BOFH + Hacha: diversión asegurada

Written by ManOwaR

Nota a los lectores: Sí, sé que llevo eones sin actualizar el blog a pesar de que llevo 6 meses con un nuevo trabajo. Ya os actualizaré, me falta tiempo. Mil perdones. Esta es una historia suelta…

Estaba yo tranquilamente haciendo mis quehaceres en mi despacho, nada del otro mundo pues es viernes y tengo como norma escrita (literalmente) que los viernes no se toca nada del entorno de producción, cuando me suena el teléfono. Es la chica de recepción, que me avisa que han venido (sin avisar, cómo no) unos técnicos para revisar el aire acondicionado, y me pide que baje para abrirles el CPD.

Sin problema. Bajo y me encuentro a dos señores, con una escalera, una caja de herramientas, y una caja de cartón de grandes dimensiones y forma alargada. Raro, pero en fin. Me presento, les doy los buenos días, les abro el CPD y me quedo apoyado en el marco de la puerta con la intención de vigilar la integridad de la infraestructura de la empresa cual dragón protege su montaña de oro. Los señores, bastante eficientes para las horas y el día de la semana que es, terminan bastante rápido de revisar los equipos de aire acondicionado del CPD, pero la nota curiosa viene cuando abren la caja de cartón y de ésta sacan dos extintores y un hacha. Un puto hacha en mi CPD. De esas que parecen de bombero, con el mango de madera y el acero pintado de rojo que molan tanto. Gracias, Chuck.

Tras preguntarles a los señores, me indican que (cosa normal) son pluriempleados, y además de encargarse de la revisión del aire acondicionado también instalan sistemas de protección anti incendios y les han encargado sustituir los extintores del CPD e instalar un hacha de emergencias por si se da la situación de que alguien se queda encerrado. Digo yo, que por muy molona que sea el hacha, la puerta de acero del CPD no la rompes ni aunque te pongas hasta las cejas de Red Bull, pero bueno. Más de uno de mis lusers sería más efectivo con su cabeza contra la pared.

El caso es que a mi nadie me había notificado ni preguntado que se iba a instalar un hacha en el CPD, y sinceramente, visto cuál es su intención (poder salir si te quedas encerrado) y cuál será su efectividad (nula), me da que sólo puede provocar desastres. De esas decisiones que toman los señores que toman las decisiones sobre temas que ni entienden ni les afecta.

Total, que los señores se van y yo decido que ese hacha casi quedaría mejor en mi despacho, arriba. Así que me la echo al hombro y voy para arriba. No fue hasta que llegué a mi despacho que me percaté de las caras de los lusers al verme pasar con el hacha al hombro. Mi labios formaron una fina línea cuando mi 8086 malvado comenzó a carburar lo que tenía que pasar a continuación. De aguantarme la risa, digo.

– ManOwaR, ¿qué haces con eso?.- se aventuró a preguntar Sancho, el de contabilidad, con cara de asustado. Es el tipo de luser con cara de bonachón que te imaginarías comiéndose una cuña de queso con pan y una bota de vino mientras pasea su rebaño de cabras.
– ¿Esto?.- respondí, con la misma naturalidad que el que viene de comprar el pan y lleva la barra en la mano.- Nada, un sistema de seguridad que me acaban de dar. Para cuando los lusers me tocáis demasiado las narices.- Sancho se encogió de hombros y volvió a su natural inmersión entre los monitores, sus montañas de papeles y su calculadora de tamaño Nictuku.

La situación se vio de pronto cortada por mi teléfono sonando.

– ¿Mande?
– Hola ManOwaR, soy Bárbara, de recepción.
– Pos dígame usted.
– Es que desde que te has ido, hay un ruido raro en la sala de servidores.
– Whoops. ¿Qué tipo de ruido?
– No sé, pitidos raros.
– Cagonlamar, voy…

Pitidos en el CPD. No puede ser nada bueno. Y teniendo en cuenta que acaban de estar allí entes desconocidos puedo temerme lo peor. En viernes…. cagonla… dejo el hacha apoyada contra mi mesa y voy para el CPD. Efectivamente se oyen pitidos, o más bien lo que viene a ser un politono de un móvil de los 90. Tras unos segundos conteniendo la respiración para escuchar atentamente, efectivamente suena a teléfono móvil. Un Nokia 3310 concretamente, vaya reliquia. El caso es que está justo debajo de uno de los armarios rack y no alcanzo a cogerlo, así que decido que puedo encontrarle una utilidad de verdad al hacha en el CPD. Subo a por ella, y al bajar voy silbando deliberadamente, deleitándome con las expresiones de horror en las caras de los lusers. Me siento como uno de esos demonios que salen en los libros de fantasía que se alimentan del miedo de los niños. ¿O era de una peli? No sé. El caso es que me encanta esta sensación.

Llego al CPD, y la de recepción me mira con la misma cara que una creyente vería la cara de su Dios en la espuma del café. Cogiendo el hacha por el canto, logro sacar el dichoso móvil, que no deja de sonar, de debajo de uno de los armarios rack, y por fin le puedo echar el guante. Está llamando una tal “Bruja malnacida” (literalmente) que me da muy mala espina, así que rechazo la llamada, más que nada para tratar de buscar algún número en la agenda del teléfono que me permita localizar a su propietario, pero la señora Bruja malnacida es muy insistente y no cesa en su empeño. Finalmente me rindo, dejo el teléfono en cualquier parte del CPD y voy a hablar con Bárbara para que llame a estos señores y les diga que uno se ha dejado el teléfono olvidado. Hácelo, y ni corta ni perezosa me pasa el auricular.

– ¿Hola?
– A la paz de Chuck, hermano.
– ¿Quién es?
– Soy ManOwaR, acabas de estar aquí en mi empresa revisando el aparato de aire acondicionado del CPD. E instalando un hacha.
– Ah sí. Dime, ¿se ha roto algo?.- esa frase es mía ¬¬.
– Parece ser que uno de vosotros se ha dejado el teléfono olvidado en el CPD. Un Nokia de los viejos.
– Espera. ¡¡¡MANOLOOOOO!!! ¿!SE TE HA CAÍDO EL TELÉFONO?!.- espero unos segundos.- Que dice que no lo ha perdido.
– ¿Entonces?
– Que lo ha tirado.
– WTF?
– Me dice que hagas lo que quieras con él. Como si quieres estrenar el hacha.- din din din din… se enciende la bombilla sobre mi cabeza.
– Pos vale, gracias.- clac. Cojonudo.

Me dirijo hacia mi sitio en la planta de arriba, no sin antes percatarme de que el susodicho teléfono sigue sonando en el interior del CPD. A ritmo apresurado recojo el hacha y me la vuelvo a echar al hombro ante la atónita mirada del personal de planta, abro el CPD, y según entro empujo delicadamente el teléfono desde la estantería a la porción de suelo más cercano, apunto y ¡ZASCA! Resulta que los Nokia 3310, a pesar de la leyenda urbana, no son indestructibles cuando se enfrentan a un hacha de bombero. O del Left 4 Dead 2, más o menos. Eso sí, prestó buena resistencia pues me di cuenta de que el filo del hacha quedó mellado. En serio. Hacen honor a su fama.

El caso es que cuando se me pasó el subidón de adrenalina me di cuenta de que tenía que haber hecho bastante ruido, así que ¿por qué no hacer más? Dejo caer el hacha sobre el suelo y salgo a todo correr del CPD. Una pequeña congregación luseril había bajado a la planta baja, atraída por el súbito olor a excusa para no hacer su trabajo.

– ¡Oh!, esperad un momento.- digo mientras giro sobre los talones dirección de nuevo al CPD. Entro, recojo el hacha y vuelvo a salir.
– ¿Qué decíais que hacíais aquí?.- casi ni me dio tiempo a terminar la frase, que la mitad ya subía atropelladamente por las escaleras de vuelta a sus puestos de trabajo.

Qué bien que me hayan dado un LART un poco más “a medida” que los LART™ tradicionales 😀

Cerveza blog bofh

Please follow and like us:

6 comments on “BOFH + Hacha: diversión asegurada

  1. xDDDD Enorme. Quiero un hacha.

  2. Jajaja brutal! el nuevo aparado LART, aunque tendrás que usarlo con mucho mas cuidado.

  3. Un Nokio 3310 que llega a polifónico, tú.

  4. Grandisimo. ¿Camisa de franela a cuadros y barba a juego?

  5. Reconozco que cuando leí el título de la entrada pensaba que te referías al programa Hacha, no a la herramienta…

    Genial ManOwaR!!! XD

  6. Felicidades por el nuevo empleo, de todas formas yo habría sido más cabrón e informado a la “bruja malnacida” del apodo que le puso el propietario del teléfono, aunque solo sea por joder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que no perteneces a Skynet *