El Marqués – Capítulo 1

Written by ManOwaR

Supongamos que una empresa normal tiene una necesidad de contratar a un trabajador normal, pero luego resulta que la empresa dista bastante de ser normal y el trabajador es anormal. Pues es justamente lo que me pasó hace unos meses, cuando mi actual empresa tuvo la necesidad de contratar a una persona para producción y así lo hizo. Os presento la historia del Marqués™, una especie de Gargamel pero sin estilo.

Digamos que ésta empresa, como casi todas las demás, tiene diferentes jerarquías. Está el Director General (CEO), la cúpula directiva, los jefes de departamento y, finalmente, los trabajadores. Pues el Marqués™ entró en primera instancia como trabajador, soldado raso, último mono o como queráis llamarlo, pero justamente el día que entraba la persona responsable de su departamento decidió largarse. Y como el Marqués™ es un señor oportunista y con mucha labia supo dorarle la píldora lo suficiente al $Boss (cosa que le encanta a todos los jefes, y a este en particular muy por encima de la media) como para ocupar su puesto. Nada extraño aquí, estoy seguro de que hay miles de empresas que tienen a señores que no saben hacer la O con un canuto de responsables de departamento, porque para una empresa es más sencillo eso que promocionar a una persona de demostrada valía para el puesto.

Claro está, la anterior jefa de departamento estaba con una mesa y su ordenador currando junto al resto de los mortales, pero para el Marqués™ esto era inconcebible. Del día a la mañana, y como a la empresa le iban muy bien las cosas y estaban en plan despilfarro contratando personal a cascoporro y comprando instrumental, estaba exigiendo que se le montara un despacho aparte, de la nada porque no había sitio físico, y comenzó a venir a trabajar con traje y corbata mientras que el resto de mortales, incluso los directivos, veníamos al trabajo con vaqueros y camisetas frikis (vale, excepto cuando había reunión o similar). Comenzó a no responder cuando se le decía “buenos días”, excepto a la cúpula directiva, no sea que se intoxique al codearse con esos soldados rasos de los que hablaba antes.

Total, que se apartan unas mesas y se le monta una especie de despachito al señor Marqués™, porque el $Boss ve lógico que no quiera codearse con la plebe. A un servidor la toca montarle su ordenador, un NUC la mar de mono, con sus dos monitores anclados a la mesa mediante un brazo móvil para su mayor comodidad. Y claro, llegó el día en el que el Marqués™ quiso ser más, y decidió seguir tirando de la cuerda a ver si podía seguir escalando…

– ¡Mec mec! ¡Mec mec!.
– ¿Mande?
– Soy el Marqués™, y mi ratón no funciona.
– Pos sabrá jodido. Voy p’allá.- hablo en “modo paleto” a propósito, solo por imaginarme la cara de asco que pone al colgar.

Agarro un ratón nuevecito, por si acaso, y voy para su “despacho”. Me le encuentro de piernas y brazos cruzados, extremidades de esas que dan grimilla porque son todo pellejo y venas, echado hacia atrás en la silla y tamborileando con los dedos sobre su propio brazo. Como el de “cagando espero” pero sin tabaco. Sin mediar palabra, inmediatamente me fijo con que el ratón está desconectado del NUC, con el conector USB del ratón exactamente a 3 centímetros de su posición óptima de funcionamiento (conectado al NUC).

– Pero hombre, ¿cómo se supone que va a funcionar el ratón si lo tienes desconectado?.- el tipejo me mira con los ojos saltones, y no es hasta ese momento que me doy cuenta de que su cuerpo ha sido poseído por el de una rata. O al menos su voz.
– Es que ese no es mi trabajo.

– Ni el mío.
– ¡Pero tú eres el informático!
– No, soy el BOFH. Y no tengo tiempo para perderlo con gilipolleces como esta.
– Oye, oye, ¡un respeto que soy el Director del departamento!
– Y yo soy el Director del mío. Y de mis cojones. Además, has empezado faltándome tú al respeto haciéndome venir porque no sabes conectar un puto cable USB.
– ¡Pues es que tu trabajo consiste en eso!
– No te equivoques, una ínfima parte de mi trabajo consiste en dar soporte a los problemas que puedan surgirle a los usuarios. En esta ocasión el problema radica en tu retraso mental, y yo para esas cosas ya soy muy viejo.
– ¡Pero bueno! ¿Es que no me lo vas a arreglar?
– Nop. Me he dejado las herramientas de lobotomía en casa.
– ¡Pues se lo voy a decir al CEO!
– Corre, corre a chivarte.

Y con las mismas me voy ante la atónita mirada de los subordinados del Marqués™, y claro, la suya propia. Al rato, aparece el $Boss en mi sitio.

– Hola ManOwaR, ¿tienes un momento?
– Siempre a su disposición, $Boss.
– Me ha dicho el Marqués™ que tenía un problema con su ordenador y no has querido arreglárselo.
– El problema no era con el ordenador, sino con el luser, $Boss.- la parte buena de mi curro es que aunque el $Boss no sea informático (ya os hablaré de él), conoce perfectamente la jerga y se puede hablar con él de términos relativamente técnicos sin que se le tuerza el culo. Y sabe lo que es un luser. Y un BOFH.
– ¿Y eso?
– Que me ha llamado y me ha hecho ir para que le conecte el ratón al puerto USB del PC. Y de repente me ha dado un calambre como el de Leónidas pero en el cerebro.
– ¿En serio?
– ¿Lo del calambre? No, en realidad es que me jode perder el tiempo para nada.
– No, que si es en serio que te llamó para esa mierda.
– Sip. Y se ha chivado por mi mal comportamiento, miusté.
– Vale vale, ya hablaré con él, no te preocupes.
– Gracias $Boss, usted siempre tan atento…

Total, que al final de la tarde se persona el Marqués™ en mi sitio con su mejor cara de vinagre y bilis saliéndole por las orejas.

– Hola.- argh, el señor este tiene el tipo de voz que hace daño al oído y da hasta escalofríos.
– ¿Qué se ha roto?.- respondo sin levantar la vista de la pantalla.
– ¿Podemos hablar en privado?.- joder, ¿otra vez va a hacer que me levante? Gensanta…
– ¿Sobre qué? Estoy ocupado.- ni puta gana.
– (suspira profunda y sonoramente) Por favor.
– (suspiro profunda y exageradamente) Vaaaaale.

Nos metemos en el despacho del $Boss, que no estaba en ese momento.

– Quería pedirte disculpas por lo sucedido esta mañana.- ajam, y no querías rebajarte a que te escuchara el resto de la empresa, ¿eh?

– Pues bien, disculpas aceptadas.
– ¿Y ya está?
– ¿Ya está qué?
– No sé, que me parece que eres un poco prepotente, ¿no?.- habló de puta la Tacones.
– Mire, señor jefe-de-lo-que-sea, ni estoy aquí a su servicio ni tengo tiempo para perderlo. Soy el único informático de la empresa y tengo mucho que hacer.
– Pues sí que lo estás, porque yo soy el Director de mi departamento y tu función es darme servicio.- cómo le gusta al tipejo este fardar de su posición.
– Y yo soy el Director del mío y no me sale de los huevos tener que llevarte de la manita al baño. Ah, y cobro más que tú.
– Esto no va a quedar así…
– Ya te digo que no, ya te digo…

Cerveza blog bofh

Please follow and like us:

4 comments on “El Marqués – Capítulo 1

  1. Vaya, vuelves por tus fueros… un poco corta esta entrada para lo habitual en ti, pero todo es empezar…

  2. Sangreeeeeeeeeeee!!! MaNoWaR, queremos sangreeeee!!!

    No nos prives de ella durante mucho tiempo 😀

  3. Joder te haces de rogar! Si querías dejarnos con las ganas de leer el Capítulo 2, lo has logrado 🙂

    Sensacional leerte de nuevo!

  4. Y el marquesito tocapelotas sale por la puerta grande con el conector USB colgando del bujero el culo, la pregunta que me hago.
    El BOFH antes de meterselo de una sonora patada, lo habrá túneao, con clavos y anzuelos, rociado con pegamento de acción rapida, o se limitara a envolverlo delicadamente en lija de grano grueso.

    Espero como todos el desenlace, y que sea PRONTO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que no perteneces a Skynet *