Category Archives: becario

El esbirro y la doncella

Written by ManOwaR

A la semana siguiente, por fin se puso en marcha el proceso de selección para escoger a mi nuevo esbirro. La parte mala es que el presupuesto para la contratación era bastante limitado (no como para ser una puta mierda, pero sí un sueldo como para que cualquier BOFH hecho y derecho lo rechace por bajo), así que solo personas que habían terminado los estudios hace poco y no tenían trabajo podían ser aspirantes. La parte buena es que es más sencillo enseñar a los que no tienen experiencia de campo real. O eso pensaba yo.

(más…)

Please follow and like us:

¡Pokémon se va!

Written by ManOwaR

El otro día me dieron una mala noticia: Pokémon se va. Sí, se va, no lo echan. Después de 25 años de leal servicio a V, le han hecho una oferta de “salida voluntaria”. No sé el dinero que le habrán ofrecido por irse, pero debe de ser bastante. Y como tiene ya 61 años, pues él tan feliz con su prejubilación “sobrerremunerada”.

Aprovechando el proyecto de Outsourcing que quieren implantar en V, la salida de Pokémon será a final de este año (vamos, que su último día de curro será el último día antes de las vacaciones de Navidad), así que esta planta donde yo (de momento) trabajo se quedará sin director de IT. Confieso que tenía alguna esperanza de que me ofrecieran ese puesto a mi, y me consta que lo han sopesado, pero es que no queda muy bien que un tipo de 27 años que viste de vaqueros y zapatillas sea el director de nada excepto de maestro de la ponzoña, así que a seguir siendo el penúltimo mono que me toca. Política de empresa. Igual que la política de contratar un informático a través de una consultora pagando a ésta el triple de lo que el susodicho cobra. Políticas incomprensibles, y más teniendo en cuenta que como ya comenté anteriormente en este blog, para comprar un puñetero ratón USB sí que no hay dinero.

En fin, este no es el asunto que nos atañe en este post. Resulta que para cubrir el puesto de Pokémon, alguien tiene que haber, así que le han endiñado el brown compartido a los actuales directores de sistemas de las otras dos plantas de Madrid. Y como no tienen ni puñetera idea de lo que tienen que hacer, hoy se han venido para acá para que les pongamos al día.

La primera en llegar fue una mujer llamada Cellisca. Morena, ojos marrones, muy menuda, con una cara digna de un cuadro de Picasso. Entró al departamento sin dar los buenos días a nadie (ni a Pokémon ni a mi), provocando el murmullo característico de las Cotorras Autóctonas Españolas. Se sentó, agarró un cable de red y se puso a trastear en su portátil. Media hora después, se dignó a abrir la boca, y entonces me di cuenta de que habría sido mejor que permaneciera callada. Una voz gutural emana de su garganta a través de unos dientes roídos, una voz indescriptible que si no la miras es imposible saber si es de un hombre, una mujer o un orco. Me da la impresión que es la voz que debe tener una persona que lleva 40 años fumándose 3 paquetes diarios de Ducados. Por lo menos….

– Bueno, ¿empezamos? – Pokémon la mira sobresaltado. Yo me quedo callado esperando a que haga algo.
– Em… si, ¿por dónde quieres empezar?
– ¡Y yo qué sé! Vosotros diréis.- Cellisca me mira directamente a mi. Se nota que no le hace ni puta gracia el marrón que le ha caído. Pues mira maja, a mi tampoco.
– Pues si quieres te voy enviando el chorro de procedimientos que tenemos, para que les vayas echando un ojo.- intercedo.
– No, no. No quiero procedimientos, yo no voy a solucionar nada, para eso estáis los informáticos.- aaaaaahhhh claro, que ella es directora de informática y no es informática. M’encanta.
– Bueno vale, ¿entonces?- dice Pokémon.
– Pikachu, pásale los contratos de mantenimiento que tengamos activos. Yo te voy a pasar los mapas de la estructura de red, servidores y racks.
– Ok.- parece que con eso se da por satisfecha. Vaya elementa.

Al momento llega el director de sistemas de la otra planta, el que faltaba. De nombre Manito, es un señor menudo, moreno y con bigote. Mexicano pero de los del México profundo, entiendo, al escucharle hablar por primera vez. Vaya pedazo de acento. Este hombre es más amable, sí que da los buenos días y nos estrecha la mano a Pokémon y a mi. Agarra otro cable de red y se enchufa con su “laptop”. Le comento lo que estábamos a punto de enviar a Cellisca, y está de acuerdo en que se lo enviemos a él también, así que eso hago.

A media mañana, Cellisca vuelve a abrir el buche.

– Necesito que me digáis las contraseñas de administrador de los servidores.
– ¡Yo te lo paso! Que lo tengo todo en un fichero.- Pokémon se apresura a ponerse la medallita.

Acto seguido, Pikachu se dispone a localizar el fichero y tratar de abrirlo. Se trata de un Excel protegido por contraseña…

– ¡Mierda!
– ¿Qué te pasa Pikachu?
– Que esto no me acepta la contraseña.
– Será porque la estás poniendo mal.
– No sé, pero llevo un rato intentándolo y no me la acepta.
– Vamos, que no te acuerdas, ¿no?
– Pues no. ¿Sabes tú cuál es?
– ¿Cómo me voy a acordar yo de tu contraseña?
– No sé. ¿Y se puede hacer algo? Tu sabes hackear estas cosas ¿no?
– La madre que te p… anda envíame el fichero y miro a ver qué puedo hacer.

Pues ala, media mañana intentando crackear el ficherito de Excel. Manda huevos. Finalmente lo consigo y le paso las contraseñas a Cellisca y Manito.

– Oye, necesito que me configures la impresora del departamento para imprimirlas.- dice Grimgor Piel’hierro, digo… Cellisca.
– ¿Imprimirlas? ¿Las contraseñas?
– Sí claro.

Miro a Pokémon. Me hace un gesto con la mano, como diciendo “me la suda”. Pues bien, viva la seguridad y la confidencialidad de los datos.

Pues vale, le configuro la impresora. La muchacha lanza el fichero a imprimir y se va a la impresora a recoger el papel. Cuando vuelve…

– Oye, esto sale muy mal, creo que tiene poca tinta la impresora.
– Tóner.
– ¿El qué?
– Que usa tóner, no tinta. Es una impresora láser.
– Lo que sea, arréglalo.
– Si bwana.
– ¿Qué has dicho?- me mira con cara de indignación. Claro, no está acostumbrada a mi.
– Que si, bwana.- me levanto haciendo caso omiso a su mirada asesina y voy a ponerle un tóner nuevo a la impresora.
– Ale, ya está.
– Ok.- ¿gracias? ¿para qué?

Me está tocando mucho los huevos el asunto. Llegan los tipos estos, que ni conozco, y con toda su mala educación me tengo que convertir en su esclavo. O eso creen. Y encima Pokémon que está en una variante del dicho “para lo que me queda en el convento, me cago dentro” solo que terminando en “me la suda”.

En fin…

Al final del día aparece de improviso SanchoP, para una reunión en la que explica en qué va a consistir el Outsourcing de los huevos. Quieren poner un servicio telefónico de nivel 1 (helpdesk) y dos tipos de nivel 2 pululando por las tres plantas de Madrid. Al principio Pokémon es reacio, ya que eso demoraría bastante el tiempo de respuesta en incidencias críticas, pero finalmente cede porque “qué más da, si él se pira en nada”. Finalmente, llega la pregunta clave.

– ¿Y qué pasa si se jode un PC de declaración de producción de la fábrica?- pregunto.
– La gente de mantenimiento tendrá PCs de repuesto. Van, lo cambian y listo.- responde SanchoP.
– Ajam. ¿Y la gente de mantenimiento va a configurar las impresoras también?
– Sí, se les dará formación para ello.
– Yap, ¿y sabes que necesitan cuenta de administrador para ello, verdad?
– Si.
– Me refiero a cuenta de administrador de dominio, no administrador local.- SanchoP pone cara de sorpresa.
– ¿De dominio para qué?
– Porque una de dos: o el PC que tengan de repuesto no está en dominio y tendrán que meterlo en el mismo con el mismo nombre que el que van a sustituir, para lo cual hace falta un admin de dominio, o porque tendrán que reconfigurar el nombre de la máquina a la que está conectada la impresora en el servidor de Sentinel, para lo cual también hace falta una cuenta de administrador de dominio.- SanchoP pone cara de circunstancias.
– Bueno, bueno, pues se les puede crear una cuenta de administrador de dominio para ellos.
– Yap, y aun con esas, los de mantenimiento van a ser capaces de hacer lo que te he comentado, ¿verdad?
– Les daremos formación.
– Ok.- decido callarme la boca y que se den la ostia, aunque no puedo evitar dibujar una sonrisita en la cara. Si creen que un tipo de mantenimiento (de hecho como mínimo 3 tipos, uno por turno) va a ser capaz de hacer eso, incluso con formación, lo llevan claro. Creo que yo, informático, me voy a poner a reparar máquinas de las líneas de montaje, con un poquito de formación seguro que soy capaz, ¿eh?.

Así pues, la situación es la siguiente: a mi me van a dar la patada de aquí a pocos meses, y van a poner a tipos que no tienen ni puta idea a hacer mi trabajo. En unos días o pocas semanas, vendrán los dos técnicos de nivel 2 a que yo les de formación, pero sinceramente, paso de ser puta y encima poner la cama. No pienso ayudar a los tipos por los cuales me van a dar una patada en el culo a mi. Además, que mi contrato no dice nada de formación, y ya estoy hasta los huevos. Cuando me echen, a ver lo que tardan en llamarme. Y en ese entonces, vendrá a ayudarles Rita.

Se admiten apuestas.

Please follow and like us:

El día Troll

Written by ManOwaR

Hay días en los que te sientes realmente bien, con energías y buen ánimo…pero siempre hay algún gilipollas que viene a joderlos.

Después de la migración de dominio de todos los ordenadores de la planta, le tocó el turno a la virtualización de los servidores. El problema vino con el servidor de Lotus Notes, en el cual también está instalado el robot de copias y su consiguiente software de gestión de backups. El susodicho servidor es del año de la Polka, y está con Windows 2000 Server, al cual Microsoft dejó de dar soporte hacía ya tiempo.

Para el software de backups tenemos a una empresa externa que nos da mantenimiento, así que les comentamos la necesidad: necesitamos actualizar el sistema operativo a como mínimo Windows 2003 Server para poder virtualizar Lotus Notes. No obstante, el robot de copias funciona conectado a una tarjeta SCSI que se conecta mediante PCI 133Mhz y ésta no puede ser instalada en el servidor virtual, por lo tanto hay que reinstalar el sistema de copias de seguridad a un servidor físico aparte.

¿Y no podemos dejar el servidor que tenemos actualmente solo para las copias? Pues no. Primero porque hay que actualizarlo a Windows 2003 para cumplir las directivas de la empresa, y segundo porque es necesario cambiar el nombre del servidor (Lotus Notes, el cual va a ser virtualizado, debe quedarse por fuerza con el nombre que tiene, ya que quien lo montó hace años tuvo la grandiosa idea de utilizar el nombre de servidor para todo y no crear alias), por lo que hay que reinstalar las licencias del software de backups.

Después de plantearle esto a la empresa que nos da mantenimiento, nos hacen una “oferta”: 4500€ mas dietas y transporte, y 5 jornadas completas de indisponibilidad del servidor. Vaya mantenimiento de mierda que nos dan. Así que, ¿qué ocurrió? Pues que MaisOui y el resto de jefazos estuvieron de acuerdo en que yo estaba perfectamente capacitado para hacer este trabajo yo solo (toma brown!). Vale.

Me tocó echar 12 horas el Martes hasta que logré dejarlo todo instalado y funcionando, con viaje a la planta de al lado para que me prestaran un servidor y todo (por el tema de la tarjeta SCSI que necesita un PCI 133Mhz para funcionar). Después de enviar un correo a todo cristo para decirles que ya teníamos las copias funcionando, la respuesta del jefazo no fue un “gracias” ni un “buen trabajo” ni nada parecido. Un simple “ok” fue su respuesta. Y yo aquí eslomándome y ahorrándole 4500 euros a la empresa. Genial.

Al día siguiente, de mala leche. Había dormido poco y descansado nada, y encima un poco mosqueado por la respuesta del jefe del día antes. Así que… me sentía un poco Troll.

A primera hora, suena el teléfono…

– Deparatamento de márketing…
– ¿ManOwaR?
– Sí, ¿qué has roto?
– Ah, qué susto. Oye, que no me va el correo.
– El correo, vale. ¿puedes intentar entrar en Google?
– Sí, espera… sí, a Google sí que entro.- nuestro correo corporativo es como GMail, va por internet…
– Ok, pues… ¡espera un momento! ¿oyes eso?
– ¿Qué?
– No importa, ya ha parado.
– ¿El qué?
– Nada. A ver, tienes que resetear el protocolo TCP/IP y después abrir la mandanga de la memoria RAM. ¿Me sigues?
– Emmmm….
– ¡Aaahhhh! ¡otra vez ese sonido!
– ¿Qué sonido?
– Nada, ha vuelto a parar. Bueno pues haz lo que te he dicho y ya lo tendrás arreglado.
Clac.

Después de trolear al pobrecito luser, por debajo de la red le borro la caché para que pueda entrar al correo (es un problema conocido, la solución es tan fácil como vaciar la caché del navegador). Si en el fondo soy un buen tipo…

¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu !

– Sistemas, sin pecado concebido.
– Estooo… ¿ManOwaR?
– Si, a veces me llaman así, como dice la profecía.
– Ahm. Oye, necesito tu ayuda, la impresora de expediciones no funciona. Lanzo un albarán y me lo saca por la impresora de etiquetas en vez de por la que debe.
– Eso es que estás seleccionando la impresora que no es a la hora de imprimir, como dice la profecía.
– ¿Qué profecía?
– La del BOFH que a veces un momento de respiro tenía.
– Emmm…¿BOqué?
– Pera, que me meto en tu equipo.
Enchufo VNC, tiene un PDF con el albarán abierto. Le doy archivo -> imprimir… ¡anda! tiene la impresora de etiquetas seleccionada. Se la cambio y le pongo la de expediciones.
– Ale, arreglado, como dice la profecía.
Clac.

De nuevo… ¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu !

– ¡¿Quién osa perturbar mi descanso?!
– ¡Jaja! ¡Qué gracioso eres!
– Qué gracioso soy.
– ¿ManOwaR?
– ManOwaR.
– ¡Jaja! Oye, que no me funciona el SAP.
– Que no te funciona el SAP.
– ¿Quieres dejar de repetir todo lo que digo?
– Todo lo que dices…
– ¡Vete por ahí!
Clac. JAJAJAJAJAJAJA!!

¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu ! – joder, llevo media hora en el curro y ya van 3 llamadas… ¡hecatombe!

– Sistemassssssssssssssssssssssssssssgronffffffff….- hago un sonido nasal similar al de un cerdo.
– ¡Coño!
– ¡Polla!
– Jajaja, oye tú, que esto no va. – explicación estándar luseriana, ¿eh?
– ¡Pues anda que tú!
– ¿Eh?
– Que deberías empezar diciendo quién eres para poder identificarte, después, yo no me llamo “eh tú”, y por último, deberías explicar un poco mejor eso de “esto no va”, ¿no crees?
– Ahm… bueno.
– Venga, empezamos de nuevo.
Clac. Si empezamos de nuevo, que llame otra vez.

¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu ! – ahí le tenemos.

– Sistemas…
– Hola ManOwaR, soy el becario de calidad – SÍ, es ÉL.- no me funciona la base de datos de rechazo de clientes.
– ¿Ves? Así todo es más sencillo, nos entendemos y mantenemos la cordialidad. ¡Bien hecho!
– Jeje..
– Venga, vamos a seguir practicando. Inténtalo de nuevo.
Clac. Trolololololol….

¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu !

– ¡Joder! ¡Me has colgado!
– ¿Es que todavía no has aprendido nada? ¿Esa es forma de saludar a alguien como yo? – me pongo a tararear la cancioncilla de Batman.
– ¿Alguien como tú qué? ¿Quién eres tú?
– Soy el tipo que no te va a arreglar una puta mierda como no me trates con más respeto.
– Te he tratado con respeto.
– Si claro, dirigiéndote a mi como “eh tú”. Y todavía te la tengo guardada de la última, no me toques el chananananananananananananananananna batmannnnnn…..
– Bueno va, deja de hacer el tonto y arréglame esto, anda.
– ¡Y encima me insultas!
– No… no te he insultado. Venga, ¿me arreglas esto por favor?
– A veeer… venga, ¿qué te pasa?
– La base de datos de rechazo de clientes, que no me recoge datos.
– Son los hipervínculos.
– ¿Eso qué es?
– Esta base de datos está vinculada a otras mediante hipervínculos, de manera que cuando actualizan las otras bases de datos, esta recoge los campos que le interesan, aunque este proceso no es automático. Espera, me conecto.

Enchufo VNC. Cierro la base de datos, la vuelvo a abrir, y cuando hace la susodicha pregunta respondo “SI”.

– ¡Voilá! Ahí están tus datos.
– Vale, pues déjame que tengo que trabajar. – otro que ni da las gracias. Total, ¿para qué? A los informáticos nos encanta nuestro trabajo, deberíamos pagar nosotros por hacerlo.
– Sí claro.- cierro la base de datos y no guardo los cambios.
– Pero ¿para qué la cierras?
– Porque ahora lo tienes que intentar tú.
Clac.

¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu !

– Sistemas…
– ¡ManOwaR! ¿¡Pero cómo has hecho para actualizar la base de datos!? – cuando abre la base de datos le sale un puto cartel diciendo que si quiere actualizar los datos y el tontolnabo este le da siempre que no. Vaya tela…
– Magia potagia.
– ¿Cómo que magia? ¡Voy a hablar con tu jefe para que te abran un expediente!
– Oigsh…¿harías eso por mi?
Clac. Pasando…. este se lleva un LARTazo antes de que termine el día. Palabra.

Me levanto y me subo arriba a ver si se han hecho bien las tareas de copia de seguridad con el nuevo servidor que monté el día antes. Todo correcto, de fruta madre. Bajo de nuevo, y me encuentro un ordenador sobre mi silla. Sin etiqueta con el nombre de máquina, ni una notita diciendo de quién es el regalo. Como mola. Pues nada, lo dejo a un lado de la mesa y a hacer como que curro. Después de revisar cuantocabróno y cuantarazón, reviso los emails. Nada. Qué rarooooo….

¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu ! – ah, ya decía yo que me habían dejado demasiado tiempo libre.

– Sistemas…
– ¡Hola ManOwaR! ¿Cómo va?
– Va bene… y si va bene, pues avanti con el pene…
– ¡Jajaja! Oye tío, a ver si me puedes ayudar. Que desde la última actualización del correo – WTF?- no puedo enviar emails.
– ¿Y eso?
– No sé, no me deja escribir bien, le doy al intro pero no hace nada.
– Uhm… espera, que me conecto.- enchufo VNC, está redactando un correo. Le doy yo al intro y funciona perfectamente.- a ver, dale tú al intro.- se escucha como que está pulsando una tecla, pero efectivamente no hace nada.
– Bueno, pues creo que se te ha estropeado el teclado. Ahora voy para tu sitio.
Clac.

Agarro un teclado nuevo y voy para allá. Al llegar veo el plantel. El teclado del tipo, que tiempo atrás fue de color negro, tiene un tono grisáceo bastante desagradable a la vista. Lo levanto, y realmente me cuesta despegarlo de la mesa. Le doy la vuelta y lo sacudo. Un conglomerado de migas, pelos y ceniza (sí, este teclado es de la época en la que se podía fumar en la oficina) caen sobre la mesa. Al pulsar las teclas, bajan pero no hacen apenas sonido (ese sonido característico que tienen todos (o casi) los teclados mecánicos), y al llegar abajo pegan sobre blando. Lo miro más de cerca; una capa negruzca recubre toda la superficie del teclado por debajo de las teclas. Indudablemente, alguien ha vertido una cocacola o similar sobre el teclado.

En fin, se lo cambio y el nuevo funciona perfectamente. Me dispongo a volver a mi sitio, con el teclado putrefacto en la mano, pero me interceptan.

– Oye ManOwaR, ¿qué vas a hacer con ese teclado?
– Tirarlo. ¿Te lo quieres llevar?
– Hombre, si lo vas a tirar, sí. – omg…
– Pues ala, “pa ti pa siempre” majo.

Qué ascazo… al llegar a mi sitio, de nuevo el teléfono. La madre que lo parió, coño, ¡deja de sonar de una vez!

¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu !

– Sistemas…
– ¡ManOwaR! ¿Me has arreglado ya el ordenador?
– Si hombre si, vente para acá, señor desconocido.
Clac.

Me subo al CPD y cojo el LART. Me lo ato al cinturón como si de un látigo se tratara. Bajo de nuevo y me encuentro al becario de calidad esperando junto a mi sitio.

– ¿Me lo llevo ya?- señala el PC no identificado que dejé sobre la mesa.
– Sí, pero espera, que tengo algo para tí.

El chaval coge el ordenador y se lo pone debajo del sobaco. Yo voy desatando el LART mientras me acerco a él, y lo chasqueo en el aire.

– ¿Eso que es?
– Tu medicina.- una sonrisa malévola aparece en mi cara.
– Eh, ¿qué son esas pupilas llenas de intenciones homicidas? ¡¡AAAHHHH!! ¡Oye que esto duele! ¡¡¡¡¡AAAARRRRGGGGHHHHHHH!!!!!!

Jódete, cabrón.

Próximamente, en el Blog de un BOFH cualquiera… ¡Pokémon se va!

Please follow and like us:

Historias cortas BOFH: El becario vuelve a la carga

Written by ManOwaR

¿Recordáis en la última entrada que hice la que lió el becario de Calidad con la migración? Pues parece que no se quedó satisfecho. Hoy a primera hora…


¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu !


– Sistemas…
– Hola, que no puedo entrar.
– Eso es que debes quedarte fuera.
Clac. Odio a la gente que te llama y ni te dice quién es. Como si fuera adivino… (que tenga identificador de llamadas en el teléfono no tiene nada que ver, es cuestión de educación).


¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu !


– Sistemas…
– Hola, ¿me has colgado?
– Depende, ¿quién eres?
– Soy el becario de calidad.
– Ah, pues no sé. Antes colgué a un tipo que decía que no podía entrar, pero no sé quién era y no me dijo dónde no podía entrar.


El chico se queda pensativo un momento.


– Soy el becario de calidad y no puedo entrar al servidor de ficheros.
– Ahmmm, vale.- esto ya es otra cosa. – ¿te sale algún mensaje de error?
– Salió algo, pero lo he cerrado.
– Muy bien. – ¿por qué no me sorprende? Lo raro es encontrar a un luser que lea los mensajes de error antes de cerrarlos. Parece que sea una carrera para cerrar el mensaje de error lo antes posible, coño.
– ¿Qué hago?
– Intenta entrar otra vez y esta vez no cierres el mensaje de error. En lugar de eso, léemelo.
– Vale. Dice que no se pudieron volver a conectar todas las unidades de red.
– Vale. Dime el número de tu equipo. Lo pone en una pegatina en el frontal de la torre.
– El 145.
– Vale.- intento conectarme por VNC, pero me dice que no se puede resolver el nombre de máquina. Lanzo un ping y tampoco llego.- ¿puedes comprobar si el cable de red está bien conectado?
– Sí está bien conectado. Internet funciona. Lo que no funcionan son las unidades de red.
– Venga vale, ahora voy para allá.
Clac.


Antes de ir para allá, compruebo que el nombre de PC está creado en el nuevo dominio. Aparentemente está todo bien, así que voy para allá. Cuando llego veo que efectivamente no entra en las unidades de red. Compruebo que el nombre del equipo coincide con la etiqueta… está todo bien. ¡Comenzando purga! Con el maravilloso comando ipconfig ejecutado desde una consola de ms-dos ejecutada como administrador lanzo un /release, luego un /renew y luego un /flushdns. Pruebo de nuevo. Nada. Qué raro…


Lanzo un ping a mi equipo, pero me dice que no encuentra el host. Uy uy uy… que creo que ya sé lo que pasa. Lanzo el mismo ping pero añadiendo el sufijo DNS. Ahora sí responde. Sí, ya sé lo que pasa. Veamos, cuando hice la migración de dominio, el ADMT automáticamente deshabilita los usuarios y equipos migrados en el dominio antiguo. El caso es que si el usuario ya tenía perfil del dominio antiguo en el equipo, se puede seguir accediendo al mismo…. 


Para comprobar esta teoría, cierro la sesión. Pulso CTRL + ALT + SUPR para meter usuario y contraseña y…¡voilà! Se estaba conectando al dominio viejo. ¿Cómo? Quitando el cable de red, supongo, porque de otra manera no te dejaría iniciar sesión al estar el equipo deshabilitado en el dominio viejo. La madre que lo parió… en resumen, que en vez de conectarse al dominio nuevo, el tipo le quita el cable de red al ordenador, se conecta al viejo, y vuelve a poner el cable de red. Y claro, internet le funciona, pero no el acceso al servidor de ficheros. Reitero: la madre que lo parió… tiene mérito el tipo, ¿eh?


Cambio el dominio y le digo al becario que meta su contraseña. Entra a la primera, y las unidades de red funcionan a la perfección. 


– ¡Ya está!
– Si, ya está. Pero ahora necesito que me expliques por qué narices estabas entrando en el dominio viejo.
– Porque es ahí donde tengo mis cosas. – coño, un luser avanzado. Estos son los peores…
– Hmmyap. Y como no podías entrar a la primera, le quitaste el cable de red, entraste, y luego lo pusiste, ¿verdad? ¿quién te enseñó eso?
– Mi hermano es ingeniero de sistemas.
– Muy bien. ¿Y tu hermano no tuvo en cuenta que desde el viejo dominio no ibas a poder acceder al servidor de ficheros?
– Bueno, un fallo lo tiene cualquiera.
– Sí, cualquiera puede tener un fallo. Pero quien se mete a cacique donde no le llaman tiene problemas. Y he aquí la evidencia.
– Bueno vale, pero ya está arreglado, ¿no?
– Sí, arregladísimo.


Vuelvo a mi sitio. Me conecto por debajo de la red al pc del becario, me llevo los documentos a la Zona de Castigos™ y me cargo el perfil del viejo dominio. Acto seguido, redacto un bonito correo al becario y a su jefe explicándole la situación, y diciéndole que el departamento de IT no se hará responsable de la pérdida de información si el becario sigue haciendo lo que le sale de la punta del capullo. No así, pero en resumidas cuentas eso.

Al rato, el becario me responde en plan borde, poniendo en copia a todo cristo, incluyendo a Pokémon, Maisouí y el mismísimo Yayé, diciendo que si hay pérdida de información es responsabilidad del departamento de IT. Vale, tú lo has querido, chaval. Le respondí lo siguiente, poniendo en el correo a los mismos destinatarios que él había metido en el correo.



Estimado becario de calidad,


El departamento de IT es responsable de la información de la empresa, la cual está almacenada a buen recaudo y con copias físicas de seguridad en el servidor de ficheros. Como es de lógica, no podemos tener control ni hacer copias de seguridad de la información que todos y cada uno de los usuarios guardáis en los discos duros de vuestros equipos, por eso ponemos especial énfasis en que toda la información sea almacenada en el servidor de ficheros creado para tal efecto.


Mi anterior correo de desestimación de responsabilidad era meramente un recordatorio informativo, no estaba solicitando consentimiento. Adjunto a este correo te vuelvo a remitir la normativa interna con respecto a la información de la empresa. Si después de leerlo te queda alguna duda, te insto a consultar a tus superiores, en copia de este correo, o al departamento de RRHH.


Saludos cordiales,
ManOwaRFreaK.


Y con esto y un bizcocho… que le peten, un saludo. Es que hay quien se lo busca a pulso, joder…




Historias relacionadas:


– Historias cortas BOFH: La migración.
– Historias cortas BOFH: El canuto.
– Historias cortas BOFH: El monitor con sensores.
– Historias cortas BOFH: Los fichajes.
– Historias cortas BOFH: Hasta un BOFH puede convertirse en luser.



Please follow and like us:

Historias cortas BOFH: La migración

Written by ManOwaR

Con solo dos semanas de tiempo hasta la fecha límite, nos llegó la orden de “arriba” de que teníamos que hacer una migración de dominio. Hasta ahora teníamos nuestros propios controladores de dominio, con nuestro dominio, DNS y DHCP propios. Ahora tenemos que migrar todo esto a unos servidores globales de V. Los nuevos servidores de DNS y DHCP ya me los dejaron preparados, así que yo ahí no tenía que meter mano.

Bien, la tarea no es demasiado complicada, utilizando el ADMT (Active Directory Migration Tool), una de las pocas herramientas que bajo mi punto de vista ha hecho realmente bien Mocosoft, se pueden migrar fácilmente los usuarios y sus equipos, con sus perfiles y todo, al nuevo dominio. El proceso de migración consta de 3 fases: user (migración del usuario), security (migración de los permisos de los archivos que tenga el equipo en el disco duro), y computer (migración del equipo). Durante el tiempo que dura la migración, es imperativo no utilizar ni el usuario ni el equipo en cuestión. Podría dar una explicación técnica del motivo de esto, como que si se hace inicio de sesión en el equipo, se usa el archivo ntuser.dat, y al estar este en uso no permite migrar y te jode todo el proceso, descojonando todo el tema de los permisos, entre otras cosas. Pero con saber que no hay que tocar el equipo es suficiente. O no…

Dicho esto, me dieron un usuario administrador del nuevo dominio (aunque solo puedo administrar el IT Center que me corresponde. Cabe mencionar que la política de contraseña de este usuario administrador te obliga a ponerle una contraseña de 16 caracteres, usando letras, números, mayúsculas, minúsculas y símbolos. Toma ya.) y monté un servidor para esta tarea y como prueba, nos migré a Pikachu y a mi con nuestros respectivos equipos. Todo correcto y funcionando. Hora de comenzar con los lusers.

Para “evitar” el problema que comenté anteriormente, antes de migrar a los usuarios, aparte de avisarles varias veces de que ni tocaran el equipo, hicimos unos cartelitos en A3 con el siguiente texto: “PC EN MIGRACIÓN. POR FAVOR, NO TOCAR ESTE EQUIPO HASTA QUE NO AVISE INFORMÁTICA. RIESGO DE PERDER TODA LA INFORMACIÓN”.Colocamos dichos cartelitos sobre los teclados de los equipos que estábamos migrando para evitar tentaciones.

Comenzamos con el departamento de Financiero, ya que les tenemos al lado y podemos pegarles una voz en el caso de que veamos que se acercan a menos dos metros de los equipos. La migración se realizó sin ningún contratiempo, todo correcto. Excepto porque se hizo un chocho impresionante con los permisos del servidor de ficheros (los usuarios del nuevo dominio no podían acceder como es lógico). Tuve que establecer una relación de confianza entre dominios en Directorio Activo para paliar este problema. Vale, sigamos.
Los siguientes en migrar fueron los del departamento de logística, que les vemos a través de las ventanas. De nuevo casi sin contratiempos. Solo un par de collejas a un luser que debía estar en el baño cuando le explicamos a todo el mundo el proceso e intentó iniciar sesión en su equipo.

Como en el primer día llevábamos un ritmo bueno y “todo” salió bien, Pikachu se desentendió del tema y me dejó todo el brown para mi solito. Vale, no pasa nada.

Al día siguiente continué con la tarea yo solo. Departamento de calidad. Solo había 2 de las 3 personas que hay allí. Les expliqué el proceso y les pedí que avisaran a la persona que faltaba, el becario. Puse especial énfasis en que era imperativo no tocar el equipo, o corrían el riesgo de perder acceso a toda la información del disco duro. Asintieron y me confirmaron que lo habían entendido. Yo por si acaso, les coloqué los papelitos en formato A3 sobre el teclado para evitar tentaciones antes de irme a mi sitio a comenzar con la migración.

Comienza la fiesta. Proceso de migración de usuario completado sin problema en los 3 usuarios. Sin embargo, en el segundo paso, el de la migración del apartado de seguridad, me falla en uno de ellos… oh…ohhh…. voy para allá, que me temo lo peor.

Al llegar al departamento de calidad, me encuentro con que solo está el becario… sentado en su equipo y con la sesión iniciada. Ni rastro del papelaco tamaño A3 que puse encima del teclado ¡Bravísimo!

– Estoooo…. buenas, por decir algo. ¿Qué haces en el PC?
– ¿Pues qué voy a hacer? ¡Intentar trabajar!
– Hmmyap.. ¿y no has visto el papel que había encima del teclado?
– Ah sí, pero como no sabía lo que era, lo he tirado.
– Fantástico. ¿Y llegaste a leerlo?
– Sí.
– ¿Y no te paraste a pensar que lo que decía de “NO TOCAR EL EQUIPO” a lo mejor significaba que no tenías que tocar el equipo?
– ¿Y yo qué sé?
– ¿Y tú qué sabes?…- me muerdo la lengua para no soltarle un insulto.- Vamos a ver alma de cántaro, que si hay un papel en tu teclado que dice que no toques el ordenador.. ¡NO LO TOQUES!
– ¡Pero a mi nadie me dijo nada!
– Dime una cosa…tus padres son hermanos, ¿verdad?- ya está, no he podido evitarlo.
– ¿Qué dices?
– Que si estaba ahí el papelaco era por algo, coño.
– ¡Pero nadie me dijo nada! – es duro de mollera, ¿eh?
– ¡Para eso estaba el papel!
– Bueno me da igual. Ya que estás aquí, arréglame el ordenador, que no me salen mis iconos en el escritorio.
– Pues no te da igual, porque por hacer lo que te ha salido de los huevos en lugar de hacer lo que ponía en el cartelito, te has quedado sin tus iconos.
– ¿Por qué?
– Por gilipollas.
– ¡Eh! ¡Sin insultar!
– No te insulto, te defino.- Wardog style™.

En ese momento, aparecen las otras dos personas del departamento.

– Hola ManOwaR, ¿ya ha terminado la migración?
– Pues mira, no. Se ha jodido porque tu querido becario ha decidido limpiarse el culo con el cartel que decía que no tocara el ordenador.
– ¡No jodas! – el supervisor se gira hacia su becario.- ¿No leíste el cartel?
– Si lo leí, pero es que nadie me dijo nada.- contesta el becario.
– Pfff… ¿y ahora qué hacemos?
– Pues yo seguir la migración. Lo único que se ha perdido son los datos que tuviera el becario en el disco duro.
– ¡Pues vaya putada!
– Bueno, no será porque no lo hemos advertido. Además, así aprenderá a hacer caso a lo que dicen los carteles de tamaño Nictuku que se le ponen sobre el teclado.

En realidad sí puedo recuperar los datos “perdidos”. Es tan sencillo como logarme como administrador y cambiar los permisos a mano. Lo que sucede es que no me sale de los huevos. Si fuera por un motivo justificado lo haría, pero siendo porque el becario es retrasado mental, paso.

Dicho esto me vuelvo a mi sitio a omitir el error y continuar con la migración. Todo se terminó correctamente, excepto el apartado Security del equipo del becario. Al poco rato, me llama el director de calidad para pedirme explicaciones sobre la pérdida de datos del equipo del becario.

– Sistemas…
– Hola ManOwaR. Soy Mr.Potato.
– Usted dirá.
– Me han dicho que se han perdido los datos del equipo del becario de calidad.
– Así es.
-¿Y no se pueden recuperar?
– Pues no.
– Pues menuda mierda de departamento de informática.- mal, muy mal.- Os recuerdo que sois “Tecnologías de la Información”, y toda la información es responsabilidad vuestra.
– Y yo te recuerdo que entre las normas de infraestructuras de la empresa, se recoge que es obligatorio trabajar sobre archivos que están en el servidor de ficheros, para evitar este tipo de problemas precisamente.
– Me da igual, sigue siendo culpa vuestra.
– No, la culpa es del becario, que ha decidido pasar 3 kilos de un cartel tamaño A3 que le pusimos delante del ordenador, advirtiéndole que no lo tocara hasta que no se lo dijéramos, y que si lo hacía podía perder toda la información. Que por avisar no era, oiga.
– ¡Bueh!
– Bueh-nos días.
Clac. A este todavía no lo he migrado. Y cuando lo haga, creo que el apartado Security va a fallar también, fíjate…

Al rato, me llama el supervisor de calidad.

– Sistemas…
– Hola ManOwaR. Oye tío, tenemos un problemón de cojones.
– ¿Qué os pasa?
– Que el becario estaba trabajando con un fichero de un reporte super importante y lo tenía en su disco duro.
– Pues qué pena.
– ¿No se puede hacer nada? Me he metido en su ordenador y el fichero está, pero no nos deja acceder a él.
– ¿Qué fichero es? – me conecto al equipo del becario por debajo de la red.
– Estaba en su escritorio, se llama Monthly Report Oct-2011.xls – cojo el archivo en cuestión y me lo llevo al espacio de “castigos” que tengo reservado en mi equipo para ocasiones como estas.
– Déjame comprobar.- me pongo a teclear a lo loco, para que oiga como que estoy haciendo algo.- pues oye, yo no veo ese archivo ¿eh?
– ¿Cómo que no? Espera que miro otra vez…. ¡coño, pues tienes razón!
– ¡Qué putada!
– Sí, vamos a tener que hacerlo desde cero.
– Que lo haga el becario, que para eso se lo ha cargado él.
– Pues claro. Pero pobrecillo…
– Sí, me da una penita….
Clac.

Paso el resto de la mañana monitorizando a ratos el trabajo del becario sobre el nuevo fichero que tuvo que volver a hacer desde cero. Cuando ya lo tenía terminado, lo guardó, lo cerró, y bloqueó el equipo. Pero, ¿a que no sabéis qué? Exacto, el chaval volvió a guardar el fichero en su disco duro en lugar de en el servidor de ficheros.

Ains… creo que este chaval HOY no va a entregar su reporte a tiempo… ¡si es que hay quien no aprende!

Historias relacionadas:

– Historias cortas BOFH: El canuto.
– Historias cortas BOFH: El monitor con sensores.
– Historias cortas BOFH: Los fichajes.
– Historias cortas BOFH: Hasta un BOFH puede convertirse en luser.

Please follow and like us:

El prostituto

Written by ManOwaR

Pues resulta que como ya me prometieron la promoción, el mánager ha decidido que ya puedo empezar a hacer tareas de gerencia. Y claro, como promocionar a TSS (técnico de sistemas senior) implica que ya puedo ser jefe de equipo y medio gerente, no he podido negarme. El primer marrón consistió en seleccionar y entrevistar yo mismo al que será mi prostituto. Me dió 10 CV, cada cual más engalonado con certificaciones de Cisco y M$. Finalmente me decidí por un chaval de 32 años con un ciclo formativo de grado superior, pero que ya tenía 10 años de experiencia dando soporte. Al menos sobre el papel. Le entrevisté, y aunque el chico reconoció que llevaba más de un año sin trabajar y estaba un poco oxidado, me pareció que estaba bastante dispuesto a aprender.

La cosa era la siguiente: yo me iba 3 semanas de vacaciones. El chaval vendría una semana antes de que yo me fuera para solaparse conmigo y que así yo pudiera ponerle al día. Como Pokémon se cogió sus vacaciones justo antes que yo, esa semana estaríamos los dos solos.

Cuando apareció el chaval, resultó ser un personaje moreno y menudo, con la nariz aplastada al estilo boxeador.

– Hola, soy ManOwaR. ¿Eres Elpotro?
– ¡Buenas! ¿Qué tal tío?
– Pues aquí andamos. Vamos para dentro, que voy a ir preparándote el sitio donde vas a trabajar.

Le puse mi antiguo ordenador (yo ahora uso un portátil, por aquello de llevarme el trabajo a casa durante las vacaciones…), y más tarde dimos una vuelta por todas partes para que fuera conociendo el lugar. El chaval se hartó de preguntar cosas, y yo con paciencia fui contestándoselas lo mejor que pude. No quería mandarle a la mierda tan pronto, ya que al fin y al cabo fui yo el que le eligió a él, pero realmente logró fulminar mi paciencia en tan solo una hora, por lo que decidí que sería una buena idea tenerlo entretenido un rato, así que volvimos a nuestros sitios y le dejé leyendo documentación.

– Oye ManOwaR, esto de…
– Apúntatelo y luego te contesto todo junto.
– Pero es que…

Hago caso omiso. Tengo correos importantes que contestar, que estamos preparando la migración del dominio y quiero dejar los prerrequisitos terminados antes de irme de vacaciones. Al poco…

¡ Tururu ! ¡ Tururu ! ¡ Tururuuuuuuu !

Hago el amago de coger el teléfono, pero veo a Elpotro mirándome con ojitos de cordero degollado, deseando contestar él. Le hago un gesto para que responda.

– ¿Si?- ¿cómo que “si”? Joder, echo de menos a Dislexia.
– Ajam, si, soy el nuevo, ajam, ajam, vale, un momento.- tapa el auricular con la mano.
– Oye ManOwaR, que dice Payoponi que esta noche hubo un corte de corriente y ahora no se le enciende el ordenador.
– Pregúntale si le ha dado al botón de encendido.
– Vale.- destapa el auricular.- ¿has probado a encenderlo?…. vale, de nada, adios.- Joder, vaya tela, ¡el tío no había encendido el equipo! ¡Ni se me había ocurrido!
– Pues esta es la “incidencia tipo” que te vas a encontrar aquí. Apúntatelo.
– Vaya tela.
– Ya ves.

El día transcurre con cierta normalidad, un par de “incidencias tipo” y poco más. Se nota que es Agosto y que la gente está de vacaciones, cosa que me beneficiaría para poder dedicarme a lo mío si no tuviera a la mosca cojonera detrás de la oreja.

– Oye ManOwaR, creo que el procedimiento añadir nuevos equipos al dominio está mal.
– ¿Y qué te hace pensar eso?
– Pues que con meter al equipo en dominio desde el propio ordenador no es suficiente, hay que crearlo a mano en directorio activo.
– Hmmm pues nop. Al meter un equipo en dominio, aparece él solito y por arte de magia en directorio activo.
– Que no que, ¿a que te lo demuestro?
– ¿Y si no eres capaz de demostrármelo me invitas a un café y una palmera de chocolate?
– Venga, hecho.

Pobre angelito. No sabe que los BOFHERS solo apostamos sobre seguro. En fin, no es cuestión de rechazar un desayuno gratis, así que cojo un equipo de los de reserva para que haga de conejillo de indias y se lo instalo para que chapurree con él.

– Vale, ahora lo meto en dominio… ya está.- no está mal, al menos sabe meter un equipo en dominio.
– Bien, pues ya está en dominio.
– Y ahora hay que crearlo en directorio activo.
– En directorio activo ya está creado.
– ¿Lo has creado tú?
– No, yo he estado aquí todo el tiempo contigo. Pero vete a directorio activo y verás como está creado por arte de magia.
– Vale, vamos a ver.- abre la consola de AD.- ¡Ves! ¡Aquí no hay nada!
– Yap, ¿y qué tal si miras dentro de la unidad organizativa llamada “Computers”?
– ¿Eh?.- le endiña con mucho miedito con el ratón.- Andáááááá….
– Venga, vamos a por mi desayuno. – el chaval agacha la cabeza y asiente.- ahm, y después de esto, te vas a hacer un nuevo procedimiento para meter equipos en dominio partiendo desde cero, que el que hay está un poco anticuado ya.

Me hace un gesto de desaprobación, pero no se queja. Se ve que el chaval tiene ganas de aprender, y la lección de hoy ha sido “no contradigas al BOFH”. Espero no tener que grabársela en sangre como a los lusers, a los cuales solo les entra la información por medio del dolor.

Café, palmera y pitillo más tarde, volvemos para nuestros respectivos sitios, pero de camino, para no variar, nos interceptan.

– ¡ManOwaR! ¡ManOwaR!- la becaria de compras.
– ¿Qué te pasa?
– Necesito que me des de alta en la aplicación de pedidos.
– Dile a tu jefe que me haga una petición por correo.
– Es que no está.
– Pues entonces no puedo darte de alta. Si te corre mucha prisa habla con Le Yayé y que haga él la petición.
– ¡Pero necesito hacer un pedido ya!
– Entonces deberías darte prisa.

Se marcha de mala gana, y Elpotro me mira con cara de pocos amigos.

– ¿Por qué no puedes darle de alta?
– Dos motivos: el primero es que no me sale de los huevos, el segundo que no puedo darle de alta en la aplicación de pedidos sin el consentimiento formal de su jefe, el cual además me tiene que indicar qué roles hay que ponerle.
– ¿Porque no te sale de los huevos?
– En efecto. Esa es la más importante de las dos razones.
– Joder, vaya tela macho.
– ¿Qué?
– Que parece que no te gusta trabajar.
– Pues claro que no, a ver si te crees que estoy aquí por amor al arte. Pero sé a lo que te refieres, a mi me gusta mi trabajo, pero cuando llevas ya unos añitos en esto tienes los huevos pelados de tanto tocahuevos. Y los interceptores me sientan como una patada en el estómago, oye.
– Ya bueno. Pues voy a darla de alta yo.
– Pues va a ser que no. ¿No me has oído? Sin autorización no damos de alta.
– ¿Pero por qué no?- este tío quiere llevarse una galleta hoy.
– A ver, que te lo explico para que me entiendas, que tienes que cuestionarlo todo, joder.
– Es que quiero aprender.
– Pues escucha y aprende. Primero, la das de alta, vale, ¿y qué roles le das? ¿todos?.- comienza a agachar la cabeza.- segundo, ¿vas a tomar la responsabilidad de que esa chica se ponga a hacer pedidos a diestro y siniestro? – parece interesado en las punteras de sus zapatillas.- Mejor que no, oye, si esa chica no hace bien su trabajo no queremos marrones, que la responsabilidad sea de su jefe, que nos ha pedido que le demos de alta en el sistema. ¿Capisci?
– Capisci.
– Por cierto, llevas 2 strikes.
– ¿2 strikes?
– Sí, dos veces que me llevas la contraria, y dos veces que te has equivocado. A la tercera subo a por la escopeta y te disparo en el pecho.
– ¡Jaja! ¡Qué cachondo!
– ¿Cachondo?- dispararle dispararle igual no, pero este no se va hoy de aquí sin un LARTazo. O dos.

Volvemos a nuestros sitios, y el chaval se pone a hacer el manual para meter equipos en dominio. Yo sigo con los prerrequisitos para la migración de dominio. Bueno, y trolleando un poco aquí y allá. Al rato…

– ¡Ya está! Voy a subirlo con el resto de la documentación.
– Para el carro. Primero quiero revisarlo.
– ¿Te lo mando por correo?
– Tranquilo, ya lo cojo yo de tu disco duro.
– ¿Cómorl?

Hago caso omiso, le cojo el fichero y lo abro. La primera en la frente: no tiene cabecera ni índice. Y en el título ha puesto literalmente “PROCEDIMIENTO XA METER EKIPOS EN DOMINIO”. Yo lo mato. El resto del manual está bien en contenido, pero todo escrito como si estuviera mandando un SMS. Bloqueo y equipo y me levanto de la silla.

– ¿Donde vas?
– Arriba.
– ¿Para qué?
– A buscar la escopeta.
– ¡Venga ya! – le miro con la cara más seria que puedo poner.- ¿Y me dejarás dispararla?
– De momento te voy a pegar un par de tiros en el pecho, y cuando terminemos, si quieres puedo enseñarte a disparar a un mapache mientras defeca.

Please follow and like us: