a llamarme…

– Dime Nurgle.
– Hola, esto.. oye, que en RRHH no les va la red, se les ha caído.
– ¿Y?
– Que no sé qué hacer.- tanta ingeniería para nada, coño.
– ¿Es a todos o solo a una persona?
– Es a todos.
– Pues sube arriba y comprueba el switch. Hay un switch de 24 puertos en el departamento conectado al layer 3 de arriba por fibra. Échale un vistazo a ambos y si acaso resetea el del departamento.
– Vale…

Ya por la noche, a eso de las 10, me vuelve a sonar el teléfono, aunque esta vez es Manito. Menos mal que estoy malo…

– Hola Manito, dime.
– Hola ManOwaR, perdona que te moleste a estas horas.
– No pasa nada. Cuéntame.
– Que me han llamado porque por lo visto el CIM no está funcionando desde las 6 de la tarde.
– Cojones, ¿y me avisas ahora?
– Es que por lo visto el operario de la línea llamó al helpdesk, y tuvieron una discursión. Al parecer el tipo que estaba de guardia del helpdesk le dijo que no tenía ni idea de cómo arreglar el problema. Luego llamaron a Cellisca y ella a mi.
– Y el uno por el otro, la casa sin barrer.
– Exacto. Y al final, como de costumbre, termina en tí.
– Ya veo. Vale, ya me estoy conectando al servidor. Oye, una pregunta: ¿para qué hay un tipo de guardia las 24 horas? Para lo único que le van a llamar fuera de horario de oficina es porque se pete el CIM, y el tipo dice que no tiene ni idea de solucionarlo. Yo le pasé a Cellisca un procedimiento ya hace bastantes días.
– Pues el tipo dice que no tiene procedimiento.
– Vale, ya sabemos a quién tenemos que aplicarle un correctivo físico.
– ¿Cellisca?
– Claro. Yo le pasé el procedimiento a ella para que lo validara. Y si los del helpdesk todavía no lo tienen es que no lo ha hecho.
– Joder…
– Nada. Oye, que esto ya está funcionando. El kernel se había quedado congelado y ya lo he vuelto a levantar. ¿Llamas tú a la fábrica para que te confirmen que ya están trabajando?
– Sí, descuida que yo llamo. Gracias ManOwaR.
– De nada. Oye, que mañana si iré a trabajar, ¿vale?
– Ok. Chao.

Ya que estoy conectado al curro aprovecho para revisar mi correo. 30 emails, y la mayor parte parecen urgentes. Bah, mañana será otro día…

Al día siguiente vuelvo al curro. Todos los lusers comienzan la campaña de peloteo preguntándome si ya estoy bien y todo lo que me han echado de menos. Voy a mi sitio y abro el correo…

Durante un día y medio de ausencia, tengo pendiente menos cosas de las que pensaba, a pesar de las decenas de emails esperándome (la mayor parte son luserbosses discutiendo sobre si fue primero la gallina o el huevo). Un PC de logística que ha fenecido, el fax de compras que no rula, y el CIM que ha seguido dando por culo. No obstante me llama la atención un email de la Yoli cuyo asunto reza lo siguiente: Cerradura del rack reventada.

Resulta que como Nurgle tampoco tenía la llave del rack de RRHH para reiniciar el switch, tal y como le dije, llamó a los de mantenimiento para que taladraran literalmente la cerradura, y de esa manera llegar al switch. Estaría bien si no fuera porque el puto enchufe del mismo está FUERA del rack. Con desenchufarlo habría valido. Y que nadie me diga nada de que haciendo eso se escojona el span tree, que ese switch va a un Layer 3. En fin… primera colleja que se va a llevar el tipo este.

En ese momento aparece el susodicho Nurgle, con una cara de cansancio tal que me da hasta penita maltratarle físicamente.

– Buenos días.
– Buenos días, ¿ya estás bien?
– No, pero heme aquí. ¿Qué tal fue ayer la cosa?
– Buf, el apocalipsis macho. Pasó de todo.
– Ya me he dado cuenta.- decido omitir el detalle de la cerradura del rack reventada, de momento.
– Bueno, vamos a atacar los problemas. ¿Qué hiciste con el PC del muchacho de logística?
– Pues no arrancaba, y probé de todo. Incluso le metí la RAM de mi equipo por esi era eso pero nada…

Miro el PC de Nurgle. Un Core i5 de los nuevecitos. Miro el del tipo de logística. Un Dell del año de la tarara. Uno usa memoria DDR3. El otro DDR2. Suspiro. Respiro profundamente. Se me hincha la vena del cuello.

– ¿Y cómo has metido la RAM?
– ¡Jaja! ¡Pues metiéndola!
– A martillo, ¿no?
– No, ¿por qué?
– Porque tu PC usa memoria DDR3 y el de logística DDR2. No encajan físicamente.
– ¿Cómo que no? Si yo las metí..

Vuelvo a respirar profundamente.

– Vamos a ver el PC de logística.

Vamos para allá. Le quito la tapa lateral al PC. Huele a quemado. Observo la memoria RAM, efectivamente encajada en los zócalos. Restos del PCB de la memoria adornan los alrededores del socket. Lloro.

– Pero tío, ¿cómo eres tan animal? ¿No viste que el módulo de memoria no encajaba físicamente en el zócalo?
– Sí que encaja, míralo.- todo convencido el tío.

Después de hacer un facepalm y respirar hondo nuevamente, decido que no merece la pena discutir sobre algo tan evidente como esto. Pero lo de reventar la cerradura del rack es otra cosa.

– Por cierto, me han dicho que “tuviste” que pedir a mantenimiento que reventara la cerradura del rack de RRHH.
– Sí, es que no tenía la llave.
– Yap. ¿Y qué hiciste en el switch una vez que pudiste acceder a él?
– Tirar del cable para reiniciarlo.
– Lo suponía. Y no te fijaste que el enchufe del switch está fuera del rack, ¿no?
– Sí, me di cuenta más tarde.
– Yap. Oye, ¿sabes lo que es un LART?
– ¿Eing? No.
– Ven conmigo arriba, que te lo voy a enseñar. Por cierto, ¿te gustan los sandwich de cangrejo?
– ¡Me encantan!
– Perfecto.

Please follow and like us:

Solo los recios y los fuertes sobreviven (Parte II)

Written by ManOwaR

Pasó lo que quedaba de semana hasta que “arreglaron los papeles” con VamosDeListos y Nurgle pudo volver a la planta… aunque esta vez vino acompañado del segundo técnico.

El acompañante de Nurgle era un treintañero con aspecto de cincuentón: bastante menudo y encorvado, con cara de amargado, lucía una pelambrera engominada con evidentes signos de calvicie. Tras estrecharle la mano me dice que se llama Bitter.

Nos vamos directamente a RRHH y esta vez sí les proporcionan calzado de seguridad. Acto seguido, vamos al departamento de IT, donde ya nos esperaba Manito. Tras las presentaciones pertinentes, le pide a los dos técnicos que se presenten. Nurgle toma la inciativa, con un tono soberano de superioridad, hablando con la voz lo suficientemente alta como para que se le oiga cuanto más lejos mejor, pero sin gritar.

– YO SOY INGENIERO INFORMÁTICO CON MASTER EN COMUNICACIÓN Y VARIOS CERTIFICADOS DE CISCO Y MICROSOFT.- Manito toma nota en su cuaderno.

Al parecer, Nurgle ha estado varios años trabajando en el extranjero y acaba de volver a España. Es evidente que un tipo con todos los títulos que presume tener y que está trabajando en VamosDeListos cobrando una miseria es porque ha aceptado el primer trabajo que se le ha puesto a tiro, pero que en cuanto encuentre algo mejor se va a pirar.

En cuanto a Bitter, también es otro ingeniero informático. Al parecer estaba en una empresa de telecomunicaciones que estaba a con EREs y cosas, y se cambió de trabajo porque, teóricamente, aquí iba a tener unas condiciones bastante mejores aunque cobrara menos. O eso le dijeron…

El resto del día lo dediqué a pasearlos por la planta para que vieran todos los departamentos, así como todos los aparatos que teóricamente tendrían que administrar. Y en el primer día ya llegó la polémica, justo cuando les estaba explicando cómo funcionaba el servidor de CIM Plus, el único servidor crítico de toda la planta.

– Pero esto no lo vamos a llevar nosotros.- dice Bitter.
– ¿Y por qué no?- replico.
– A nosotros nos han dicho que vamos a encargarnos de la parte IT, la microinformática, y esto sería IS.
– ¿Mande?
– ¿Es que tú te encargabas de todo?- interviene Nurgle.
– Claro. Aquí yo soy el único informático. Ni IT ni IS, yo soy la I.
– Bueno pero esto de CIM no es cosa nuestra.- Bitter sigue en sus trece.
– Pues vale. Yo os explico mi trabajo, luego vosotros veréis qué es lo que tenéis que hacer y lo que no. Como os digo, en esta planta yo administro todo lo que lleva enchufe y botones.
– ¿Incluyendo la máquina de café?.- Nurgle se quiere hacer el gracioso.
Exactamente, literal.- respondo con aire de suficiencia.

El caso es que me enviaron los jefes un cuadrante, en el que se detallaba qué días iba a venir qué técnico a la planta. Como sabéis, estos dos técnicos se reparten entre 3 plantas, así que habrá días que (gracias a Chuck) estaré solo. Ya veremos cómo se las apañan cuando yo no esté. Que por cierto, ya tengo fecha de caducidad, me han comunicado que el día 30 de Marzo es mi último día en V. Aunque eso está por ver, quizás se me hinchen los huevos y me vaya yo antes, o puede que se den cuenta de que no pueden vivir sin mi y se alargue esa fecha. De momento no hay nada seguro.

Los luserbosses me dijeron que tenía que formar a estos dos tipos; es decir, que encima que me echáis, ¿tengo que darles formación? Lo lleváis clarinete, machotes. Llamo a Faust a ver qué opina él del asunto…

– Hola Faust, soy ManOwaR.
– ¡Hombre! ¿Qué tal te va?
– Puteado. ¿Sabes la movida que estamos teniendo en V, no?
– Si hijo sí. Anda que vaya tela. Por intentar ahorrarse dos duros van a tener un servicio de pena, y encima al final les va a salir más caro. Pero bueno, ellos sabrán.
– Yap. Oye, necesito tu experta opinión sobre un asunto.
– Tú dirás.
– Que me dicen que tengo que darle formación a los dos tipos de VamosDeListos. ¿Tengo que hacerlo?
– No, para nada. El contrato no refleja nada de knowledge transfer.- mira que le gustan los términos ingleses… ¿no podría decir “traspaso de conocimientos”?
– Vale, ¿entonces? ¿Les digo que no voy a darles formación?
– No. Tú les enseñas dónde están las cosas y les das los manuales.
– Vale. Estos son los servidores y aquí tienes los manuales, ¿no?
– Exacto.
– Wiki, Gracias Faust.
– Venga, de nada, que te sea leve.

Perfecto. Pues eso es lo que voy a hacer. El resto de la semana eso es lo que hago. Se van turnando Nurgle y Bitter viniendo día sí y día no. Manito viene todos los días 3 ó 4 horas, y Cellisca aparece una vez en semana. Al parecer será ella la nueva responsable de IT de esta planta. A la semana siguiente, estaba yo a primera hora liado respondiendo mails, cuando aparece Cellisca.

– ¡Anda! ¡Que oscuro está aquí! ¿No funcionan las luces? – yo siempre tengo las luces apagadas. Me gusta el ambiente “Zulo”.
– Si funcionan, pero no las enciendo porque me molestan.
– Pues hay que darlas.- ya estamos. Ya empiezo a echar de menos a Pokémon… él opinaba igual que yo con respecto a las luces del departamento.- ¿Dónde están los interruptores?
– Fuera, en el pasillo.- se va igual que vino, sin decir ni hola ni adiós. Sale al pasillo y da con los interruptores. Enciende y apaga varias veces las luces del departamento de al lado, pero no las del de IT. Acto seguido desaparece y no vuelve hasta pasados 10 minutos, sin dar las luces.

Yo salgo a echarme un pitillo, y allí me intercepta Rompetechos.

– Hola ManOwaR.
– Hola Rompetechos.
– Oye, ha venido a buscarme Cellisca para decirme que las luces de tu departamento están estropeadas.
– ¿Eing? Funcionan de puta madre. De hecho creo que son las que mejor funcionan de la empresa, porque nunca las enciendo.
– Venga ya. ¿Entonces sí funcionan?
– Que sí que sí. Mira, vente conmigo.

Nos vamos a los interruptores y enciendo el departamento.

– ¿Ves? Funcionan bien.- lo vuelvo a apagar.
– Vale, osea que la tía esta no le había dado la interruptor, ¿no?
– Eso parece.
– Anda que vaya tela. En fin, gracias, voy a decírselo.

Pues nada, me vuelvo al fumódromo. En el camino de vuelta, Rompetechos me vuelve a interceptar.

– Oye ManOwaR, ¿puedo hablar contigo?
– Claro, dime.
– Mira, es que acabo de hablar con Cellisca y ha dicho una cosa que no me ha gustado nada.
– ¿El qué?
– Le dije lo de los interruptores, y le dije que por qué no había preguntado a su compañero refiriéndome a ti. Ella me respondió que no eras su compañero, solo un externo al que le quedan dos días.
– Bueno, en realidad tiene razón. Pero te lo agradezco, está bien saber que no me considera un compañero.

Bien. Ella lo ha querido. A partir de ahora actuaré como un externo al que le quedan dos días.

Pasan los días, y cada vez veo a los dos técnicos de VamosDeListos más y más amargados y agobiados. Mucho trabajo, muchas horas, muchas idas y venidas entre las tres plantas, y poco dinero a fin de mes para compensarlo. Encima que no les pagan desplazamientos ni horas extras…

Es hora de hacer honor a las siglas “BOFH”, sobretodo a la B de Bastard. ¿Recordáis los problemas que había con el servidor de CIM? Pues, por justicia divina (juro por Chuck que yo no toqué nada) el servidor empezó a congelarse. Normalmente los kernel se morían, y entonces mi programa entraba en funcionamiento y los levantaba, pero en estas ocasiones el kernel simplemente se congelaba, pero seguía levantado, por lo que mi programa no servía para nada.

¿Y qué ocurrió? Pues problemas. Los jefes de línea llamaban al helpdesk que VamosDeListos había habilitado días antes. Como ellos no tenían ni puñetera idea, le escalaban la incidencia a los dos técnicos de campo. Como estos tampoco tenían ni idea, se la escalaban a SanchoP. Y SanchoP pasaba tres kilos. Al final, Maisoui tuvo que llamarme al móvil un día por la tarde para que les sacara del atolladero. Y claro, luego vinieron las consecuencias… que si no había procedimiento para que los tipos estos arreglaran el problema, que si no estaban formados, que si patatín, que si patatán…vale. Me piden hacer un procedimiento para reiniciar el sistema y comprobar que al arrancarlo de nuevo funciona todo… y eso hago.

Al día siguiente me llaman a una reunión. Resulta que mi procedimiento, orientado a que un informático sea capaz de reiniciar el sistema y comprobar que funciona correctamente, se lo han dado a la gente de mantenimiento para que lo hagan ellos. Tócate los huevos. El director de mantenimiento, como es lógico, directamente se niega a que sus subordinados lo hagan…

– Nosotros no vamos a hacer esto.
– ¿Y por qué no?.- Cellisca está muy empeñada en que sea mantenimiento quien lo haga.
– Porque no tenemos los conocimientos necesarios para hacerlo. En este procedimiento vienen un montón de cosas que no sabemos ni lo que son.
– Este procedimiento es demasiado técnico.- interviene Maisoui, mirándome a mi.
– Evidentemente, es un procedimiento técnico, orientado a un informático, no a una persona de mantenimiento.- respondo.
– Pues tienes que hacerlo menos técnico.- contesta Cellisca.
– ¿Menos técnico? Vamos a dejar las cosas claras: estamos hablando de una aplicación crítica de producción que está en un servidor cuya responsabilidad es del departamento de informática. Al igual que a mi no me piden que arregle las máquinas que se estropean en la fábrica, no entiendo por qué le pedimos a mantenimiento que haga una tarea que nos corresponde a nosotros.

Cellisca me responde con una mirada asesina. Le respondo con una sonrisa. De verdad, estoy alucinando. Resulta que encima los de VamosDeListos cobran por llamadas fuera de horario, por eso pretenden que el tema de CIM, que es realmente lo único que puede fallar fuera de horario de oficina, se encargue mantenimiento, para que no haya sobrecostes.

Al final de la reunión decidimos que “hay que dar formación” a los dos técnicos de campo para que sean ellos quienes lo hagan, a ser posible en remoto. Pongo entre comillas lo de “hay que dar formación”, porque como dije antes, yo no voy a hacerlo. Y como era de esperar, es lo primero que me dice Cellisca que tengo que hacer. Yo les mando el procedimiento por correo electrónico a Bitter y a Nurgle y paso del tema. Ese día está Nurgle en la planta, y como no podía ser de otra manera, me pregunta acerca del procedimiento…

– Oye ManOwaR, ¿qué es eso que me has mandado?
– Es un procedimiento para reiniciar los procesos de CIM, volver a arrancarlos, y comprobar que está todo correcto.
– ¿Y esto lo tenemos que hacer nosotros?
– Pozi.
– Joder… ¿y de que va esto? Nos dijeron que nosotros íbamos a hacer únicamente microinformática.
– Tendrás que preguntárselo a tus jefes, a mi me han dicho que os lo pase y eso he hecho.
– En fin… ¿y en qué consiste esto? ¿me lo puedes explicar?
– Una pregunta… tu eres ingeniero, ¿verdad?
– Por supuesto.- se le hincha el pecho de puro orgullo.
– Pues ingéniatelas, machote.

Continuará….muy pronto, me atrevo a asegurar.

Please follow and like us:

Solo los recios y los fuertes sobreviven (Parte I)

Written by ManOwaR

Nota: recomiendo encarecidamente la re-lectura de los siguientes posts para la correcta comprensión de éste.

División entre cero.
¡Pokémon se va!

Ahora, con Pokémon jubilado, yo pensaba que iba a estar la mar de bien solito al frente de la informática de la empresa al menos durante unos cuantos días o incluso semanas. Pero no, con SanchoP y los demás dando por culo no podían dejarme demasiado tiempo tranquilo. De hecho, si el último día de trabajo de Pokémon fue el día antes de vacaciones de Navidad, el día de la incorporación, el 2 de Enero ya tuve noticias de mis sustitutos.

Hace un par de meses ya os conté la historia de esta empresa, VamosDeListos. Como tanto el otro chaval como yo rechazamos su “oferta”, se buscaron otros dos técnicos dispuestos a poner el culo por la miseria que ofrecen. El día 2 a primera hora vino Manito, que al parecer va a estar viniendo todos los días al menos 2 ó 3 horas como “apoyo”. Cellisca vendrá una vez en semana (y por mi como si es una vez al año), así que estábamos él y yo solos en el departamento cuando sonó el teléfono.

¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu !

– Sistemas…
– Hola ManOwaR, tienes en la entrada a una persona que pregunta por tí.
– Bien, ¿y quién es?
– Un tal Nurgle, dice que viene de VamosDeListos.
– ¿Eing? Vale, dile que vaya a recepción, que voy a buscarle.
– Ok.
Clac.

– Oye Manito, ¿tú sabías que ya iban a venir hoy los de VamosDeListos?
– Pues no mira, pero si está aquí vamos a recibirle, ¿si?

Vamos para recepción, y al llegar nos encontramos a un tipo con un aspecto que paso a describir: 1.75m, 140 Kg, viste unos náuticos desgastados durante generaciones, unos pantalones de pinza color beige, jersey de pico y camisa, la cual sobresale por debajo del jersey (no por el barrigón, sino porque no se la ha metido por dentro del pantalón). En su cara asoman algunos pelánganos de manera irregular entre una gran capa de acné, pero ésta queda ofuscada por las dos grandes aureolas de sudor que adornan sus sobaqueras.

– ¡Hola! Me llamo Nurgle, ¿eres ManOwaR?- le da la mano a Manito.
– No, yo soy Manito, ManOwaR es él.- me señala con la cabeza.
– ¡Ah!- Nurgle le suelta la mano a Manito y va corriendo dármela a mi.- perdona, encantado, soy Nurgle, hola ManOwaR.
– Hola.- le estrecho la mano. Qué sensación más desagradable, ha sido como estrecharle la mano a un pez globo que rezuma sudor.
– Bueno y, ¿qué haces aquí? No te esperábamos tan pronto.- creo que a Manito no le ha gustado mucho que haya pasado de él de esa manera.
– No sé, a mi me dijeron que hoy tenía que venir para acá.
– Ah, bien. Bueno pues vamos para el departamento.

Y para allá que vamos. Decidimos que lo mejor para empezar sería ir a dar una vuelta por toda la planta para que vaya conociendo dónde están los departamentos y todo lo demás, así que la primera parada es RRHH para que le proporcionen calzado de seguridad. Al llegar, no vemos a la Yoli, así que decido ir al despacho de la directora de RRHH, y así de paso le presento al chaval.

– ¡Toc toc!
– ¡Pase!
– Buenas dire, ¿estás ocupada?
– No, dime.
– Mira, te presento a Nurgle. Es el técnico de VamosDeListos que me va a sustituír.

La dire se levanta y le da la mano con cara de asco.

– Ahmm.. encantada.
– Oye, ya que no está la Yoli, ¿le puedes tú prestar calzado de seguridad para ir dando una vuelta por la planta?
– Por poder puedo, pero creo que hoy no va a poder ser.
– ¿Y eso?
– Es que no tengo notificación de que este chico fuera a venir hoy, así que no sé si puede estar aquí.
– ¿Comorl? – mientras tanto, Manito está detrás de mi callado con una meretriz.
– Pues eso. Déjame que llame a los de VamosDeListos porque me tienen que dar tus datos y demás.
– Emm…vale, ¿y mientras tanto?
– Mientras tanto no puede ir a la fábrica.
– Fale.

Pues nada, volvemos al departamento. Decido que la mejor forma de empezar es imprimirle un par de tocho-manuales y dárselos en papel para que se entretenga. No obstante, a los 10 minutos aparece la dire de RRHH por la puerta.

– Oye, he hablado con tus jefes. Lo siento mucho, pero no puedes estar aquí.

Nurgle la mira con ojos de cordero degollado. Bueno, más bien con los ojos de un demonio de Nurgle.

Nada, que el chaval ha venido, ha estado una hora, y le han echado. Manito y yo nos quedamos con cara de estar flipando mientras la dire de RRHH acompaña al chaval a la salida. A la vuelta, la intercepto.

– Oye, dire.
– Dime.
– Esto de que no puede estar aquí…. vale, me lo creo. Pero será que no ha venido gente y no les has puesto nunca pegas para quedarse.
– Ya, pero es que este me cae mal.
– ¬¬
– Además, debería cuidar un poco su higiene personal, y más en su primer día en una empresa.
– En eso te doy la razón. Pero… ¿echarle?
– Es que no quiero que te vayas.

Me dedica una sonrisa antes de irse medio riéndose. Qué maja es la cabrona.

Me parece a mi que me voy a echar unas cuantas risas antes de que me larguen de V… ya lo veréis…

Please follow and like us:

Historias cortas BOFH: Homero

Written by ManOwaR

El otro día apareció por la fábrica un nuevo personaje, supuestamente una “apuesta personal” de Mister Potato para su departamento. Y a estas alturas ya debéis saber que una nueva incorporación a la fauna de V suele tener sus “particulares” consecuencias.

El individuo en cuestión se llama Homero. Yo le conocí… digamos que antes que nadie. Pasando por los tornos de entrada me encontré a un individuo luchando contra los mismos. Se trataba de un cincuentón de aspecto recio, vestía con zapatos, vaqueros y una camisa de cuadros con el último botón abierto, dejando ver una alfombra de pelo digna de un licántropo. Una cara rechoncha y roja acompañada de una prominente panza denotaba que su madre le quería, le quería mucho. Eso, o la cerveza y los pinchitos. El caso es que si le pones una boina negra y un palillo en la boca se podría confundir con Marianico el Corto, vaya.
Como decía, me lo encontré por primera vez, sin saber quién era, luchando con los tornos de entrada. Como parecía que tenía problemas, decidí preguntarle a ver si necesitaba ayuda…
– Buenos días, qué pasa, ¿no puedes pasar?
– ¡Hola! Pues esta cosa rara que no me deja, el panchito de la entrada ma disho que tengo que entrar por aquinesto.- sip, de pueblo pueblo.
– ¿No te funciona la tarjeta?
– Eso intento hijo, ¡pero por aquí no entra!
Me fijo un poco y me doy cuenta de que está intentando meter el metrobús por la ranura para meter la tarjeta de acceso.
– Pero hombre de Chuck, que ahí no va el metrobús. ¿No te han dado una tarjetita blanca?
– Siiii, poaquí la tengo.
– Pues tienes que meter esa tarjeta por la ranura, no el metrobús.
– Ahí va Dios, si ha icía yo questo noncajaba.- el hombre mete la tarjeta y por fin el torno le permite la entrada.
– ¡Pos muchas gracias muchacho!
– De nada hombre, de nada.
Me voy para dentro tratando de aguantarme la risa. No lo consigo, entro en el departamento descojonándome vivo. Pokémon ya está ahí en su sitio y se me queda mirando.
– ¿Qué ha pasado?
– Nada, un tipo en la entrada, que no sé si es una visita o el tipo nuevo de calidad, espero que lo primero, que estaba intentando pasar por los tornos metiendo el metrobús.
– ¡No jodas! ¡Jajajajaja!
En fin… a media mañana me llegó una requisitora de Mister Potato para darle de alta en los sistemas y asignarle un PC. A mi me daba la impresión de que el tipo este no iba a necesitar un ordenador, si acaso un bloc de notas y un lápiz, pero bueno, obediente de mi procedí a darle de alta en el dominio, correo y SAP. El problema vino cuando quise ponerle un ordenador, ya que no me quedaba ninguno disponible.
– Pikachu, tenemos un problema.
– ¡Y a mi que me cuentas! – el cabronazo sigue en el plan de “para lo que me queda en el convento..:”
– Te lo cuento porque hay que comprar más ordenadores y todavía lo tienes que hacer tú.
-Argh… para el nuevo de calidad.
– Sipi.
– ¿No tenemos alguno antiguo? Tampoco creo que necesite nada último modelo.
– No nos queda nada, ni los de repuesto.
– Joder. Vale, pues le pido uno. Aunque antes le conocí y me pareció que este está más acostumbrado a contar gallinas a dedo que a usar un ordenador ¿eh?
– Estoy de acuerdo. Oye, lo que sí tengo son ordenadores despiezados arriba. ¿Y si le pongo uno de esos vacío? Seguro que no sabe ni encenderlo.
– ¡Jaja! ¡Pues estaría bien!
– Pos vale.
Pokémon se me queda mirando medio riéndose, creyéndome incapaz de ejecutar la orden que me acababa de dar. Pero yo también estoy en plan de “para lo que me queda en el convento..”, así que me subo para arriba y agarro un Dell GX150 del año de la tara. Abro la caja y… está vacía, solo tiene la fuente de alimentación, el lector de CD y la disquetera. Close enough. Lo cojo y me lo bajo para abajo, junto con un monitor, un teclado y un ratón, y se lo instalo todito en el sitio que supuestamente va a ocupar Homero. Queda bastante gracioso ver los conectores PS2 del ratón y el teclado entrando dentro de la caja del ordenador, literalmente, a través de la chapita trasera de la placa base. Pero es lo que hay. Justo cuando termino veo a Homero acercarse.
– ¡Hombreeeee! ¡Qué pasa chavalote! – claro, el ManOwaR, de toda la vida HOYGAN.
– Hola, eres Homero, ¿no? – le doy la mano. El apretón es digno de Hulk, vaya fuerza gasta el cabrón.
– El mesmo. ¿Qués ese parato que mas puesto ahineso?
– Es un pseudo ordenador.
– ¿Y eso pa qué é?
– Para ordenar.
– Ah, po vale.

Po vale, me voy a tomar café. Y allí degustando el café que Homero me asalta. Pensé que se iba a quejar porque el ordenador no funcionaba, pero… no…

– ¡Qué pasa ManOwaR!
– Hola Homero, ¿un cafelito?
– ¿Zoqueé?
– Café, que si quieres un café.
– Yo no tomo deso, a mi dame cervecita, ¡jaja!
– Juas.
– Oyeeee… qui tiba a isir yo… el ordenaor ese que mas puesto poallá sirve pa más bien poco ¿eh?
– ¿Qué le pasa? – me hago el sueco.
– Pos mira vente pacá y lo ves tu mesmo.

Me voy para el sitio de Homero. Al llegar veo la caja del ordenador abierta (es de esas cajas que se abre con bisagra…). Como está de “culo” la caja, no la veo completamente hasta que no rodeo toda la mesa y la veo de frente. Homero se ha entretenido en llenarla de libros (de a saber qué), bolis, blocs de notas, y hasta una calculadora que dudo mucho que sepa utilizar. El teclado lo ha utilizado para colocar tarjetas y post-it entre las teclas, mientras que el ratón está colgando del cable fuera de la mesa.

– ¿Lo ves? En seguida lo he llenao. Me vas a tener que traer otro ordenador destos ¿eh?

:facepalm:

En fin, al rato me viene Pikachu con un portátil del año en que Franco era corneta y me dice que se lo de a Homero. Después de meterle un formateo y configurarlo, se lo llevo a Homero. No está, así que se lo dejo colocado, con el ratón enchufado. Hasta le pongo un teléfono. Sus usuarios y contraseñas decido mandárselas por email a Mister Potato, ya he escarmentado con eso de dejar post-it pegados en las pantallas (os acordáis de Y’eso?).

No vuelvo a tener noticias de Homero hasta el día siguiente, que al salir a tomar café me le encuentro concentrado con su ordenador (el de verdad) con Mister Potato dándole instrucciones. Pasan las horas y no molesta… esto es raro. Casi al final de la jornada, suena el teléfono…

¡Tururu! ¡Tururu! ¡Tururuuuuuuu!

– Sistemas…
– ¡¡Eeeehhh!! ¡Ostia tú qué diferente suenas por el cacharro este!

Se me ocurre mirar por el cristal del departamento y veo a Homero saludándome con el brazo en alto. Le respondo al saludo despejando a córner con la cabeza.

– ¿Verdad que si? ¿Qué necesitas?
– Pos mira muchacho, que ha estao el hombre este… el Poteito, explicándome cómo funciona el portátil, pero tengo un problema.
– Pues tú dirás.
– A ve, que no furula el pedal.
– ¿El pedal? – WTF!?!?!?! Vale que los ordenadores van a pedales pero…
– Si hombre, el cacharro pa mover la flechita cohone.
– ¿El ratón?
– ¡No jodas que hay ratones!
– Emmm… voy para allá.

Me levanto y voy a su sitio, temiéndome lo peor. Cuando llego, igual que la vez anterior, veo el ordenador por la parte de detrás. Uno de los cables USB se mete por debajo de la mesa. Le hago un gesto a Homero para que se aparte y me deje un poco de sitio para asomarme por debajo de la mesa. Efectivamente, ahí está el ratón.

– Pero hombre de Chuck, que se te ha caído el ratón, no es que no funcione.
– ¡No jodas que hay ratones! – qué pánico les tiene, coño…
– Que no son ratones hombre, este aparatito se llama ratón – lo cojo y se lo enseño.- ¿Ves? No está vivo, no te va a morder.
– Aaahhhh ese parato. Coño pos yo pensaba que era el pedal.
– ¿Pedal? – me paro a mirar detenidamente el ratón. Está como si lo hubieran estado pisoteando todo el día… y me da en la nariz que efectivamente eso es lo que ha ocurrido.
– ¿Cómo has estado usándolo?
– Pos con el pie, cómo va a ser si no…- me lo quita, lo tira al suelo y empieza a moverlo con el pie. Flipa.
– Pero animal de bellota, ¡que el ratón se usa con la mano!
– ¡Sí hombre, con lo sucio questá!

:pokerface:

————————————————————————–

En fin, esto es todo por este año. Aprovecho este post para desearos a todos una feliz Navidad y un próspero año nuevo, ¡¡¡que vendrá cargado de más y mejores historias!!!

Please follow and like us:

Historias cortas BOFH: Firefox 7

Written by ManOwaR
Esta mañana nos llegó un mail informativo de la central explicando que dentro de poco desplegarían Firefox 7 a todos los usuarios (desde que estamos en el nuevo dominio, ahora eso lo hacen todo centralizado en lugar de tener que hacerlo yo). Comentan que puede ser un proceso lento y tedioso para el luser autóctono, así que sería bueno avisar con antelación.
Firefox 7 ocupa unos 13Mb. Esto es lento y tedioso de cojones cuando la línea que tienes para todo el mundo es de 3Mb normales y corrientes (no tenemos más capacidad por el par de cobre). Hay que tener en cuenta que esto ahora nos llega desde la cental y no desde nuestro controlador de dominio (por lo que se distribuiría a través de la línea interna, 100 Mb), por lo que todos y cada uno de los equipos tienen que descargarse ese ficherito de 13Mb para realizar la instalación de Firefox 7 con esa conexión de 3Mb. Imaginad cuando desplieguen el Office 2007… en fin.
El caso es que Pikachu es muy proactivo ahora que le quedan solo dos semanas de curro, así que en lugar de preparar un email con la información justa y necesaria para los lusers, o en vez de endiñarme el marrón a mi como acostumbra, decidió hacer un “copiar-pegar” de gran parte del correo de la central. Bravo.
Básicamente, el correo decía los porqués de instalar Firefox 7 sobre la versión que veníamos usando actualmente, la 3.6.18 y advertía de que el próximo inicio de sesión iba a ser largo de cojones. Bajo mi punto de vista, es demasiada información, además de innecesaria. Yo solo advertiría que en el próximo inicio de sesión el ordenador tardaría bastante más de lo habitual en arrancar. Que le den al botón y se marchen a tomar café si eso… pero bueno, lo hecho hecho está.
El caso es que cuando fui a tomar café, me encontré con un folio pegado con celo a la máquina. Dicho folio era el email de Pokémon impreso desde GMail, y con una nota al pie escrita a boli:
– Punto primero: “Ya entiendo por qué va tan bien (pero con tilde) la red, el correo e Internet”. Vale, podría haber deducido que el despliegue de una nueva versión se come el poco ancho de banda que tenemos y hace que todo vaya petado.
– Punto segundo: “Tres navegadores distintos”. Ya la hemos cagado. Así que achaca el problema de velocidad de la red a que usamos tres navegadores distintos (fijaos que después de Internet pone dos puntos, determinando que lo siguiente es la causa de lo primero). Cojonudo.
– Punto tercero: “Y además tenemos las versiones más obsoletas”. Hombre, usábamos Firefox 3.6.18… la más obsoleta era la 1.0, digo yo, ¿no? De todas formas nadie entiende que no podemos actualizar a la última versión sin antes comprobar que es compatible con todas las herramientas necesarias para trabajar. Nadie lo entiende. Los informáticos somos unos putos inútiles porque pasamos nuestro tiempo viendo vídeos en el trabajo y haciendo powerpoints graciosos en lugar de testear si una nueva versión de Firefox es compatible con la versión de Flash Player necesaria para ejecutar el programa de pedidos de un proveedor. No. Lo que deberíamos hacer es instalar a todo el mundo la ultimísima versión de todo en cuanto salga.
– Punto cuarto y último: “NO COMMENT”. Ahí, dejando la firma. Menos mal que al imprimir un correo directamente desde Gmail sale el nombre y dirección de email de la persona que lo ha impreso en plena cabecera. Ahora sé a quién tengo que fustigar.
¿Os acordáis del Bocinas? Sí, pues efectivamente ha sido él el autor de esta “notita”. La quito de la máquina de café para tener físicamente la prueba del delito y me voy a mi sitio. En mi equipo, me descargo Internet Explorer 9, Firefox 8.0.1 y Chrome 15 y los meto en una carpeta compartida. Subo arriba a por el LART, previendo lo que pasará, me lo engancho en el cinturón y lo escondo con la chaqueta para que no se vea.
Vamos a ver al Bocinas…
Al entrar en el departamento, en seguida levanta la cabeza sonriendo, ajeno a lo que está por pasar, y mirándome como cachondeándose. No sabe que yo sé que ha sido él el autor de la notita…
– ¡Hombre ManOwaR! ¡¿Vienes a actualizarnos el Firefox?!
– Pues mira, sí.
– ¡No jodas!- me mira con cara de incredulidad. El cachondeito que pensaba traerse a mi costa resulta que va en serio.
– Pues no te agaches. Además, como tú eres un luser avanzado, a ti te voy a instalar las últimas versiones de todo.
– ¿De todo?
– Sí, de todo. Para ti Firefox 7 se te va a quedar anticuado en seguida, ¿verdad?
– Pues sí, la verdad.- pone un gesto en la cara de hacerse el interesante.
– Vale, pues haz una cosita. Mándame un email a mi con copia a Pokémon diciendo que necesitas que te instale las últimas versiones de todos los navegadores.
– ¿Y eso para qué?
– Para que la red te vaya más rápida.
– ¡¡Aaaaahhhhh!! ¡¡Entonces sí!!- claaaaro.
Redacta el correo, mientras yo hago lo posible porque no se me note el LART atado al cinturón. Creo que debería hacerle una vaina o algo… ya me lo pensaré. Cuando envía el correo, procedo a instalarle sendos navegadores en sus versiones más recientes.
– Ale machote, todo tuyo.- me levanto de su sitio y le dejo que se ponga, quedándome de pie, contemplativo y con los brazos cruzados.
– ¿No te vas?
– No, quiero ver que puedes acceder a todos.
– Ah, vale.
Comienza abriendo su correo en Firefox 8. Aparentemente funciona correctamente, hasta que intenta adjuntar un archivo en un email. El cargador por Flash no le funciona.
– Oye, esto no me deja adjuntar nada.
– Ahmmm… vaya por Chuck. ¿Y en la versión vieja sí te dejaba?
– Si.
– Ajammm… bueno, sigue probando otras cosas con los otros navegadores.- inconscientemente comienzo a acariciar el mango del LART.
Acto seguido intenta abrir una aplicación web de un cliente en la que tiene que meter datos de los pedidos que nos hacen. Primero lo intenta en Firefox y no le funciona, no llega a cargar. Antes de decir nada, lo intenta con Chrome, pero tampoco va. Veo una gota de sudor recorriendo su sien. Noto que el LART comienza a vibrar, como pidiendo comida. Sangre, vaya. El Bocinas no desiste y por último lo intenta con Internet Explorer, y contra todo pronóstico sí se le abre. No obstante, al meter su usuario y contraseña en la aplicación web, se queda parada.
El Bocinas se levanta y le pega un puñetazo al teclado.
– ¡Esto es una mierda! ¡No funciona nada! ¡Así no se puede trabajar!
Saco el LART y lo chasqueo en el aire. Automáticamente el Bocinas se sienta, con las manos en el asiento, y me mira con la misma cara que una niña de 12 años en la Casa del Terror.
– Así que es una mierda, ¿verdad?
– Esto…
– ¿No querías las últimas versiones de todo?
– No…si yo no dije nada…
– ¿Ah no?- localizo un cuaderno de notas sobre le mesa del Bocinas, y saco la notita que puso en la máquina del café. La deposito al lado de su cuaderno de notas.- ¿Esta no es tu letra?

El Bocinas pone cara de asombro.
– ¡Esa no es mi letra!
– ¿Ah no?.- repito, señalando su nombre, apellido y dirección de correo en la cabecera.- ¿Y este tampoco eres tú, no?
– ¿B-bueno y-y q-qué?- su voz temblorosa denota pavor. Chasqueo de nuevo el LART en el aire.
– ¿E-eso que es?- dice señalando el LART.
– Esta es la herramienta para reajustar tu actitud frente al departamento de IT.- le endiño en la espalda “de broma”.
– ¡AAAAHHHH! ¡Eso dueleeeeeeeeeeee!
– Y más te va a doler… muuuucho más….
¡Chas! ¡Chaasss! ¡AAAAHHHHHHHHH! MUAHAHAHAAHAHAHAHA….
Please follow and like us:

¡Pokémon se va!

Written by ManOwaR

El otro día me dieron una mala noticia: Pokémon se va. Sí, se va, no lo echan. Después de 25 años de leal servicio a V, le han hecho una oferta de “salida voluntaria”. No sé el dinero que le habrán ofrecido por irse, pero debe de ser bastante. Y como tiene ya 61 años, pues él tan feliz con su prejubilación “sobrerremunerada”.

Aprovechando el proyecto de Outsourcing que quieren implantar en V, la salida de Pokémon será a final de este año (vamos, que su último día de curro será el último día antes de las vacaciones de Navidad), así que esta planta donde yo (de momento) trabajo se quedará sin director de IT. Confieso que tenía alguna esperanza de que me ofrecieran ese puesto a mi, y me consta que lo han sopesado, pero es que no queda muy bien que un tipo de 27 años que viste de vaqueros y zapatillas sea el director de nada excepto de maestro de la ponzoña, así que a seguir siendo el penúltimo mono que me toca. Política de empresa. Igual que la política de contratar un informático a través de una consultora pagando a ésta el triple de lo que el susodicho cobra. Políticas incomprensibles, y más teniendo en cuenta que como ya comenté anteriormente en este blog, para comprar un puñetero ratón USB sí que no hay dinero.

En fin, este no es el asunto que nos atañe en este post. Resulta que para cubrir el puesto de Pokémon, alguien tiene que haber, así que le han endiñado el brown compartido a los actuales directores de sistemas de las otras dos plantas de Madrid. Y como no tienen ni puñetera idea de lo que tienen que hacer, hoy se han venido para acá para que les pongamos al día.

La primera en llegar fue una mujer llamada Cellisca. Morena, ojos marrones, muy menuda, con una cara digna de un cuadro de Picasso. Entró al departamento sin dar los buenos días a nadie (ni a Pokémon ni a mi), provocando el murmullo característico de las Cotorras Autóctonas Españolas. Se sentó, agarró un cable de red y se puso a trastear en su portátil. Media hora después, se dignó a abrir la boca, y entonces me di cuenta de que habría sido mejor que permaneciera callada. Una voz gutural emana de su garganta a través de unos dientes roídos, una voz indescriptible que si no la miras es imposible saber si es de un hombre, una mujer o un orco. Me da la impresión que es la voz que debe tener una persona que lleva 40 años fumándose 3 paquetes diarios de Ducados. Por lo menos….

– Bueno, ¿empezamos? – Pokémon la mira sobresaltado. Yo me quedo callado esperando a que haga algo.
– Em… si, ¿por dónde quieres empezar?
– ¡Y yo qué sé! Vosotros diréis.- Cellisca me mira directamente a mi. Se nota que no le hace ni puta gracia el marrón que le ha caído. Pues mira maja, a mi tampoco.
– Pues si quieres te voy enviando el chorro de procedimientos que tenemos, para que les vayas echando un ojo.- intercedo.
– No, no. No quiero procedimientos, yo no voy a solucionar nada, para eso estáis los informáticos.- aaaaaahhhh claro, que ella es directora de informática y no es informática. M’encanta.
– Bueno vale, ¿entonces?- dice Pokémon.
– Pikachu, pásale los contratos de mantenimiento que tengamos activos. Yo te voy a pasar los mapas de la estructura de red, servidores y racks.
– Ok.- parece que con eso se da por satisfecha. Vaya elementa.

Al momento llega el director de sistemas de la otra planta, el que faltaba. De nombre Manito, es un señor menudo, moreno y con bigote. Mexicano pero de los del México profundo, entiendo, al escucharle hablar por primera vez. Vaya pedazo de acento. Este hombre es más amable, sí que da los buenos días y nos estrecha la mano a Pokémon y a mi. Agarra otro cable de red y se enchufa con su “laptop”. Le comento lo que estábamos a punto de enviar a Cellisca, y está de acuerdo en que se lo enviemos a él también, así que eso hago.

A media mañana, Cellisca vuelve a abrir el buche.

– Necesito que me digáis las contraseñas de administrador de los servidores.
– ¡Yo te lo paso! Que lo tengo todo en un fichero.- Pokémon se apresura a ponerse la medallita.

Acto seguido, Pikachu se dispone a localizar el fichero y tratar de abrirlo. Se trata de un Excel protegido por contraseña…

– ¡Mierda!
– ¿Qué te pasa Pikachu?
– Que esto no me acepta la contraseña.
– Será porque la estás poniendo mal.
– No sé, pero llevo un rato intentándolo y no me la acepta.
– Vamos, que no te acuerdas, ¿no?
– Pues no. ¿Sabes tú cuál es?
– ¿Cómo me voy a acordar yo de tu contraseña?
– No sé. ¿Y se puede hacer algo? Tu sabes hackear estas cosas ¿no?
– La madre que te p… anda envíame el fichero y miro a ver qué puedo hacer.

Pues ala, media mañana intentando crackear el ficherito de Excel. Manda huevos. Finalmente lo consigo y le paso las contraseñas a Cellisca y Manito.

– Oye, necesito que me configures la impresora del departamento para imprimirlas.- dice Grimgor Piel’hierro, digo… Cellisca.
– ¿Imprimirlas? ¿Las contraseñas?
– Sí claro.

Miro a Pokémon. Me hace un gesto con la mano, como diciendo “me la suda”. Pues bien, viva la seguridad y la confidencialidad de los datos.

Pues vale, le configuro la impresora. La muchacha lanza el fichero a imprimir y se va a la impresora a recoger el papel. Cuando vuelve…

– Oye, esto sale muy mal, creo que tiene poca tinta la impresora.
– Tóner.
– ¿El qué?
– Que usa tóner, no tinta. Es una impresora láser.
– Lo que sea, arréglalo.
– Si bwana.
– ¿Qué has dicho?- me mira con cara de indignación. Claro, no está acostumbrada a mi.
– Que si, bwana.- me levanto haciendo caso omiso a su mirada asesina y voy a ponerle un tóner nuevo a la impresora.
– Ale, ya está.
– Ok.- ¿gracias? ¿para qué?

Me está tocando mucho los huevos el asunto. Llegan los tipos estos, que ni conozco, y con toda su mala educación me tengo que convertir en su esclavo. O eso creen. Y encima Pokémon que está en una variante del dicho “para lo que me queda en el convento, me cago dentro” solo que terminando en “me la suda”.

En fin…

Al final del día aparece de improviso SanchoP, para una reunión en la que explica en qué va a consistir el Outsourcing de los huevos. Quieren poner un servicio telefónico de nivel 1 (helpdesk) y dos tipos de nivel 2 pululando por las tres plantas de Madrid. Al principio Pokémon es reacio, ya que eso demoraría bastante el tiempo de respuesta en incidencias críticas, pero finalmente cede porque “qué más da, si él se pira en nada”. Finalmente, llega la pregunta clave.

– ¿Y qué pasa si se jode un PC de declaración de producción de la fábrica?- pregunto.
– La gente de mantenimiento tendrá PCs de repuesto. Van, lo cambian y listo.- responde SanchoP.
– Ajam. ¿Y la gente de mantenimiento va a configurar las impresoras también?
– Sí, se les dará formación para ello.
– Yap, ¿y sabes que necesitan cuenta de administrador para ello, verdad?
– Si.
– Me refiero a cuenta de administrador de dominio, no administrador local.- SanchoP pone cara de sorpresa.
– ¿De dominio para qué?
– Porque una de dos: o el PC que tengan de repuesto no está en dominio y tendrán que meterlo en el mismo con el mismo nombre que el que van a sustituir, para lo cual hace falta un admin de dominio, o porque tendrán que reconfigurar el nombre de la máquina a la que está conectada la impresora en el servidor de Sentinel, para lo cual también hace falta una cuenta de administrador de dominio.- SanchoP pone cara de circunstancias.
– Bueno, bueno, pues se les puede crear una cuenta de administrador de dominio para ellos.
– Yap, y aun con esas, los de mantenimiento van a ser capaces de hacer lo que te he comentado, ¿verdad?
– Les daremos formación.
– Ok.- decido callarme la boca y que se den la ostia, aunque no puedo evitar dibujar una sonrisita en la cara. Si creen que un tipo de mantenimiento (de hecho como mínimo 3 tipos, uno por turno) va a ser capaz de hacer eso, incluso con formación, lo llevan claro. Creo que yo, informático, me voy a poner a reparar máquinas de las líneas de montaje, con un poquito de formación seguro que soy capaz, ¿eh?.

Así pues, la situación es la siguiente: a mi me van a dar la patada de aquí a pocos meses, y van a poner a tipos que no tienen ni puta idea a hacer mi trabajo. En unos días o pocas semanas, vendrán los dos técnicos de nivel 2 a que yo les de formación, pero sinceramente, paso de ser puta y encima poner la cama. No pienso ayudar a los tipos por los cuales me van a dar una patada en el culo a mi. Además, que mi contrato no dice nada de formación, y ya estoy hasta los huevos. Cuando me echen, a ver lo que tardan en llamarme. Y en ese entonces, vendrá a ayudarles Rita.

Se admiten apuestas.

Please follow and like us: